EXTERNALÍZATE Haz lo que sa­bes ha­cer, ellos te ha­cen el res­to

Una pa­re­ja de co­ru­ñe­ses ha con­ver­ti­do la má­xi­ma «za­pa­te­ro a tus za­pa­tos» en una va­lien­te «star­tup» que ex­ter­na­li­za ser­vi­cios a py­mes y au­tó­no­mos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - }Ma­ría Vi­ñas Re­dac­ción

De­le­gar, y cen­trar­se en lo im­por­tan­te. No hay ma­nual del buen em­pre­sa­rio que no se de­ten­ga en ello co­mo con­se­jo cru­cial: lidera, mo­ti­va, co­mu­ni­ca y de­ja a los de­más ha­cer. Li­be­ra tiem­po. Des­prén­de­te de (cier­tas) res­pon­sa­bi­li­da­des y de­dí­ca­te a la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de tu ne­go­cio, a tu va­lor aña­di­do, a lo que me­jor se te da. Pe­ro, ¿qué su­ce­de cuan­do no hay na­die a quien en­co­men­dar las ta­reas, cuan­do to­do el equi­po eres tú, cuan­do no te que­da otra que ha­cer, ade­más de lo que sa­bes ha­cer, to­do lo que hay que ha­cer? Sí te que­da otra. En reali­dad, te que­dan dos: am­pliar el equi­po con ex­per­tos en cada una de es­tas ta­reas es­pe­cí­fi­cas o ex­ter­na­li­zar ser­vi­cios. Y es­to es lo que ha­cen Leo­pol­do Vi­lla y su pa­re­ja, Pa­tri­cia, dos em­pren­de­do­res co­ru­ñe­ses que se en­car­gan de par­te de esa in­có­mo­da periferia pa­ra la que los au­tó­no­mos y las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas ni es­tán pre­pa­ra­das ni tie­nen el tiem­po su­fi­cien­te y la ener­gía pa­ra es­tar­lo.

Son va­lien­tes y, de mo­men­to, so­lo dos. Pe­ro es­tán bien en­gra­sa­dos: an­tes de arran­car, qui­sie­ron an­dar ya par­te del ca­mino, aci­ca­lan­do su web y sus re­des so­cia­les, cui­dan­do al de­ta­lle su po­si­cio­na­mien­to en los bus­ca­do­res de In­ter­net pa­ra, al dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da, ser, en lo su­yo, de los me­jo­res. Hoy flu­yen, op­ti­mis­tas, pres­tan­do ser­vi­cio ya a clien­tes de to­da Es­pa­ña, y de to­do ti­po de sec­to­res y con­fian­do en am­pliar pron­to su ofer­ta de ser­vi­cios.

«Externalízate es una em­pre­sa en­fo­ca­da a fa­ci­li­tar el día a día de au­tó­no­mos y py­mes», ex­pli­ca Vi­lla, que de­ta­lla que, ac­tual­men­te, ofre­cen dos ser­vi­cios fun­da­men­ta­les: el de se­cre­ta­ria vir­tual y el de com­mu­nity ma­na­ger. «Nin­guno re­quie­re es­tar en el mis­mo si­tio que el clien­te, así que lo ha­ce­mos des­de nues­tra ofi­ci­na en A Co­ru­ña; así po­de­mos dar ser­vi­cio a to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal», apun­ta. La idea na­ció al de­tec­tar que mu­chos de es­tos em­pre­sa­rios se en­car­ga­ban ellos mis­mos de es­te ti­po de ta­reas, lo que in­fluía en sus in­gre­sos y aca­ba re­per­cu­tien­do en la aten­ción que da­ban a sus clien­tes. «El plan­tea­mien­to es ofre­cer ser­vi­cios cien por cien per­so­na­li­za­dos y pro­fe­sio­na­les, adap­ta­dos a los pre­su­pues­tos de cada uno y a su car­ga de tra­ba­jo —se­ña­la—. De­ci­di­mos lla­mar­le así por­que nues­tra idea siem­pre ha si­do po­der ir ofre­cien­do más ser­vi­cios, que el au­tó­no­mo pue­da con­fiar en no­so­tros to­do aque­llo que le res­ta tiem­po efec­ti­vo de tra­ba­jo, co­mo siem­pre se ha he­cho, por ejem­plo, con la lim­pie­za».

No es ori­gi­nal, no es re­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro es tan útil que con­du­ce a la re­fle­xión: a ve­ces (mu­chas) las me­jo­res ideas es­tán en lo sen­ci­llo, en lo ya in­ven­ta­do re­plan­tea­do, reor­de­na­do. A ve­ces, no so­lo hay que in­no­var; hay que ha­cer me­jor lo que ya se es­ta­ba ha­cien­do. «Nues­tra má­xi­ma es dar un ser­vi­cio muy di­rec­to y cer­cano, co­mo si fué­se­mos uno más en las em­pre­sas a las que pres­ta­mos ser­vi­cio —co­rro­bo­ran—. Y así, lo que nues­tros clien­tes no­tan es una me­jo­ra en la aten­ción que dan, por ejem­plo, con el ser­vi­cio de se­cre­ta­ria vir­tual pue­den de­di­car más tiem­po a otras ac­ti­vi­da­des, or­ga­ni­zan y ma­xi­mi­zan su agen­da, pier­den mu­chas me­nos ci­tas...»

En cuan­to a la ges­tión de re­des so­cia­les, los co­ru­ñe­ses sa­ben lo que se ha­cen, al­go en lo que mu­chos ne­go­cios prin­ci­pian­tes an­dan co­jos. «Per­ci­ben una op­ti­mi­za­ción de su ima­gen on­li­ne, más pro­fe­sio­nal, con per­fi­les y pu­bli­ca­cio­nes más cui­da­das». Y aña­den: «Ade­más, por su­pues­to, es­tá la par­te eco­nó­mi­ca, los cos­tes son muy in­fe­rio­res a los de la con­tra­ta­ción de per­so­nal es­pe­cí­fi­co pa­ra rea­li­zar es­tas ta­reas que, al fi­nal, no son par­te de la co­lum­na ver­te­bral de la em­pre­sa. Prue­ba de es­to es que las gran­des em­pre­sas, co­mo In­di­tex, ya ex­ter­na­li­za­ban par­te de sus ser­vi­cios an­tes de que lle­ga­se el mons­truo de la cri­sis, y han de­mos­tra­do ple­na­men­te la fun­cio­na­li­dad de es­te sis­te­ma, tan­to en re­duc­ción de cos­tes co­mo en me­jo­ra de ca­li­dad del ser­vi­cio». Hoy, el au­ge se ad­vier­te en las py­mes: «Son las que aho­ra se apun­tan al ca­rro, ani­ma­das, aquí sí, por lo di­fí­cil que les re­sul­ta con­tra­tar a pro­fe­sio­na­les es­pe­cí­fi­cos pa­ra desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad que, en reali­dad, es ne­ce­sa­ria pa­ra su ne­go­cio, pe­ro que no le apor­ta ren­di­mien­to eco­nó­mi­co al­guno». La re­cien­te in­cor­po­ra­ción de un nue­vo sis­te­ma de lec­tu­ra del con­ta­dor de gas pa­ra re­gis­trar el con­su­mo a la co­mer­cia­li­za­do­ra sig­ni­fi­ca po­ner a dis­po­si­ción de los clien­tes «una he­rra­mien­ta muy útil, in­tui­ti­va y fá­cil de usar». La di­rec­to­ra de Ned­gia Ga­li­cia, Ra­quel Va­lle­jo, ex­pli­ca los pro­ce­di­mien­tos que lle­va­ron a la com­pa­ñía a tra­ba­jar en el desa­rro­llo de la apli­ca­ción YoLeoGas Mul­ti­dis­tri­bui­do­ra pa­ra que los usua­rios de es­te com­bus­ti­ble dis­pon­gan de una mo­da­li­dad de con­trol y so­bre el con­su­mo a las ya exis­ten­tes. La nue­va he­rra­mien­ta fa­ci­li­ta la lec­tu­ra del con­ta­dor a tra­vés del mó­vil o una ta­ble­ta. Una vez ins­ta­la­da en es­tos dis­po­si­ti­vos, el clien­te pue­de ha­cer una foto del con­ta­dor pa­ra su en­vío a la dis­tri­bui­do­ra, que se en­car­ga de pro­ce­sar­la de for­ma au­to­má­ti­ca.

Las ra­zo­nes por las que Ned­gia Ga­li­cia, jun­to con otras dis­tri­bui­do­ras es­pa­ño­las, am­plía sus re­la­cio­nes con los usua­rios de gas a tra­vés de es­ta pla­ta­for­ma se de­ben, ase­gu­ra Ra­quel Va­lle­jo, a que «en el 50 % de los ca­sos en Es­pa­ña, el pro­ce­so de lec­tu­ra im­pli­ca te­ner que ac­ce­der a las vi­vien­das pa­ra leer el con­ta­dor. Con es­ta he­rra­mien­ta op­ti­mi­za­mos y ha­ce­mos más fá­cil es­te pro­ce­so y apor­ta­mos a la vez una me­jo­ra en la ca­li­dad del ser­vi­cio que ofre­ce­mos co­mo dis­tri­bui­do­ra».

En el ca­so de Ga­li­cia, son ca­si 300.000 pun­tos de su­mi­nis­tro dis­tri­bui­dos en 77 mu­ni­ci­pios y al me­nos un 70 % de la po­bla­ción gallega es­tá en dis­po­si­ción de uti­li­zar es­te com­bus­ti­ble. Es por ello, ase­gu­ra la res­pon­sa­ble de Ned­gia Ga­li­cia, que «a lo lar­go del año, la com­pa­ñía pue­da al­can­zar al­re­de­dor de las 500.000 lec­tu­ras me­dian­te es­te sis­te­ma en Es­pa­ña, ya que es una for­ma mu­cho más ágil y se­gu­ra, en tan­to que se evi­ta­rán erro­res de di­gi­ta­li­za­ción o del tras­pa­so de in­for­ma­ción que pue­dan pro­du­cir­se du­ran­te el pro­ce­so y ade­más, el usua­rio po­drá te­ner en su apli­ca­ción el his­tó­ri­co de con­su­mos de su con­ta­dor».

Pa­ra Va­lle­jo, es­te nue­vo sis­te­ma for­ma par­te de la apues­ta de la dis­tri­bui­do­ra en su po­lí­ti­ca de «avan­zar en la di­gi­ta­li­za­ción de nues­tros pro­ce­sos, uno de nues­tros pi­la­res fun­da­men­ta­les de evo­lu­ción, pa­ra que tam­bién sean per­cep­ti­bles por nues­tros usua­rios ha­cién­do­les las co­sas más sen­ci­llas».

Des­de Ned­gia Ga­li­cia se in­for­ma de que cual­quier usua­rio de gas, sea cual sea la com­pa­ñía co­mer­cia­li­za­do­ra con la que ope­re, pue­de uti­li­zar la apli­ca­ción que aca­ba de po­ner a dis­po­si­ción de los usua­rios la fir­ma dis­tri­bui­do­ra. Ade­más del con­su­mo, cuen­ta con otras uti­li­da­des pa­ra el con­su­mi­dor.

De mo­men­to, pres­tan dos ser­vi­cios: el de se­cre­ta­ria vir­tual y el de «com­mu­nity ma­na­ger»

El sec­tor en el que tie­nen más clien­tes es el sa­ni­ta­rio.

| P. C.

Va­lle­jo di­ri­ge Ned­gia Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.