Pi­cas­so, el ge­nio que pin­ta­ba lo que co­mía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Fuera De Menú - TEX­TO JOR­GE CA­SA­NO­VA

No so­lo lo que co­mía, sino dón­de lo ha­cía o con qué uten­si­lios lo ela­bo­ra­ba: ali­men­tos, res­tau­ran­tes, co­ci­nas... La den­sa obra pi­cas­sia­na es­tá tru­fa­da de co­mi­da, una re­fe­ren­cia pa­ra el ar­tis­ta ma­la­gue­ño que el Mu­seo Pi­cas­so de Barcelona ha re­co­gi­do en una ex­po­si­ción que po­drá vi­si­tar­se has­ta sep­tiem­bre.

No to­dos los ge­nios del ta­ma­ño de Pi­cas­so de­ja­ron una obra tan ex­ten­sa co­mo la del pin­tor ma­la­gue­ño, a quien la le­yen­da atri­bu­ye la fra­se aque­lla de que la ins­pi­ra­ción tie­ne que pi­llar­te tra­ba­jan­do. En­tre to­do aquel to­rren­te de crea­ti­vi­dad y tra­ba­jo es po­si­ble en­con­trar víncu­los de to­do ti­po. El que ex­plo­ra en es­te ca­so el Mu­seo Pi­cas­so de Barcelona es la co­mi­da. Y lo ha­ce a tra­vés de una mues­tra de 200 obras en las que el in­ven­tor del cu­bis­mo pin­ta, ha­bla o re­fle­xio­na so­bre ali­men­tos, res­tau­ran­tes y co­mi­das. El maes­tro pin­tó co­ci­nas du­ran­te to­da su vi­da. De he­cho, la mues­tra arranca con dos pin­tu­ras he­chas en Má­la­ga y fi­na­li­za con un gran cua­dro ti­tu­la­do pre­ci­sa­men­te «La co­ci­na». Por el me­dio, de to­do. La mues­tra es­tá di­vi­di­da en diez es­pa­cios ca­da uno con su pro­pio re­la­to con la co­mi­da co­mo ele­men­to ver­te­bra­dor, cla­ve en mu­chas de las obras del pin­tor. El cua­dro con­si­de­ra­do co­mo la pie­dra fun­da­cio­nal del cu­bis­mo, Las se­ño­ri­tas de Avig­non, tie­ne en su par­te in­fe­rior fron­tal, unas uvas y otras pie­zas de fru­ta. Aun­que no po­drán apre­ciar­lo en la ex­po­si­ción ya que el fa­mo­so li­ne­zo no se ha des­pla­za­do des­de su ubi­ca­ción ha­bi­tual: el Mo­ma.

En 1941 Pi­cas­so es­cri­bió en Pa­rís una obra de teatro pro­ta­go­ni­za­da por una tar­ta y una ce­bo­lla y que for­ma par­te tam­bién de es­ta ex­po­si­ción que ha bus­ca­do en to­das las fa­ce­tas del ge­nio esa co­ne­xión con los ali­men­tos y su ela­bo­ra­ción. Es­cul­tu­ras, poe­sías, ce­rá­mi­cas o gra­ba­dos se re­par­ten por las sa­las del mu­seo bar­ce­lo­nés es­ta­ble­cien­do co­ne­xio­nes con la gastronomía me­di­te­rrá­nea y, en ge­ne­ral, con la co­ci­na es­pa­ño­la que Pi­cas­so siem­pre ex­tra­ñó tras sa­lir de su país pa­ra no vol­ver.

La co­ci­na era, ade­más, un lu­gar fa­mi­liar pa­ra el ar­tis­ta ma­la­gue­ño, que mu­chas ve­ces es­cri­bía so­bre la me­sa de su co­ci­na y no tu­vo nin­gún am­ba­ge en ex­pre­sar: «Me gus­ta­ría que mi lien­zo olie­ra a pue­rros». An­tes, tal y co­mo re­cuer­da es­ta mues­tra en la que tam­bién ha par­ti­ci­pa­do Fe­rrán Adriá, Pi­cas­so par­ti­ci­pó en el mi­to de Els Qua­tre Gats, el le­gen­draio res­tau­ran­te bar­ce­lo­nés que aco­gió a la van­guar­dia mo­der­nis­ta de la mano del sin­gu­lar em­pre­sa­rio Pe­re Ro­meu que, pre­ci­sa­men­te, fue uno de los pri­me­ros va­le­do­res del jo­ven pin­tor a quien en­car­gó la ilus­tra­ción del pla­to del día y el di­se­ño del me­nú.

En la pre­sen­ta­ción de la ex­po­si­ción, la co­mi­sa­ria, An­drou­la Mi­chel, pu­so el én­fa­sis en que el tra­ba­jo no con­sis­tía en una acu­mu­la­ción de ali­men­tos en la obra del pin­tor, sino de una de­mos­tra­ción de que la co­ci­na era un es­pa­cio co­ti­diano pa­ra Pi­cas­so y una evo­ca­ción de la Es­pa­ña que aban­do­nó y que in­ten­ta­ba re­vi­vir a tra­vés de uten­si­lios y de ali­men­tos.

Pi­cas­so pin­ta­ba tam­bién lo que co­mía. Se di­ce que el ar­tis­ta era bas­tan­te fru­gal: ver­du­ras, en­sa­la­das y pes­ca­do, aun­que tam­bién hay tes­ti­mo­nios del en­tu­sias­mo con el que afron­ta­ba algunos es­to­fa­dos, so­bre to­do los que le vin­cu­la­ban a su tie­rra.

La mues­tra po­drá vi­si­tar­se has­ta el 30 de sep­tiem­bre. En la plan­ta ba­ja se ex­po­ne tam­bién un mon­ta­je ba­sa­do en la co­ci­na de Fe­rrán Adriá, que en la pre­sen­ta­ción se re­fi­rió a Pi­cas­so co­mo una de sus re­fe­ren­cias crea­ti­vas: «La me­nes­tra de ver­du­ras que crea­mos en el El Bu­lli en 1994 era cu­bis­mo».

Pablo Pi­cas­so, fo­to­gra­fia­do en su re­si­den­cia en Can­nes, La Ca­li­for­nie, por Da­vid Dou­glas Dun­can, mien­tras da­ba bue­na cuen­ta de un len­gua­do a la meu­nie­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.