Ya es­tán aquí las nue­vas aña­das de los al­ba­ri­ños Pa­zos de Lus­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - A Sorbos - TEX­TO J. M. ORRIOLS

Ser­gio

Alén es el enó­lo­go de Pa­zos de Lus­co, el que ha crea­do es­tos vi­nos que aho­ra lle­gan al mer­ca­do. «Las nue­vas aña­das de los al­ba­ri­ños de la D.O. Rías Bai­xas, Lus­co y Pa­zo Pi­ñei­ro —ex­pli­ca el res­pon­sa­ble téc­ni­co de la bo­de­ga— si­guen pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción ar­te­sa­na­les y em­plean le­va­du­ras au­tóc­to­nas en su fer­men­ta­ción. El re­sul­ta­do son dos al­ba­ri­ños que re­fle­jan la fres­cu­ra y mi­ne­ra­li­dad que ca­rac­te­ri­zan es­ta va­rie­dad. Son dos te­so­ros eno­ló­gi­cos que na­cen en la sub­zo­na del Con­da­do do Tea».

CO­MO UN CHATEAUX FRAN­CÉS

El vi­ñe­do es­tá plantado con el sis­te­ma tra­di­cio­nal de pér­go­la, que per­mi­te que la uva mues­tre su má­xi­ma ex­pre­sión. La bo­de­ga, que per­te­ne­ce al gru­po Gon­zá­lez Byass, se si­túa en el cen­tro de una fin­ca con cin­co hec­tá­reas de vi­ñas de al­ba­ri­ño, si­tua­ción muy nor­mal en los «chateaux» fran­ce­ses, pe­ro po­co ha­bi­tual en Ga­li­cia, don­de rei­na el mi­ni­fun­dio. Ade­más, cuen­ta con un her­mo­so pa­zo del si­glo XVI, co­no­ci­do por Pi­ñei­ro o ca­sa Bu­ga­llal, un con­jun­to for­ma­do por una ca­sa gran­de, ca­pi­lla, ca­ba­lle­ri­zas y edi­fi­cio pe­que­ño de apo­yo. «La se­lec­ción de los ra­ci­mos de for­ma ma­nual —nos di­ce Ser­gio— mar­ca el pun­to de par­ti­da en la ela­bo­ra­ción de Lus­co, un al­ba­ri­ño sin­gu­lar que, tras una cor­ta ma­ce­ra­ción y un pro­ce­so de pren­sa­do de la uva, per­ma­ne­ce du­ran­te 5 me­ses so­bre sus lías fi­nas. Lus­co des­ta­ca por su co­lor ama­ri­llo pa­ji­zo, no­tas flo­ra­les y aro­mas de man­za­na gol­den y pe­ra en na­riz. Aci­dez y vi­va­ci­dad en bo­ca ca­rac­te­ri­zan a es­te vino que en­cuen­tra a su pa­re­ja ideal en la gastronomía atlán­ti­ca».

EL ICONO DE PA­ZOS DE LUS­CO

Pa­zo Pi­ñei­ro se ela­bo­ra a par­tir de la se­lec­ción de las me­jo­res uvas de Al­ba­ri­ño pro­ce­den­tes, prin­ci­pal­men­te, de los viñedos más an­ti­guos de la ade­ga. «Tras lar­gas ma­ce­ra­cio­nes —se­ña­la el enó­lo­go— el mos­to ob­te­ni­do se fer­men­ta con le­va­du­ra au­tóc­to­na de la pro­pia uva. A con­ti­nua­ción re­po­sa so­bre sus lías fi­nas du­ran­te 9 me­ses en de­pó­si­to y, pos­te­rior­men­te, 7 me­ses más en ba­rri­cas de roble fran­cés,

SER­GIO ALÉN,

enó­lo­go y di­rec­tor de la bo­de­ga, que en la fo­to­gra­fía ca­ta su vino, apues­ta por la ela­bo­ra­ción ar­te­sa­nal ob­te­nien­do de es­ta for­ma un vino pá­li­do y bri­llan­te, con ri­cos aro­mas va­rie­ta­les de hier­bas fres­cas, se­gui­dos de to­ques tos­ta­dos que aflo­ran en na­riz. En bo­ca es lar­go, re­don­do y am­plio, con­vir­tién­do­se en un ex­ce­len­te com­pa­ñe­ro de pes­ca­dos, co­mo merluza o ro­da­ba­llo, car­nes blan­cas, aves y arro­ces».

LA ZO­NA DEL CON­DA­DO

La per­so­na­li­dad y la pu­re­za de es­tas tie­rras del Con­da­do del Tea en Sal­va­te­rra de Mi­ño, for­man por sí so­las la ba­se pa­ra pro­du­cir vi­nos 100% Al­ba­ri­ño, sin mez­cla y ela­bo­ra­dos si­guien­do los mé­to­dos an­ces­tra­les lle­nos de fres­cu­ra y mi­ne­ra­li­dad. La ma­yor par­te de la pro­duc­ción de es­te te­rru­ño se ex­por­ta a 25 paí­ses, sien­do EE UU, Australia, Ja­pón y Ca­na­dá sus prin­ci­pa­les mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.