GA­BRIE­LA GON­ZÁ­LEZ, DI­REC­TO­RA DE CO­MU­NI­CA­CIÓN DE VEGALSA-EROS­KI

GA­BRIE­LA GON­ZÁ­LEZ MU­JE­RES CON PO­DER DI­REC­TO­RA DE CO­MU­NI­CA­CIÓN DE VEGALSA-EROS­KI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Lua­ña

Re­pre­sen­ta a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una em­pre­sa que na­ció de la mano de uno de los ma­yo­res em­pren­de­do­res de Ga­li­cia, Ven­tu­ra Gon­zá­lez, fun­da­dor de Vegalsa-Eros­ki. Su nie­ta, Ga­brie­la Gon­zá­lez, pa­só por to­dos los de­par­ta­men­tos de la fir­ma, «pe­ro lo más im­por­tan­te es el clien­te». Y a él se de­di­ca: «Ven­go en­can­ta­da to­dos los días a tra­ba­jar»

Es nie­ta de Ven­tu­ra Gon­zá­lez Prie­to, fun­da­dor de Vegalsa-Eros­ki, que en la ac­tua­li­dad cuen­ta en Ga­li­cia, As­tu­rias y Cas­ti­lla y León con 262 es­ta­ble­ci­mien­tos pro­pios o fran­qui­cia­dos, e hi­ja de Joa­quín Gon­zá­lez Igle­sias, ac­tual di­rec­tor ge­ne­ral de la fir­ma, pe­ro Ga­brie­la Gon­zá­lez (Vi­go, 1980), ni sos­pe­cha­ba de pe­que­ña que aca­ba­se sien­do la di­rec­to­ra de RSC, Co­mu­ni­ca­ción y Área de Clien­tes de la sex­ta com­pa­ñía ga­lle­ga por fac­tu­ra­ción y re­fe­ren­te en el sec­tor de la ali­men­ta­ción en su zo­na de in­fluen­cia.

—¿Se plan­tea­ba tra­ba­jar en la fir­ma fa­mi­liar cuan­do pen­sa­ba en lo que que­ría ser de ma­yor?

—No, pa­ra na­da, mi pa­dre tra­ba­ja­ba un mon­tón de ho­ras y dis­fru­tá­ba­mos po­co de su com­pa­ñía, así que yo en­ton­ces pen­sa­ba que ese si­tio no po­día ser bueno pa­ra tra­ba­jar...

—Y sin em­bar­go, su­pon­go que cre­ce­ría oyen­do las anéc­do­tas so­bre los ini­cios de su abue­lo...

—Sí, tengo mu­chos re­cuer­dos, él tam­bién tra­ba­jó mucho pe­ro le gus­ta­ba dis­fru­tar y los do­min­gos se iba de píc­nic con la abue­la y con los hi­jos, y con­ta­ba có­mo em­pe­zó, lle­van­do em­bu­ti­dos de Val­de­rrey, en As­tor­ga, a Vi­go. Los traía en tren y los re­par­tía en una fur­go­ne­ta y así co­no­ció a mi abue­la, que te­nía un pues­to en O Cal­va­rio. Allí em­pe­za­ron con el pri­mer ul­tra­ma­ri­nos, y lue­go se hi­zo con la dis­tri­bu­ción de las ga­lle­tas Cué­ta­ra, des­pués vi­nie­ron las tien­das Spar... Fue el pri­me­ro en com­prar una fur­go­ne­ta. Son mu­chas las anéc­do­tas que nos cuen­ta, que afor­tu­na­da­men­te po­de­mos se­guir dis­fru­tan­do de él.

—¿Por qué de­ci­dió es­tu­diar Hos­te­le­ría?

—Me en­can­ta­ban las bodas, ban­que­tes y bau­ti­zos, así que me ma­tri­cu­lé en el Cen­tro Su­pe­rior de Hos­te­le­ría de San­tia­go, una ca­rre­ra que me en­can­tó. Lue­go hi­ce las prác­ti­cas en Bar­ce­lo­na y tam­bién un más­ter, pe­ro la verdad es que es un mun­do muy sa­cri­fi­ca­do, cuan­do to­do el mun­do se va de va­ca­cio­nes es cuan­do más tra­ba­jo tie­nes.

—¿Y le ten­tó su pa­dre?

—Sí, en cier­to mo­do. Nos ofre­ció a mí y a mis her­ma­nas es­tu­diar el mer­ca­do de la dis­tri­bu­ción de ali­men­ta­ción en Londres y en Es­ta­dos Uni­dos. Él nos pa­ga­ba el via­je y a cam­bio no­so­tros le man­dá­ba­mos un in­for­me dia­rio. Ahí des­cu­brí to­das las po­si­bi­li­da­des que ofre­cía el sec­tor y en­ten­dí que el su­per­mer­ca­do de hoy en día no tie­ne na­da que ver con el de ha­ce vein­te años. Así que a la vuel­ta me pro­pu­so en­trar en la em­pre­sa y le di­je que sí. Fue una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te, apren­dí in­glés, via­jé mucho, co­no­cí a mu­cha gen­te y me unió más a mis her­ma­nas.

—A us­ted le gus­ta el con­tac­to con la gen­te y, por lo tan­to, con los clien­tes. ¿En­tró di­rec­ta­men­te en ese de­par­ta­men­to?

—No, te­nía cla­ro que pa­ra co­no­cer una em­pre­sa tie­nes que pa­sar por to­dos los de­par­ta­men­tos, aun­que lo más im­por­tan­te es el clien­te. Co­no­cí el ne­go­cio, a los res­pon­sa­bles de tien­das, áreas co­mo már­ke­ting y lue­go es­tu­ve cua­tro años en di­rec­ción or­ga­ni­zan­do reunio­nes con los clien­tes, pa­ra que nos die­sen su opi­nión y có­mo po­día­mos me­jo­rar. Hi­ce in­for­mes de ten­den­cias a ni­vel mun­dial, por­que se­guía uti­li­zan­do las ba­ses de da­tos que usa­ba cuan­do via­ja­ba. Y por su­pues­to, se­guí co­no­cien­do el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, por­que te­ne­mos un di­rec­tor ge­ne­ral que es in­no­va­dor y nos ha­ce via­jar a to­do el equi­po directivo. Tam­bién me for­mé en el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa en Ma­drid y, al vol­ver, crea­mos el de­par­ta­men­to de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

| Á. MAN­SO

Gon­zá­lez per­te­ne­ce a una sa­ga de re­fe­ren­cia pa­ra la em­pre­sa ga­lle­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.