UNSHEE­PING, UNA APLI­CA­CIÓN PA­RA VIA­JAR SIN PA­GAR HO­TEL

So­lo hay una con­di­ción: ex­pri­mir la ciu­dad Una he­rra­mien­ta di­se­ña­da y desa­rro­lla­da en Ga­li­cia per­mi­te a los tu­ris­tas re­du­cir el cos­te de sus alo­ja­mien­tos en función del gas­to que efec­túen en dis­tin­tos es­ta­ble­ci­mien­tos o ser­vi­cios aso­cia­dos de su lu­gar de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Adel­ga­zar la fac­tu­ra del ho­tel a gol­pe de ex­pe­rien­cias: así de sen­ci­llo, así de bri­llan­te. Así de ren­ta­ble. Pa­ra el clien­te, que pue­de in­clu­so lle­gar a aho­rrar­se el cos­te del alo­ja­mien­to. Pa­ra el alo­ja­mien­to, que es­qui­va las co­mi­sio­nes de re­ser­va de las agen­cias de via­jes. Pa­ra los ne­go­cios lo­ca­les, que ga­nan vi­si­bi­li­dad an­te el tu­ris­ta —un clien­te mu­cho más ge­ne­ro­so que el em­pa­dro­na­do en la ciu­dad—. Y pa­ra la pro­pia ciu­dad, que dis­per­sa un con­su­mo que sue­le es­tar con­cen­tra­do en las zo­nas más tu­rís­ti­cas del ma­pa ur­bano.

La idea es ga­lle­ga y en la práctica fun­cio­na de la si­guien­te ma­ne­ra: a tra­vés de una app gra­tui­ta, el via­je­ro pue­de ac­ce­der a la lis­ta de es­ta­ble­ci­mien­tos aso­cia­dos en su des­tino y co­men­zar a acu­mu­lar des­cuen­tos. Las re­ba­jas no se apli­can ni en los pro­duc­tos que se con­su­men, ni en los ser­vi­cios que se dis­fru­tan: se al­ma­ce­nan en el te­lé­fono pa­ra po­der uti­li­zar­los a la ho­ra de sal­dar cuen­tas en es­tan­cias fu­tu­ras.

Con­se­guir sal­do con­su­mien­do es la es­tra­te­gia de fi­de­li­za­ción más se­duc­to­ra del por­tal de re­ser­vas ho­te­le­ras UnShee­ping, pe­ro no la úni­ca. Na­ci­do ha­ce un par de años en A Co­ru­ña de la mano de Ja­vier Pons, pro­po­ne al usua­rio op­cio­nes va­rias pa­ra ha­cer aco­pio de des­cuen­tos. Sa­ben que el tu­ris­mo ya no es lo que era, que la ma­ne­ra de via­jar —de pla­ni­fi­car, de mo­ver­se, de dis­fru­tar— ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te: «Ca­da vez se ha­cen más des­pla­za­mien­tos al año con es­tan­cias más cor­tas, es muy ra­ro ya que al­guien via­je du­ran­te un mes en­te­ro», co­rro­bo­ra Pons, pa­ra, a con­ti­nua­ción, enu­me­rar otras cla­ves: bus­ca­mos nue­vas ex­pe­rien­cias, no tan­to sol y pla­ya, que­re­mos co­no­cer otras cul­tu­ras y nos mo­ve­mos más en so­li­ta­rio, pa­ra ais­lar­nos y des­co­nec­tar, pa­ra co­no­cer a otros en el ca­mino. Cons­cien­tes de ello, de la abru­ma­do­ra ofer­ta exis­ten­te en la Red, de la com­pe­ti­ti­vi­dad de pre­cios y de la re­cien­te sa­tu­ra­ción tu­rís­ti­ca en cier­tos ba­rrios de de­ter­mi­na­das ciu­da­des, los chi­cos de UnShee­ping de­ci­die­ron po­ner en mar­cha una he­rra­mien­ta que equi­li­bra­se el ser­vi­cio tra­di­cio­nal y per­so­na­li­za­do —des­de ha­ce unos me­ses pro­po­nen pla­nes y ofer­tas en función de gus­tos y ne­ce­si­da­des— con la tec­no­lo­gía. Des­de su por­tal se pue­de re­ser­var ha­bi­ta­ción hoy en 500.000 ho­te­les de to­do el mun­do, cuen­tan con 4.000 usua­rios ac­ti­vos, 11 pro­fe­sio­na­les en plan­ti­lla y es­te año con­fían en su­pe­rar el mi­llón de eu­ros en fac­tu­ra­ción.

UnShee­ping avan­za len­to, pe­ro con bue­na le­tra. Sa­lir del cas­ca­rón no re­sul­tó ta­rea fá­cil. «En un pri­mer mo­men­to qui­se pre­sen­tar el pro­yec­to a aque­llos que más sa­bían de tu­ris­mo y me fui a Bar­ce­lo­na — re­cuer­da Pons—. Pe­ro fue inú­til. No por­que no les en­ca­ja­se la idea, sino por­que no con­ta­ba con un pro­duc­to mí­ni­mo via­ble, así que lo que hi­ce fue com­par­tir­lo con ami­gos, fa­mi­lia­res, clien­tes y pro­vee­do­res, con la gen­te que me ro­dea­ba, y fue así, sin que­rer, co­mo apa­re­cie­ron multitud de pe­que­ños in­ver­so­res». In­sis­te en ello con áni­mo de en­viar un men­sa­je a los em­pren­de­do­res: «Cuan­do tie­nes una idea y crees fir­me­men­te en ella, de­bes per­se­guir­la has­ta po­der lle­var­la a ca­bo, y apo­yar­te en esas tres ‘efes’ (fa­mily, friends and fools); son los que más te van a va­lo­rar al prin­ci­pio». Un año des­pués, el por­tal ara­ñó un mi­llón de eu­ros de fi­nan­cia­ción del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo y se hi­zo con el pri­mer pre­mio del Pro­gra­ma Fu­tu­ris­me a la me­jor star­tup tu­rís­ti­ca, pa­tro­ci­na­do por De­loit­te, el Gre­mio de ho­te­le­ros de Bar­ce­lo­na, el Ayun­ta­mien­to y la Dipu­tación. Lle­van dos años con­se­cu­ti­vos sien­do, ade­más, fi­na­lis­tas en Fi­tur co­mo me­jor app na­cio­nal de ser­vi­cios tu­rís­ti­cos.

De mo­men­to, su mo­de­lo de bo­ni­fi­ca­ción por com­pras so­lo es­tá dis­po­ni­ble en Bar­ce­lo­na, don­de ya se han apre­ta­do la mano con 350 es­ta­ble­ci­mien­tos. Mien­tras lo re­pli­can por el res­to de Es­pa­ña, ul­ti­man un nue­vo plan mu­cho más am­bi­cio­so: «Los usua­rios tam­bién po­drán ob­te­ner des­cuen­tos pa­ra sus re­ser­vas al ha­cer com­pras on­li­ne en tien­das de gran­des y co­no­ci­das mar­cas, ecom­mer­ce de to­da cla­se de pro­duc­tos: mo­da, via­jes, ocio, en­tra­das, ga­so­li­ne­ras, mu­seos...», avan­zan.

¿Y aho­ra mis­mo? ¿De qué pue­de be­ne­fi­ciar­se un via­je­ro si se re­gis­tra en es­te mis­mo mo­men­to y no via­ja a la ca­pi­tal ca­ta­la­na? ¿Real­men­te pue­de sa­lir­le gra­tis una ha­bi­ta­ción de ho­tel? «Si. Pue­de con­se­guir­lo ob­te­nien­do de­duc­cio­nes de ma­ne­ras muy di­fe­ren­tes: so­lo por re­gis­trar­se le re­ga­la­mos 90 eu­ros en bo­nos ho­tel que pue­de can­jear se­gún la ta­ri­fa que eli­ja, des­tino o nú­me­ro de no­ches, y tam­bién le abo­na­mos un 3 % de to­das las re­ser­vas que efec­túe al­gún ami­go al que nos ha­ya re­co­men­da­do». La pres­crip­ción. La gran pa­ta que sos­tie­ne el nue­vo tu­ris­mo.

El usua­rio tam­bién acu­mu­la sal­do al re­co­men­dar el ser­vi­cio a sus ami­gos: se lle­va un 3 % de to­das las re­ser­vas que ha­ga esa per­so­na

| UNSHEE­PING

A la iz­quier­da, el equi­po de UnShee­ping. Arri­ba, sus ofi­ci­nas en el ba­rrio co­ru­ñés de Za­lae­ta. De­ba­jo, su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Ja­vier Pons.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.