Pi­de lo que quie­ras, que te lo lle­van a ca­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - IA­GO GAR­CÍA TEX­TO POR PE­DIR, QUE NO QUE­DE

Des­de bi­cis y mo­tos que re­co­rren la ciu­dad has­ta un ca­mión que des­plie­ga un sa­bro­so cá­te­ri­ng. Te con­ta­mos las pro­pues­tas de co­mi­da a do­mi­ci­lio en Ga­li­cia

Al Mun­dial aún le que­dan dos emo­cio­nan­tes se­ma­nas por de­lan­te. Los días de fút­bol, una de ca­da diez per­so­nas que ve el par­ti­do en ca­sa, pi­de co­mi­da a do­mi­ci­lio. Hay tan­tos per­fi­les de co­men­sal co­mo va­rie­da­des de co­mi­da dis­po­ni­bles. La ten­den­cia crece en Ga­li­cia

Hay 429 res­tau­ran­tes ad­he­ri­dos en Ga­li­cia a Just Eat, la com­pa­ñía que ha­ce 18 años en Di­na­mar­ca in­ven­tó el sec­tor de la co­mi­da a do­mi­ci­lio on­li­ne. Su ne­go­cio crece de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Se­gún datos apor­ta­dos por la em­pre­sa re­gis­tró a ni­vel mun­dial el año pa­sa­do 172 mi­llo­nes de pe­di­dos: un 26% más que en el 2016. El fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo. Su pla­ta­for­ma po­ne en con­tac­to a quie­nes quie­ren pe­dir co­mi­da con los es­ta­ble­ci­mien­tos re­gis­tra­dos. Hay dos mo­da­li­da­des pa­ra el con­su­mi­dor, vía web y apli­ca­ción mó­vil. A cam­bio del ac­ce­so al mi­llón de usua­rios ac­ti­vos que tie­ne en Es­pa­ña, los res­tau­ran­tes pa­gan una co­mi­sión fi­ja en ca­da pe­di­do del 14 %. «Per­mi­ti­mos abrir una nue­va lí­nea de ne­go­cio sin ne­ce­si­dad de lle­var a ca­bo de­sa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos pro­pios con la que in­cre­men­tar has­ta un 25 % la fac­tu­ra­ción», pre­su­me Je­sús Re­bo­llo, di­rec­tor ge­ne­ral de Just Eat en Es­pa­ña. Le pre­gun­to al eje­cu­ti­vo cuán­do fue la úl­ti­ma vez que pi­dió al­go a do­mi­ci­lio: «Ayer mis­mo, un Pad Thai —sal­tea­do de ta­lla­ri­nes de arroz tí­pi­co de la co­ci­na tai­lan­de­sa—. Al fi­nal to­dos te­ne­mos una vi­da aje­trea­da y pi­do unas cin­co ve­ces por se­ma­na». Re­bo­llo, con los su­yos, ha fa­ci­li­ta­do que es­ta em­pre­sa al­can­za­se el pa­sa­do di­ciem­bre vein­te mi­llo­nes de pe­di­dos des­de su lle­ga­da a nues­tro país en el 2010 (en el 2016 com­pró el ope­ra­dor que do­mi­na­ba el sec­tor en Es­pa­ña, La Ne­ve­ra Ro­ja).

Las ci­fras las ava­lan en los res­tau­ran­tes. «Hay que ir con los tiem­pos y con Just Eat he­mos ga­na­do clien­te­la jo­ven y re­cu­pe­ra­do a otra que vino al lo­cal ha­ce años», di­ce Asun­ta Rai­mo, pro­pie­ta­ria del Res­tau­ran­te Ni­co­la de Vi­go. Em­pe­za­ron en 1980, aun­que pa­ra Rai­mo, el boom de la co­mi­da a do­mi­ci­lio hay que ma­ti­zar­lo. «No­so­tros ya en­vol­vía­mos en pa­pel de alu­mi­nio las piz­zas ha­ce tiem­po y la gen­te ve­nía con sus ollas a por la co­mi­da, la tec­no­lo­gía so­lo lo ha po­ten­cia­do», aña­de. Del cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del ne­go­cio del food de­li­very sa­be mu­cho Emi­lio Ro­che, al fren­te en San­tia­go del Car­pan­ta. Allí ca­da mes au­men­tan los pe­di­dos de sus ham­bur­gue­sas, en­sa­la­das y pla­tos com­bi­na­dos. «Em­pe­za­mos en la pla­ta­for­ma ha­ce cua­tro años. Por aquel en­ton­ces en­tra­ban al mes 250 pe­di­dos. Aho­ra ya son 1.000». Pa­ra Ro­che la co­mi­sión que se lle­va com­pen­sa con cre­ces el gas­to que su­pon- dría una ges­tión pro­pia de los envíos. Y des­de lue­go no ten­dría la ca­pa­ci­dad de lle­gar al pú­bli­co po­ten­cial que se al­can­za gra­cias a la, ca­da vez más, po­pu­lar apli­ca­ción de co­mi­da a do­mi­ci­lio. Al fi­nal, to­dos ganan: «En ma­yo ya ha­bía he­cho 1.000 pe­di­dos más que en el 2017», acla­ra sa­tis­fe­cho con el ba­lan­ce el hos­te­le­ro. Eso sí, en am­bos ca­sos, una em­pre­sa ex­ter­na es la que se en­car­ga de los envíos. Des­de la mul­ti­na­cio­nal da­ne­sa no los ges­tio­nan, aun­que sí po­nen en con­tac­to a sus aso­cia­dos con trans­por­tis­tas es­pe­cia­li­za­dos.

¿Y có­mo asisten al fe­nó­meno Just Eat las fran­qui­cias tra­di­cio­na­les del ne­go­cio de la co­mi­da rá­pi­da en la co­mu­ni­dad? Re­co­no­cen la com­pe­ten­cia, pe­ro ase­gu­ran que no su­po­ne una ame­na­za. Ga­li­piz­za, que des­de A Ma­ri­ña lu­cen­se ha te­ji­do una red de seis res­tau­ran­tes en la co­mu­ni­dad, cree que la ima­gen de mar­ca, en su ca­so, es el me­jor aval. Emi­lio Fer­nán­dez, ge­ren­te del lo­cal de A Co­ru­ña, no cam­bia sus clá­si­cas scoo­ters por na­da. «Va­lo­ra­mos el tra­to per­so­nal con el clien­te por en­ci­ma de to­do, que jun­to con nues­tro pro­duc­to, de ca­li­dad y con un gui­ño a la co­mi­da ga­lle­ga, se di­lui­ría en una pla­ta­for­ma glo­bal», apun­ta. «Los fin­des y días de par­ti­do hay pe­di­dos que sa­be­mos de me­mo­ria», di­ce Fer­nán­dez; y esa fi­de­li­dad se pre­mia con un ser-

“An­tes te­nía­mos 250 pe­di­dos al mes. Con Just Eat ya son 1.000

vi­cio rá­pi­do y to­tal­men­te ges­tio­na­do por ellos: «No­so­tros lo pre­fe­ri­mos así», con­clu­ye, sin des­car­tar que en el fu­tu­ro pue­da ex­plo­rar­se una apli­ca­ción mó­vil, pe­ro que se­ría pro­pia de la ca­de­na. Piz­za Mó­vil, na­ci­da en Vi­go en 1989 y con más de 50 lo­ca­les en to­do el país, apun­ta en la mis­ma di­rec­ción. «Nues­tra pro­me­sa es en­tre­gar nues­tras piz­zas ca­lien­tes y en me­nos de 30 mi­nu­tos. Si que­re­mos ase­gu­rar­nos el con­trol so­bre un pun­to crí­ti­co de nues­tra mar­ca no po­de­mos de­jar el re­par­to, el ele­men­to cla­ve del ne­go­cio, en ma­nos de otros». Lo cuen­ta Jor­ge Pa­lla­rés, di­rec­tor de már­ke­ting de una em­pre­sa con re­par­ti­do­res en plan­ti­lla: «Así se vin­cu­lan más y eso pro­vo­ca un ma­yor es­fuer­zo en con­se­guir un buen re­sul­ta­do». El va­lor del ser­vi­cio en ca­sa es la se­ña de iden­ti­dad de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos y en el fu­tu­ro, qui­zás in­clu­so lle­guen a des­apa­re­cer par­te de los res­tau­ran­tes fí­si­cos.

Una uto­pía que ya es real de la mano de Keatz, un res­tau­ran­te de cui­da­da co­ci­na, pe­ro sin me­sas ni ca­ma­re­ros. Ope­ra en Bar­ce­lo­na y so­lo en­cuen­tras sus pla­tos en apli­ca­cio­nes de co­mi­da a do­mi­ci­lio. Sus pla­nes pa­san por ex­ten­der­se por el te­rri­to­rio na­cio­nal, im­por­tan­do un mo­de­lo que ya fun­cio­na con éxi­to en gran­des ca­pi­ta­les eu­ro­peas.

LOS «RI­DERS»: ¿QUÉ HAY DE NUE­VO ?

Van en bi­ci o en mo­to, car­gan con gran­des mo­chi­las iso­tér­mi­cas y en­vían tam­bién co­mi­da a tu ca­sa. Son los lla­ma­dos ri­ders, ci­clis­tas de re­par­to que en Es­pa­ña se re­co­no­cen me­dian­te dos ope­ra­do­res prin­ci­pa­les: De­li­ve­roo —na­ci­da en Reino Uni­do— y Glo­vo —crea­da en Bar­ce­lo­na. De ám­bi­to mar­ca­da­men­te ur­bano, la pri­me­ra ya ope­ra en A Co­ru­ña y la se­gun­da en Vi­go. Su ate­rri­za­je en Es­pa­ña no ha es­ta­do exen­to de po­lé­mi­ca. Es­te mo­de­lo an­glo­sa­jón se ha to­pa­do con pro­ble­mas en cuan­to a la le­gis­la­ción la­bo­ral y una sen­ten­cia ju­di­cial in­clu­so con­si­de­ró abu­si­va la re­la­ción con un em­plea­do, de­no­mi­nán­do­lo «fal­so au­tó­no­mo». Des­de el sec­tor, se de­fien­den: «Es un ti­po de tra­ba­jo fle­xi­ble y re­mu­ne­ra­do que per­mi­te com­bi­nar­lo con otras ac­ti­vi­da­des y ge­ne­rar un in­gre­so», apos­ti­lla Jaime Mi­llán, je­fe de so­cios de Glo­vo en Es­pa­ña y Por­tu­gal. Pa­ra ser re­par­ti­dor es ne­ce­sa­rio vehícu­lo pro­pio y es­tar da­do de al­ta co­mo au­tó­no­mo. «Se apun­tan ellos mis­mos y de­ci­den li­bre­men­te cuán­do y cuán­to quie­ren tra­ba­jar, no re­ci­ben ór­de­nes por par­te de Glo­vo», fi­na­li­za. El fun­cio­na­mien­to, me­dian­te fil­tros que mar­ca el con­su­mi­dor en la pan­ta­lla, mues­tra las op­cio­nes de co­mi­da dis­po­ni­bles. La ca­ta­la­na, ade­más, in­clu­ye otros «re­ca­dos», des­de re­ga­los a la com­pra dia­ria. «Es una me­ra ex­plo­ta­ción y no fa­vo­re­ce la ci­clo­lo­gís­ti­ca: si pa­gan so­lo por ca­da en­car­go y tie­nes que es­tar aler­ta 12 ho­ras pa­ra po­der co­brar, dis­ta mu­cho de ser eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va», di­ce al pre­gun­tár­se­le por es­te ti­po de ne­go­cio An­drés Sou­to, di­rec­tor de Va­nen­bi­ke. Su em­pre­sa, crea­da ha­ce seis años, fue pio­ne­ra en Ga­li­cia. Ofre­cía en la ciu­dad de A Co­ru­ña una so­lu­ción óp­ti­ma pa­ra la lla­ma­da «úl­ti­ma mi­lla» de la dis­tri­bu­ción. Efec­ti­va­men­te, van en bi­ci, y gra­cias a ellas sus en­tre­gas se ha­cen en la ciu­dad de ma­ne­ra más ágil y cui­da­da que en fur­go­ne­ta o mo­to. Pe­ro ahí se aca­ban las similitudes. Sus tra­ba­ja­do­res es­tán con­tra­ta­dos y su­je­tos a un con­ve­nio. Y se va­lo­ra el pa­que­te, sea el que sea, por en­ci­ma de to­do. «La nues­tra es una op­ción de más ca­li­dad. Tra­ta­mos di­rec­ta­men­te con nues­tros clien­tes, el trans­por­te es más per­so­nal y pro­cu­ra­mos que sea una con­ti­nui­dad de lo que re­pre­sen­ta ca­da es­ta­ble­ci­mien­to», pun­tua­li­za Sou­to. No se ha­cen car­go de envíos de co­mi­da noc­tur­na, aun­que sí tie­nen va­rios clien­tes del sec­tor gas­tro­nó­mi­co.

Uno de los que ofre­ce sus se­lec­tos pro­duc­tos a do­mi­ci­lio con es­te ser­vi-

cio en A Co­ru­ña es Ja­vier Gon­zá­lez. Su­ce­de a sus pa­dres en La Tien­da de

Lino, un clá­si­co pa­ra los aman­tes de lo gour­met en es­ta ciu­dad. Se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de ten­de­ro 2.0. Man­tie­ne la esen­cia del ne­go­cio, ba­sa­da en la ca­li­dad del pro­duc­to, pe­ro ha in­no­va­do en la pro­pues­ta, su­bién­do­se al ca­rro, nun­ca me­jor di­cho, de la co­mi­da a do­mi­ci­lio. «Si Ama­zon es­tá cam­bian­do el mun­do, los pe­que­ños te­ne­mos que ser co­mo los gran­des. Lo de que aho­ra la vi­da es más aje­trea­da no tie­ne que ver con lo có­mo­do que re­sul­ta pe­dir des­de el so­fá de ca­sa y te­ner­lo cuan­do quie­ras», re­fle­xio­na Gon­zá­lez, pa­ra des­pués po­ner un ejem­plo prác­ti­co: «A mí me lla­ma el clien­te y me pre­sen­ta un pro­ble­ma, de pron­to invitados en ca­sa, no tie­ne na­da... Pues yo le doy la so­lu­ción. Le en­frío el vino, le cor­to la empanada, que­so, em­bu­ti­do, pre­pa­ro el pos­tre... se lo de­jo lis­to pa­ra ser­vir, don­de y cuan­do él quie­ra», con­clu­ye. Es­co­ger el en­vío en bi­ci­cle­ta no es ca­sua­li­dad: «Hay que ser más competitivos y Va­nen­bi­ke ofre­ce bue­na es­té­ti­ca, se­rie­dad, eco­lo­gía... Es jus­to el com­ple­men­to que ne­ce­si­ta­mos».

EL VA­LOR DEL SER­VI­CIO

Las ven­ta­jas de ser­vir los pe­di­dos en ca­sa las sa­be An­to­nio Se­co, de las icó­ni­cas char­cu­te­rías que lle­van su ape­lli­do en San­tia­go. El bu­que in­sig­nia es­tá en el Mer­ca­do de Abas­tos. «El ama de ca­sa va­lo­ra el ser­vi­cio por en­ci­ma de to­do. Vie­nes a es­te si­tio, con lo me­jor en pro­duc­to de Ga­li­cia y te des­preo­cu­pas de las bol­sas», di­ce mien­tras sus ban­de­jas se car­gan con cui­da­do en la fur­go­ne­ta. Otra op­ción di­fe­ren­te es el cá­te­ri­ng, pre­pa­rar in si­tu la co­mi­da. Y ahí el vehícu­lo in­no­va­dor en la co­mu­ni­dad es el ca­mión de Fo­gar do San­ti­so. Lo apo­dan via­xei­ro y lle­va la se­ña de iden­ti­dad del res­tau­ran­te na­ci­do en Teo ha­ce 22 años a ca­da rin­cón de Ga­li­cia. «Crea­mos un es­pec­tácu­lo en torno á gas­tro­no­mía ga­le­ga eco­ló­xi­ca e le­va­mos a no­sa co­ci­ña ao vi­vo nas bra­sas a cal­que­ra lu­gar», con­fie­sa Xosé San­ti­so des­de la ge­ren­cia.

En so­lo tres años ya le han sa­ca­do be­ne­fi­cio.

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Un re­par­ti­dor de la em­pre­sa Va­nen­bi­ke re­co­ge un pe­di­do en La Tien­da de Lino, de A Co­ru­ña

FO­TO MAR­COS MÍ­GUEZ

FO­TO ÁN­GEL MAN­SO

FO­TOS MAR­TÍN LA­GOA

FO­TO XOÁN SOLER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.