CONCHI BLAN­CO, DI­REC­TO­RA DE EXPORTACIÓN DE PESCADOS RU­BÉN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Lua­ña

«Nues­tra ca­ba­lla da de co­mer a fa­mi­lias con po­co di­ne­ro que ne­ce­si­tan un al­to va­lor ener­gé­ti­co»

Cre­ció con el tra­jín de la dis­tri­bui­do­ra de pes­ca­do que sus pa­dres crea­ron en Foz, pe­ro ella so­ña­ba con apren­der idio­mas y co­no­cer cul­tu­ras. Lo­gró ha­cer­lo reali­dad y se pu­so a tra­ba­jar co­mo in­tér­pre­te y tra­duc­to­ra en Fe­rrol. Es­ta­ba a pun­to de ha­cer las ma­le­tas cuan­do a su pa­dre se le hi­zo la luz: con­quis­tar de su mano el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Y Conchi lo lo­gró. Hoy ven­den en cua­ren­ta paí­ses.

Los ini­cios fue­ron di­fí­ci­les, pe­ro en cier­to mo­do, cuan­do Conchi Blan­co (Foz, 1971) se pu­so a es­tu­diar, sus pa­dres ya ha­bían lo­gra­do una po­si­ción de li­de­raz­go en la dis­tri­bu­ción de pescados en el mer­ca­do na­cio­nal. Ella nun­ca se plan­teó que­dar­se en la em­pre­sa fa­mi­liar, pe­ro la vida da mu­chas vuel­tas y al fi­nal, de su mano, Pescados Ru­bén con­quis­tó el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

—¿Có­mo dio sus pri­me­ros pa­sos Pescados Ru­bén?

—La em­pre­sa la fun­da­ron mis pa­dres, Ru­bén Blan­co y Ce­sa­ri­na Fa­ne­go. Em­pe­za­ron a ven­der pes­ca­do en una fur­go­ne­ta. Com­pra­ban en Foz y en Bu­re­la, di­rec­ta­men­te a los pes­ca­do­res, que en­ton­ces no ha­bía lon­ja; es­ta­mos ha­blan­do del año 1965. Tu­vie­ron tres hi­jos: Ma­nuel, Ru­bén y yo, y los tres tra­ba­ja­mos en la em­pre­sa. Yo soy la res­pon­sa­ble de importación y exportación, y nos de­di­ca­mos a com­prar y ven­der pes­ca­do, aun­que nues­tro fuer­te son los pe­lá­gi­cos.

—Pe­ro creo que pa­ra na­da era esa su in­ten­ción...

—No, pa­ra na­da. La ilu­sión que te­nía yo en mi ca­be­za de pe­que­ña era po­der ha­blar con mu­cha gen­te de mu­chos paí­ses, co­no­cer nue­vas cul­tu­ras, y pa­ra eso te­nía que ha­blar sus idio­mas. To­do el mun­do me de­cía que te­nía que ha­cer Fi­lo­lo­gía, pe­ro yo no que­ría ser pro­fe­so­ra, que­ría es­tu­diar los idio­mas in si­tu. Así que me de­di­qué a via­jar y es­tu­dié ale­mán en Ale­ma­nia, fran­cés en Pa­rís y tam­bién in­glés, y mi idea fue siem­pre tra­ba­jar en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

—¿No se sin­tió so­la nun­ca?

—Es­tu­ve so­la en mu­chas oca­sio­nes de mi vida y nun­ca me sen­tí so­la. Siem­pre com­pa­gi­na­ba los es­tu­dios con cla­ses par­ti­cu­la­res y cui­dan­do ni­ños.

—¿Lo­gró su sue­ño?

—Po­dría de­cir­se que sí, por­que a los 23 años ya es­ta­ba tra­ba­jan­do en Ime­no­sa, una fi­lial de As­tano. Mi pri­mer tra­ba­jo fue cons­truir una grúa. Era la tra­duc­to­ra y la in­tér­pre­te en­tre Ime­no­sa, el ins­pec­tor ale­mán y otra em­pre­sa in­gle­sa. Tra­du­cía los ma­nua­les de la grúa de in­glés a es­pa­ñol y era la in­tér­pre­te en las reunio­nes.

—Y de pron­to, des­em­bar­ca en la em­pre­sa fa­mi­liar. ¿Qué fue lo que pa­só?

—Pescados Ru­bén so­lo ven­día

a ni­vel na­cio­nal, y mi pa­dre me pro­pu­so ini­ciar la an­da­du­ra in­ter­na­cio­nal. Es­ta­mos ha­blan­do del año 1998. Ha­bía­mos cons­trui­do una gran na­ve en Foz que nos per­mi­tía con­ge­lar en la pro­pia fá­bri­ca. Te­nía­mos el pro­duc­to y las ins­ta­la­cio­nes, fal­ta­ba co­mer­cia­li­zar­lo, no ha­bía mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de pe­lá­gi­cos. Le di­je que sí, era un re­to y me per­mi­ti­ría ha­blar idio­mas y co­no­cer otras cul­tu­ras.

—¿Su pa­dre no lo ha­ría pa­ra re­te­ner­la en ca­sa?

—Pues un po­co tam­bién, por­que es­ta­ba a pun­to de ha­cer las ma­le­tas.

—Pe­ro fue un éxi­to.

—Bueno, em­pe­cé en 1998 y has­ta el 2000 no lo te­nía cla­ro. Ha­bía mu­chos es­tu­dios so­bre el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, pe­ro no de pe­lá­gi­cos. Tu­ve que ir a mi­sio­nes co­mer­cia­les de la Cá­ma­ra y de la Xun­ta, ana­li­cé los pros y los con­tras y vi que más que los paí­ses cer­ca­nos a Es­pa­ña, el ne­go­cio es­ta­ba en los paí­ses del Es­te, por­que con­su­mían ca­ba­lla que les lle­ga­ba de No­rue­ga. Em­pe­za­mos con Po­lo­nia, Ru­ma­nía, Cen­troeu­ro­pa y los paí­ses del Es­te. Lue­go de­ci­di­mos ex­plo­rar otros con­ti­nen­tes y em­pe­za­mos con Áfri­ca, por­que los es­tu­dios de mer­ca­do nos in­di­ca­ban que pa­ra el con­ge­la­do te­nía­mos que ir allí don­de ha­bía ne­ce­si­dad de pro­duc­tos ba­ra­tos, y el pri­mer país fue Egip­to. Aho­ra ven­de­mos en cua­ren­ta paí­ses. El fres­co, en Por­tu­gal, Fran­cia, Ita­lia, Ale­ma­nia, Reino Uni­do y Di­na­mar­ca; y el con­ge­la­do, en cual­quier país de Áfri­ca, Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y Ca­na­dá. Va­mos, que na­ci­mos con una fur­go­ne­ta y he­mos con­quis­ta­do el mun­do. Las mi­sio­nes co­mer­cia­les y el ex­haus­ti­vo es­tu­dio de mer­ca­do que hi­zo Conchi le de­ja­ron cla­ro cuál era su ni­cho de mer­ca­do. —Nues­tra ca­ba­lla da de co­mer a fa­mi­lias con po­co di­ne­ro que ne­ce­si­tan un al­to va­lor ener­gé­ti­co. Es po­llo o ca­ba­lla; pro­teí­nas a fin de cuen­tas. Y to­do de­pen­de del pre­cio de la ca­ba­lla y del pre­cio del po­llo.

—¿No tie­nen com­pe­ten­cia en ese mer­ca­do?

—En Áfri­ca no tie­nen siem­pre el mis­mo po­der ad­qui­si­ti­vo, de­pen­de mu­cho de la fluc­tua­ción de la mo­ne­da y de los cam­bios de go­bierno, de ahí la obli­ga­ción de abar­car más paí­ses.

—¿Re­sul­tó di­fí­cil ne­go­ciar en paí­ses con una cul­tu­ra tan di­fe­ren­te y más sien­do mu­jer?

—Al prin­ci­pio éra­mos dos mu­je­res en el de­par­ta­men­to de exportación y co­mo no es­tán acos­tum­bra­dos a que sea una mu­jer la que te da el pre­cio fi­nal, pues te de­cían que que­rían ha­blar con el je­fe. Pe­ro es­ta­mos ha­blan­do del 2004 o así, aho­ra cam­bió mu­cho.

—Us­ted se pa­sa el día pe­ga­da al mó­vil, ¿no?

—Sí, hay un trá­fi­co de email con­ti­nuo, y por Sky­pe y What­sApp. Es al­go muy in­ter­ac­ti­vo, co­mo en la Bol­sa, es­tás com­pran­do y ven­dien­do pe­ro tie­nes que sa­ber có­mo es­tá el pre­cio de tus com­pe­ti­do­res, sa­ber el stock que tie­nes y dar el me­jor ser­vi­cio. A ve­ces pa­re­ce­mos in­ves­ti­ga­do­res pri­va­dos, es­pian­do a la com­pe­ten­cia y sa­cán­do­le in­for­ma­ción a los clien­tes, ja, ja. Tie­nes que ser au­daz y sutil pa­ra sa­ber si hay stock y de­man­da y su­bir o ba­jar los pre­cios.

—Y us­ted que se for­mó en idio­mas. ¿Có­mo se desen­vuel­ve tan fá­cil­men­te en un mer­ca­do tan com­ple­jo?

—Va­mos a las fe­rias más im­por­tan­tes del sec­tor a ni­vel mun­dial, y ade­más, yo siem­pre es­toy apren­dien­do al­go, aho­ra es­toy ha­cien­do un pro­gra­ma de di­rec­ción de Már­ke­ting In­ter­na­cio­nal en San­tia­go. A los dos años de em­pe­zar es­ta­ba des­ani­ma­da por­que es­ta­ba gas­tan­do mu­cho di­ne­ro, y mi­ra aho­ra. La per­se­ve­ran­cia y el tra­ba­jo da sus fru­tos, pe­ro hay que te­ner pa­cien­cia.

—Y aho­ra an­dan a cien, con la cam­pa­ña de la ca­ba­lla.

—La cam­pa­ña en el mar ya ter­mi­nó, pe­ro aho­ra que­da mu­cho tra­ba­jo de lo­gís­ti­ca pa­ra ex­por­tar el pro­duc­to.

| XAIME RAMALLAL

Des­de el cen­tro de ope­ra­cio­nes en Foz, Conchi Blan­co ne­go­cia a dia­rio con di­rec­ti­vos de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.