CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA Y DE­SIGUAL­DAD

El pe­río­do trans­cu­rri­do en­tre los años 2008 y 2015 ha pues­to en evi­den­cia los des­equi­li­brios del mo­de­lo eco­nó­mi­co es­pa­ñol. La pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo del con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res y el in­cre­men­to de las ren­tas del 10 % más ri­co se han agra­va­do deb

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ LA­XE es ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña.

El pe­río­do trans­cu­rri­do en­tre el 2008 y el 2015 ha pues­to en evi­den­cia los des­equi­li­brios del mo­de­lo eco­nó­mi­co es­pa­ñol. El ca­te­drá­ti­co Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe ana­li­za las desigualdades alen­ta­das por la cri­sis.

El Defensor del Pue­blo pu­bli­có, por vez pri­me­ra en su his­to­ria, un am­plio in­for­me so­bre las con­se­cuen­cias de la cri­sis. El pe­río­do que cu­bre los años 2008/2015 pu­so al des­cu­bier­to gran par­te de los fa­llos que ve­nía arras­tran­do el mo­de­lo eco­nó­mi­co es­pa­ñol. La re­ce­sión, in­ten­sa y rá­pi­da, se ex­ten­dió des­de el plano eco­nó­mi­co al so­cial y al po­lí­ti­co, sub­ra­yan­do la in­jus­ta y de­sigual dis­tri­bu­ción de la ren­ta per­so­nal a lo lar­go del pe­río­do. El re­sul­ta­do fi­nal fue un re­tro­ce­so del PIB de 7,5 pun­tos; la caí­da del em­pleo su­peró el 18 %; y el pa­ro se tri­pli­có. A es­tas ci­fras hay que aña­dir que el en­deu­da­mien­to pú­bli­co y pri­va­do equi­va­lió el 240 % del PIB. Es de­cir, se pro­du­jo una trans­fe­ren­cia de ren­tas des­de la par­te in­fe­rior y me­dia de la so­cie­dad ha­cia la par­te al­ta. Por ello, el bie­nes­tar de la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les se ha vis­to me­nos­ca­ba­do.

Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas han in­ten­ta­do pa­liar di­chos efec­tos ne­ga­ti­vos y des­equi­li­bra­do­res. Sin em­bar­go, la ges­tión de di­chas po­lí­ti­cas no fue su­fi­cien­te y los ins­tru­men­tos com­pen­sa­to­rios de la po­lí­ti­ca so­cial re­sul­ta­ron ser po­co po­de­ro­sos, ya sea por los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y do­ta­cio­nes pues­tas en mar­cha, co­mo por una no muy bri­llan­te ges­tión de los res­pon­sa­bles de los ser­vi­cios.

El pro­pio in­for­me lla­ma la aten­ción so­bre el gas­to pú­bli­co y sus efec­tos. De una par­te, en­fa­ti­za que hu­bo una caí­da en la pres­ta­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos; y, de otra par­te, se ha re­du­ci­do la in­ver­sión pú­bli­ca has­ta mí­ni­mos his­tó­ri­cos. Asi­mis­mo, los gas­tos en vi­vien­da, sa­lud y edu­ca­ción que ha­bían cre­ci­do has­ta el 2009 (año en que sig­ni­fi­ca­ron el 12,7 % del PIB) se des­mo­ro­nan al 10,5 % en el 2016. Du­ran­te di­cho pe­río­do 2009-2016, el gas­to pú­bli­co sa­ni­ta­rio dis­mi­nu­ye en 5.341 mi­llo­nes de eu­ros y el gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción en 4.778 mi­llo­nes de eu­ros.

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha agu­di­za­do, en con­se­cuen­cia, el cre­ci­mien­to de la de­sigual­dad. La ac­tual reactivación no es­tá co­rri­gien­do di­cha si­tua­ción. En el año 2013, el coe­fi­cien­te de Gi­ni ha­bía subido des­de el 32,4 del año 2008, al 33,7; y en el 2016, vuel­ve a su­bir al 34,5; re­fle­jan­do, por lo tan­to, una re­tro­ali­men­ta­ción ne­ga­ti­va en­tre la dis­tri­bu­ción de la ren­ta y la ca­ren­cia de po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas.

Al mis­mo tiem­po que el defensor del Pue­blo emi­tía su in­for­me, un ti­tu­lar del Fi­nan­cial Ti­mes aler­ta­ba so­bre «la ame­na­za de la de­sigual­dad de ren­tas», al en­jui­ciar las de­cla­ra­cio­nes de la res­pon­sa­ble del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, ates­ti­guan­do que la de­sigual­dad de ren­tas es con­si­de­ra­da co­mo muy im­por­tan­te pa­ra el 60 % de la po­bla­ción mun­dial. Las es­ta­dís­ti­cas con­fir­man di­cha per­cep­ción, al re­fle­jar que la par­ti­ci­pa­ción del 10 % más ri­co so­bre la ren­ta to­tal ha au­men­ta­do en la ma­yo­ría de las re­gio­nes del mun­do y que el 1 % más ri­co cap­tu­ra en pro­me­dio el 10 % de la ren­ta y has­ta el 20 % en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos e In­dia.

El Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia, pla­ta­for­ma de co­no­ci­mien­to que agru­pa a in­ves­ti­ga­do­res uni­ver­si­ta­rios y em­pre­sa­rios, ana­li­zó re­cien­te­men­te el com­por­ta­mien­to de los sa­la­rios en Ga­li­cia y con­clu­ye con dos apre­cia­cio­nes de re­le­van­cia. El pe­so re­la­ti­vo de las re­mu­ne­ra­cio­nes del fac­tor tra­ba­jo re­gis­tra una acu­sa­da ten­den­cia de­cre­cien­te des­de el co­mien­zo de la cri­sis que con­tras­ta con los fuer­tes au­men­tos que mues­tran las re­tri­bu­cio­nes del ca­pi­tal, al pun­to de que el ex­ce­den­te bru­to de ex­plo­ta­ción su­pera a la ren­ta de los tra­ba­ja­do­res a par­tir del año 2012. La se­gun­da apre­cia­ción, si­guien­do los da­tos de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, es que Ga­li­cia se si­túa co­mo la se­gun­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma es­pa­ño­la con ma­yor des­cen­so del nú­me­ro de per­so­nas que re­ci­ben una re­tri­bu­ción sa­la­rial des­de el co­mien­zo de la cri­sis y la cuar­ta re­gión en lo to­can­te al des­cen­so del im­por­te to­tal de las re­tri­bu­cio­nes.

Es de­cir, Ga­li­cia es­tá apos­tan­do por un mo­de­lo pro­duc­ti­vo fun­da­men­ta­do por una mar­ca­da de­va­lua­ción sa­la­rial. Es­to es, ha­ce pi­vo­tar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en un des­cen­so pro­lon­ga­do y sos­te­ni­do de los sa­la­rios; has­ta tal pun­to, que el sa­la­rio de los ga­lle­gos es el 87 % del es­pa­ñol y el ter­ce­ro más re­du­ci­do del con­jun­to de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

To­do ello apun­ta a que los ga­lle­gos, des­de el año 2009, so­mos más po­bres. Los asa­la­ria­dos que per­ci­bían me­nos de una vez el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal as­cen­dían, en el 2009, al 26,6 % del to­tal; y, en la ac­tua­li­dad, al­can­zan el 30,8 %. Ade­más, el sa­la­rio me­dio anual fue, en el 2009, de 18.217 eu­ros, por los 18.114 eu­ros del 2016. Es de­cir, ape­nas he­mos me­jo­ra­do, sino to­do lo con­tra­rio.

Pe­ro no so­lo so­mos más po­bres, por­que ga­na­mos me­nos; sino que tam­bién hay me­nos ri­cos, aun­que es­tos lo son ca­da vez más. Por ejem­plo, aque­llos que su­pe­ra­ban las cin­co ve­ces el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal re­pre­sen­ta­ban en el 2009 el 5,5 % del to­tal de los asa­la­ria­dos en Ga­li­cia, mien­tras que en el 2016 se re­du­je­ron al 4,7 %. Y los más ri­cos de to­dos, los que su­pe­ran las 10 ve­ces el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal, pa­sa­ron de con­ta­bi­li­zar el 0,6 % del to­tal de los ga­lle­gos, a su­po­ner ex­clu­si­va­men­te el 0,4 %.

To­do es­to sir­ve pa­ra des­ta­car que la sa­li­da de la cri­sis ha pre­ci­pi­ta­do en Ga­li­cia una di­ná­mi­ca muy asi­mé­tri­ca y con una de­sigual­dad ma­yor que la con­ta­bi­li­za­da en Es­pa­ña. El aná­li­sis efec­tua­do mues­tra una ma­yor di­ver­gen­cia con el mo­de­lo es­pa­ñol y en­tre no­so­tros mis­mos. La re­mu­ne­ra­ción por ho­ra tra­ba­ja­da es un 15 % in­fe­rior a la me­dia es­pa­ño­la y la re­tri­bu­ción por asa­la­ria­do, ca­si un 12 % in­fe­rior al con­jun­to es­pa­ñol. O di­cho en tér­mi­nos más co­lo­quia­les, los asa­la­ria­dos en Ga­li­cia han per­di­do po­der ad­qui­si­ti­vo a lo lar­go del pe­río­do 2008/2016, en torno a un 1 %.

Es cier­to que la eco­no­mía ga­lle­ga ha re­cu­pe­ra­do los ín­di­ces del PIB al ni­vel exis­ten­te an­tes de la re­ce­sión, pe­ro ni los em­pleos (to­da­vía un 20 % por de­ba­jo de lo que re­gis­trá­ba­mos an­tes de la cri­sis) ni los sa­la­rios (pér­di­da del 1 %) han vuel­to a ser los de an­tes. Son, pues, au­tén­ti­cos desafíos y re­tos pen­dien­tes. De ahí que se con­clu­ya que no se pue­de man­te­ner un mo­de­lo pro­duc­ti­vo cas­ti­gan­do en ex­clu­si­va a los asa­la­ria­dos con me­nos in­gre­sos y que, ade­más, ten­gan que so­por­tar los efec­tos de la re­ce­sión. Tie­ne que ha­ber otras me­di­das.

| C. COR­TÉS

Los sa­la­rios en Ga­li­cia no han lo­gra­do re­mon­tar a la era pre­cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.