¿Por qué no es­tá ha­blan­do to­do el mun­do de “El Mi­la­gro”?

Ima­gi­nen una cri­sis de Go­bierno y un pri­mer mi­nis­tro au­sen­te, abs­traí­do por una cues­tión si no ma­yor, sí me­nos ma­ne­ja­ble aún: una vir­gen que llo­ra san­gre sin pa­rar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LA SERIE . «EL MILAGRO» -

So­lo Ita­lia —me­dio lú­ci­da, fer­vo­ro­sa y tan his­trió­ni­ca— po­día atre­ver­se: si Eu­ro­pa que­ría su pro­pio Lef­to­vers, el jeroglífico de­bía alo­jar­se en un país con en­tra­ñas de­vo­tas, en un lu­gar cu­na, raíz, so­fo­can­te y muy po­co se­reno, com­bus­ti­ble pu­ro. So­lo en un si­tio así po­drían po­ner a un pri­mer mi­nis­tro ago­tan­do man­da­to, har­to des­gas­ta­do y pa­ra col­mo es­cép­ti­co, a li­diar con una vir­gen de ape­nas dos pal­mos de al­tu­ra que llo­ra 90 li­tros de san­gre al día.

A ver có­mo se co­me eso, a ver có­mo le ex­pli­ca­mos a un país en­fras­ca­do en otros ne­go­cia­dos —so­pe­san­do a quién quie­re más, si a ma­má co­mu­ni­ta­ria o a pa­pá na­cio­na­lis­ta— que no so­lo re­sul­ta que la ta­lla de­rra­ma lá­gri­mas de gló­bu­los ro­jos, sino que ade­más la san­ta ma­dre no pa­ra de so­llo­zar, cual gri­fo abier­to. Co­mo ya hi­cie­ran Lin­de­lof y Pe­rrot­ta, El Mi­la­gro in­tro­du­ce en un en­torno adus­to y com­ple­jo —un re­fe­ren­do sui­ci­da y nar­ci­sis­ta pa­ra de­ci­dir so­bre la con­ti­nui­dad en la Unión Eu­ro­pea y un Eje­cu­ti­vo re­co­gien­do bár­tu­los, asu­mi­do el in­mi­nen­te des­alo­jo— un ele­men­to que tras­cien­de a to­da ló­gi­ca hu­ma­na, un fe­nó­meno in­com­pren­si­ble que ha­ce sal­tar to­do y a to­dos por los ai­res.

Adap­ta­da por Nic­co­lò Am­ma­ni­ti, au­tor de la no­ve­la ger­men y ga­na­dor del pre­mio li­te­ra­rio Stre­ga, la se­rie de seis epi­so­dios que Sky tie­ne pen­sa­do es­tre­nar en Es­pa­ña el pró­xi­mo 22 de enero lle­va el pe­lia­gu­do asun­to de la ma­don­na llo­ro­na, a di­fe­ren­cia de la par­ti­da es­can­da­lo­sa de la ci­ta­da se­rie de HBO, con sor­pren­den­te dis­cre­ción —pri­mer in­tere­san­te atis­bo de dis­tan­cia—. Por­que lo que aquí se plan­tea no es una asi­mi­la­ción co­lec­ti­va del enig­ma ni un se­gui­mien­to de su di­ges­tión; el pro­ce­so, en es­ta oca­sión, es un ejer­ci­cio in­di­vi­dual que ad­quie­re otro ma­tiz, el que apa­re­ce cuan­do, una vez en­ten­di­do que hay que des­apren­der lo apren­di­do, uno se plan­tea usar lo ex­tra­or­di­na­rio en be­ne­fi­cio pro­pio, cuan­do emer­ge el ins­tin­to más ani­mal, cuan­do el «yo» es­ca­la en la lis­ta de prio­ri­da­des has­ta co­lo­car­se en el pri­mer pues­to.

Fun­cio­na bien El Mi­la­gro por­que, as­tu­ta­men­te, los ita­lia­nos la arras­tran a su pro­pio te­rreno, có­mo­dos en él, y por­que son ex­per­tos en pro­po­ner in­tri­gas sin ex­pli­ca­ción: la his­to­ria del país pue­de re­la­tar­se en­ca­de­nan­do una tras otra, tras otra, po­co da­dos ellos a la so­lu­ción em­pí­ri­ca, al fin y al ca­bo es su tué­tano una ciu­dad en­cla­va­da en la mis­mí­si­ma Roma que por ley tie­ne una ta­bla de man­da­mien­tos y por có­di­go un li­bro en el que se cuen­tan mi­la­gros. Si su­ma­mos, ade­más, lo exó­ti­co de esa ma­fia ca­la­bre­sa tan fol­kló­ri­ca co­mo te­mi­da —que tan bien les fun­cio­na en Go­mo­rra y de la que tam­bién ti­ra Trust— la ecua­ción que­da en­ton­ces com­ple­ta, que no re­suel­ta. Tam­po­co aquí im­por­ta.

A lo lar­go de los acon­te­ci­mien­tos nos con­du­cen has­ta ocho per­so­na­jes

TEX­TO: MA­RÍA VI­ÑAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.