El ki­lo­va­tio que aba­ra­ta el bit­coin

El país sud­ame­ri­cano se ha con­ver­ti­do en la me­ca de los mi­ne­ros de es­ta crip­to­mo­ne­da gra­cias a los ba­jos pre­cios de la ener­gía y la apues­ta del Go­bierno por es­ta tec­no­lo­gía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Héc­tor Es­te­pa

Ciu­dad del Es­te, en­cla­va­da en te­rri­to­rio pa­ra­gua­yo, jus­to en la tri­ple fron­te­ra con Ar­gen­ti­na y Bra­sil, es a las cin­co de la tar­de un ca­lu­ro­so her­vi­de­ro de per­so­nas que deam­bu­lan en­tre sus al­tos edi­fi­cios. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de la ciu­dad po­drían ele­var­se aún más, creen al­gu­nos, de­bi­do a las al me­nos 20.000 má­qui­nas de mi­ne­ría de bit­coin que ya exis­ten allí, y que con­su­men in­gen­tes can­ti­da­des de ener­gía, pro­du­cien­do mu­cho ca­lor.

Si al­go abun­da en Pa­ra­guay es elec­tri­ci­dad, y por eso son ca­da vez más quie­nes con­si­de­ran al país sud­ame­ri­cano co­mo una de las me­cas pa­ra es­ta­ble­cer las compu­tado­ras que brin­dan po­der de pro­ce­sa­mien­to a la red de bit­coin, cu­yos due­ños son re­com­pen­sa­dos con uni­da­des de di­cha divisa di­gi­tal. «Lo que no­so­tros prin­ci­pal­men­te ne­ce­si­ta­mos es elec­tri­ci­dad, y aquí su pre­cio es muy ba­jo. Em­pe­za­mos en el 2013 y el ne­go­cio con­ti­núa yen­do muy bien por­que el Go­bierno es­tá siem­pre ha­blan­do con no­so­tros pa­ra sa­ber có­mo po­de­mos tra­ba­jar jun­tos», co­men­ta a La Voz de Galicia Ro­ce­lo Ló­pez, mi­ne­ro bra­si­le­ño de bit­coin es­ta­ble­ci­do en Ciu­dad del Es­te con su fir­ma Stra­tum.

Ló­pez po­see unas 6.000 má­qui­nas con las que ha lle­ga­do a pro­du­cir 8,3 bit­coins al día, es de­cir, unos 32.700 eu­ros al cam­bio ac­tual (3.945 eu­ros por ca­da crip­to­mo­ne­da), pe­ro que lle­ga­ron a ser más de 120.000 eu­ros en di­ciem­bre del pa­sa­do año. Su mar­gen de ga­nan­cia, des­con­ta­do el cos­te ope­ra­ti­vo por el pre­cio de sus ca­rí­si­mos equi­pos y el gran con­su­mo eléc­tri­co, pue­de lle­gar a ser has­ta diez ve­ces ma­yor en Pa­ra­guay que en su país, Bra­sil.

El mo­ti­vo, ade­más de la po­lí­ti­ca de ba­jos im­pues­tos de Pa­ra­guay, es la pre­sa de Itai­pú, una in­fra­es­truc­tu­ra com­par­ti­da, a me­dias, con Bra­sil, que es­tá con­si­de­ra­da co­mo la hi­droe­léc­tri­ca más pro­duc­ti­va del mun­do. La ener­gía pro­du­ci­da por Itai­pú se di­vi­de 50-50 en­tre los dos paí­ses, pe­ro Pa­ra­guay es un Es­ta­do po­co in­dus­tria­li­za­do y que no ne­ce­si­ta tan­ta elec­tri­ci­dad, ven­dien­do su ex­ce­den­te a Bra­sil a pre­cios fa­vo­ra­bles y man­te­nien­do unas ta­ri­fas eléc­tri­cas que es­tán en­tre las más ba­jas del mun­do.

El ki­lo­va­tio ho­ra en Ciu­dad del Es­te va­le me­nos de tres cén­ti­mos de eu­ro, mien­tras que en Es­pa­ña la ta­ri­fa por de­fec­to era es­ta se­ma­na de ca­si 13 cén­ti­mos. «Pa­ra­guay es un país en vías de desa­rro­llo que en los úl­ti­mos años ha re­gis­tra­do un cre­ci­mien­to muy in­tere­san­te, prin­ci­pal­men­te de­bi­do al sec­tor pri­ma­rio. La in­dus­tria crip­to pue­de ser una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra el país de in­gre­sar de ma­ne­ra mu­cho más agre­si­va en las in­dus­trias 4.0, y em­pe­zar a ser un país pre­do­mi­nan­te en esa nue­va eco­no­mía», cree Ma­nuel Beau­droit, je­fe de la ofi­ci­na de már­ke­ting de Bi­tex, una em­pre­sa ar­gen­ti­na que pro­vee ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de bit­coin.

AL­TO PO­TEN­CIAL

Beau­droit cree en la mo­ne­da di­gi­tal a pe­sar de que su va­lor ha caí­do en los úl­ti­mos me­ses, des­de los 15.000 eu­ros que va­lía una uni­dad en di­ciem­bre del pa­sa­do año has­ta los 3.854 eu­ros ac­tua­les. So­lo en los úl­ti­mos 30 días la co­ti­za­ción del bit­coin se ha des­plo­ma­do en ca­si 2.000 eu­ros por uni­dad. «No hay que ol­vi­dar que el bit­coin, aun­que es un nue­vo ti­po de ac­ti­vo y muy vo­lá­til, su­po­ne la pri­me­ra vez que con­ta­mos con una tec­no­lo­gía que es di­ne­ro na­ti­vo de In­ter­net. Las im­pli­ca­cio­nes que pue­de su­po­ner a fu­tu­ro son enor­mes. En mi opi­nión, to­da­vía no he­mos vis­to ni el 1 % de lo que es­ta tec­no­lo­gía pue­de ge­ne­rar en la eco­no­mía», ex­po­ne.

«Des­de el pun­to de vis­ta es­pe­cu­la­ti­vo, el bit­coin y las crip­to­mo­ne­das en ge­ne­ral no se com­por­tan de la mis­ma ma­ne­ra que un ac­ti­vo tra­di­cio­nal, lo que su­po­ne que au­men­te el ries­go en los mo­men­tos que los mer­ca­dos van a la ba­ja, y vi­ce­ver­sa», acla­ra el ex­per­to. Así las co­sas, el des­cen­so en el va­lor del bit­coin preo­cu­pa a mi­ne­ros de los paí­ses don­de más se pro­du­ce la divisa, co­mo Chi­na, Ve­ne­zue­la o Ca­na­dá.

EL VA­LOR DE ITAI­PÚ. La cen­tral hi­droe­léc­tri­ca de Itai­pú es­tá de­trás del flo­re­ci­mien­to de la in­dus­tria de la crip­to­mo­ne­da en Pa­ra­guay. Es la ma­yor del mun­do y per­mi­te al Go­bierno aba­ra­tar el pre­cio del ki­lo­va­tio, to­do un re­cla­mo pa­ra los mi­ne­ros de bit­coin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.