Con­des de Al­ba­rei, 30 años en la van­guar­dia

Ha­ce ya tres dé­ca­das se po­nía en mar­cha una de las pri­me­ras y más im­por­tan­tes coope­ra­ti­vas de Rías Bai­xas. Aque­llos 65 pri­me­ros so­cios son hoy 380, com­pra­ron Pa­zo Baión y lo con­vir­tie­ron en un re­fe­ren­te del enotu­ris­mo. Su nue­va ga­ma de al­ba­ri­ños es idó­nea

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Especial Navidad - TEX­TO M. AL­FON­SO FO­TO MAR­TI­NA MISER

Fueun gru­po de vi­ti­cul­to­res de la zo­na sur de O Sal­nés el que, ha­ce aho­ra trein­ta años, de­ci­dió apos­tar por una de­no­mi­na­ción de ori­gen que en­ton­ces veía la luz. Rías Bai­xas se es­ta­ba fra­guan­do aún cuan­do es­tos em­pren­de­do­res vie­ron la opor­tu­ni­dad de in­cor­po­rar­se y de po­ner en mar­cha una coo­pe­ra­ti­va. Na­cía así Sal­ne­sur, em­pre­sa fun­da­da por 65 so­cios. Tres dé­ca­das han pa­sa­do des­de en­ton­ces y aquel pro­yec­to re­sul­tó ser el ger­men de una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes de la que hoy es la prin­ci­pal de­no­mi­na­ción de ori­gen de Galicia. Ya no se lla­ma Sal­ne­sur. Co­gió el nom­bre de su al­ba­ri­ño por excelencia, Con­des de Al­ba­rei. Ha­ce aho­ra diez años in­cor­po­ra­ron Pa­zo Baión a sus pro­pie­da­des y con­si­guie­ron con­ver­tir ese es­pa­cio, fa­mo­so por ne­go­cios que na­da te­nían que ver con el al­ba­ri­ño, en un re­fe­ren­te del enotu­ris­mo. Al am­pa­ro de es­tas dos mar­cas han desa­rro­lla­do una com­ple­ta ga­ma de pro­duc­tos que, aten­ta a la van­guar­dia, si­gue cre­cien­do. Ái­ne, la dio­sa cel­ta del vien­to, da nom­bre a un nue­vo al­ba­ri­ño ela­bo­ra­do con las uvas cul­ti­va­das al la­do de la pla­ya. Es el pri­me­ro de una ga­ma de nue­vas ela­bo­ra­cio­nes que lle­ga­rá a los mer­ca­dos ba­jo la mar­ca Al­ba­rei.

Co­rría el año 88 cuan­do la pri­me­ra co­se­cha de Con­des de Al­ba­rei sa­lió al mer­ca­do. En­ton­ces, se apos­tó por la ela­bo­ra­ción tra­di­cio­nal de la sub­zo­na de O Sal­nés, con un 100 % al­ba­ri­ño. Aquel vino se con­vir­tió en el bu­que in­sig­nia de la bo­de­ga, en el que re­pre­sen­ta su fi­lo­so­fía y el buen ha­cer de sus so­cios. Y pron­to les dio más de una ale­gría por­que, so­lo tres co­se­chas des­pués, con­si­guió la me­da­lla de oro en el con­cur­so in­ter­na­cio­nal que se ce­le­bró en Bur­deos. La aña­da que so­pla­rá las ve­las del 30 cum­plea­ños es­tá ya en los mer­ca­dos. Por fue­ra, no se pa­re­ce en na­da a aque­lla pri­me­ra pro­duc­ción. Su ex­te­rior ha su­fri­do una pro­fun­da re­mo­de­la­ción y es­te al­ba­ri­ño se pre­sen­ta en una no­ve­do­sa bo­te­lla que le da el mis­mo co­lor que a las aguas de la ría en la que se cul­ti­va. Por den­tro, en esen­cia, si­gue sien­do el mis­mo. Ese blan­co tra­di­cio­nal, fres­co, con no­ta fru­ta­les y ese pun­to de aci­dez tan ca­rac­te­rís­ti­co de los Rías Bai­xas. Pron­to lle­ga­ron otras ela­bo­ra­cio­nes. La bo­de­ga apos­tó por la ma­de­ra ga­lle­ga pa­ra su Carballo Ga­le­go, un al­ba­ri­ño de gran ca­rác­ter y sin­gu­la­ri­dad que se ela­bo­ra en ba­rri­les de ro­ble au­tóc­tono. El En­xe­bre fue el si­guien­te en su­mar­se al por­ta­fo­lio, un ven­di­mia se­lec­cio­na­do fres­co y equi­li­bra­do con un fi­nal lar­go y per­sis­ten­te. Y to­da­vía hay más, por­que ba­jo Con­des de Al­ba­rei se co­mer­cia­li­za tam­bién En Ra­ma, un vino de to­na­li­dad do­ra­da y re­fle­jos ver­do­sos ela­bo­ra­do a par­tir de las ce­pas más an­ti­guas y que tie­ne tres años de crian­za so­bre lías. De he­cho, ac­tual­men­te es­tá en los mer­ca­dos la co­se­cha del 2013.

EL SAL­TO AL ENOTU­RIS­MO

Aque­llos pri­me­ros 65 vi­ti­cul­to­res fue­ron cre­cien­do y pron­to su­pe­raron los dos­cien­tos. Así que, en el año 94, se hi­zo pre­ci­so am­pliar y re­no­var la pri­me­ra bo­de­ga. Fue un gran es­fuer­zo pa­ra los so­cios, pe­ro na­da com­pa­ra­do con el que se en­fren­ta­rían en el año 98. Por­que con­tra to­do pro­nós­ti­co, pues com­pe­tía con­tra gi­gan­tes

co­mo Frei­xe­net, la coo­pe­ra­ti­va cam­ba­de­sa con­si­guió ha­cer­se con el Pa­zo Baión. Te­nía un pro­yec­to enotu­rís­ti­co y otro vi­ní­co­la pa­ra es­ta em­ble­má­ti­ca ex­plo­ta­ción, que es­tá ro­dea­da de una plan­ta­ción de 22 hec­tá­reas de al­ba­ri­ño. Y se lan­zó a su con­quis­ta. De aque­llo ha­ce diez años y, aun­que fue una épo­ca du­ra de­bi­do a la cri­sis que a par­tir de en­ton­ces afec­tó al país, lo cier­to es que el ba­lan­ce es muy po­si­ti­vo. La fin­ca se ha con­ver­ti­do en to­da una re­fe­ren­cia en el mun­do del tu­ris­mo del vino, ga­nan­do ha­ce dos años el pre­mio al me­jor rin­cón enotu­rís­ti­co de Es­pa­ña, que otor­ga la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ciu­da­des del Vino. Y es tam­bién el ori­gen de dos de los al­ba­ri­ños más es­pe­cia­les de la bo­de­ga. El pri­me­ro, Pa­zo Baión, un vino de fin­ca ela­bo­ra­do en ex­clu­si­va con las uvas de la par­ce­la. Gran a Gran es la úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción. Un al­ba­ri­ño he­cho con uvas pa­si­fi­ca­das de atrac­ti­vo co­lor do­ra­do, per­fu­ma­do, go­lo­so y con un mar­ca­do ca­rác­ter atlán­ti­co. Pe­ro en Con­des de Al­ba­rei si­guen tra­ba­jan­do. Tie­nen lis­to el pri­mer vino de la nue­va ga­ma Al­ba­rei. Lle­va el nom­bre de la dio­sa cel­ta del vien­to, Ái­ne, y es un al­ba­ri­ño en el que se bus­ca la ma­du­ra­ción ex­tre­ma de la uva, dan­do co­mo re­sul­ta­do un vino con una gran in­ten­si­dad aro­má­ti­ca de ca­rác­ter flo­ral.

Así que, trein­ta años des­pués, a Con­des de Al­ba­rei le so­bran mo­ti­vos por los que brin­dar. Y al­ba­ri­ños con los que dis­fru­tar ca­da mo­men­to es­pe­cial de las pró­xi­mas fies­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.