La fir­ma ga­lle­ga que aban­de­ra el oca­so de la «fast fas­hion»

La vi­gue­sa La­ti­tu­de li­de­ra la re­vo­lu­ción tex­til sos­te­ni­ble En su red de ta­lle­res im­pe­ran los sa­la­rios jus­tos y el res­pe­to al me­dio am­bien­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Lau­ra G. del Va­lle

Char­lar con la CEO de una com­pa­ñía que se de­di­ca al sec­tor de la mo­da y es­cu­char fra­ses tan re­ve­la­do­ras co­mo «yo sí creo que se pue­de cam­biar el mun­do» o «re­nun­cié a mi pues­to de res­pon­sa­ble del con­trol de pro­duc­cio­nes en una mul­ti­na­cio­nal por prin­ci­pios» es, co­mo po­co, sor­pren­den­te. Eso sí, con­for­me uno em­pie­za a ahon­dar en el mo­de­lo de ne­go­cio de La­ti­tu­de, la com­pa­ñía re­fe­ren­te en in­cor­po­rar la sos­te­ni­bi­li­dad al pro­ce­so de pro­duc­ción tex­til crea­da por Ma­ría Al­ma­zán, com­pren­de que las pa­la­bras de es­ta ma­dri­le­ña afin­ca­da en Vi­go no tie­nen por qué sonar di­so­nan­tes en el dis­tin­gui­do mun­do de la cos­tu­ra.

Es­ta com­pa­ñía eco, que par­te de la pre­mi­sa de «po­ner las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las per­so­nas y el me­dio am­bien­te por de­lan­te de la ac­ti­vi­dad tex­til», co­men­zó su an­da­du­ra en el 2014 ase­so­ran­do a va­rios ta­lle­res de A Coruña en ma­te­ria de res­pon­sa­bi­li­dad «con los te­ji­dos, con las emi­sio­nes y con el con­su­mo ener­gé­ti­co», ex­pli­ca es­ta in­ge­nie­ra. Es­tos ini­cios, con­se­cuen­cia di­rec­ta de los via­jes de Al­ma­zán a Asia en el mar­co de su an­te­rior empleo, en los que vio la ca­ra más re­pro­ba­ble del fast fas­hion, cul­mi­na­ron en una «rein­dus­tria­li­za­ción» en­ten­di­da co­mo la «re­cu­pe­ra­ción de la cul­tu­ra del tex­til». Es de­cir, una apues­ta por el tra­ba­jo lo­cal, con sa­la­rios jus­tos, que tie­ne co­mo sus­ten­to el uso de ma­te­ria­les or­gá­ni­cos. Sa­ben bien de es­ta vuel­ta de tuer­ca en las sie­te fá­bri­cas sos­te­ni­bles con las que tra­ba­jan en Es­pa­ña (al­gu­nas, en Vi­go y Ou­ren­se) pe­ro tam­bién en el seno de las mar­cas in­ter­na­cio­na­les con las que co­la­bo­ran, a las que fa­ci­li­tan el ac­ce­so a más de 700 ti­pos de ma­te­ria­les or­gá­ni­cos, ve­ge­ta­les y re­ci­cla­dos.

Pa­ra in­cor­po­rar la sos­te­ni­bi­li­dad en el pro­ce­so de pro­duc­ción, en la lo­ca­li­za­ción de los ta­lle­res y has­ta en los há­bi­tos de con­su­mo que ge­ne­ra el fas­hion sys­tem, Al­ma­zán y sus so­cios tra­ba­jan du­ro. Las nu­me­ro­sas fir­mas que se ani­man a in­cluir una lí­nea sos­te­ni­ble, en al­gu­nos ca­sos pa­ra acer­car­se al tan en bo­ga tar­get ver­de y, en otros, por ra­zo­nes éti­cas, «for­man par­te de un sis­te­ma que no es­tá acos­tum­bra­do a re­gir­se por cues­tio­nes éti­cas, y siem­pre van a bus­car be­ne­fi­cios, es ra­zo­na­ble, pe­ro les en­se­ña­mos que se pue­de te­ner una lí­nea sos­te­ni­ble y ga­nar di­ne­ro. De he­cho, to­das las gran­des mar­cas la tie­nen y ahí es­tán», ex­pli­ca es­ta em­pre­sa­ria de 38 años. Y aña­de: «Lo bueno es que has­ta los más re­ti­cen­tes se mo­ti­van una vez ven el re­sul­ta­do del cam­bio».

Pre­di­car con el ejem­plo for­ma par­te de la filosofía de es­ta com­pa­ñía. Por eso La­ti­tu­de de­ci­dió en el 2016 in­cor­po­rar una fir­ma pro­pia (ho­mó­ni­ma y de ven­ta on­li­ne) a las la­bo­res de pro­vee­dor y ase­sor. «Lo que que­re­mos tras­la­dar es que una pren­da no pue­de cos­tar cin­co eu­ros, que es al­go que a las mar­cas y al con­su­mi­dor le cuesta en­ten­der. Tam­bién apos­ta­mos por la in­te­gra­ción del me­dio am­bien­te en el tra­ba­jo de pro­duc­ción y, co­mo di­go siem­pre, por la eli­mi­na­ción del cli­ché de que la mo­da sos­te­ni­ble tie­ne que pa­re­cer ét­ni­ca o no se­guir las ten­den­cias: no­so­tros, por encima de to­do, lo que ha­ce­mos es mo­da».

Y apun­ta: «Con nues­tro se­llo ge­ne­ra­mos más vo­lu­men y po­de­mos ayu­dar a los ta­lle­res que ne­ce­si­tan un em­pu­jón pa­ra afron­tar un cam­bio que, por otra par­te, no se pue­de dar de la no­che a la mañana».

Al­ma­zán de­jó un pues­to en una mul­ti­na­cio­nal por es­te pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.