DES­MON­TAN­DO A GLENN CLO­SE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Es una le­yen­da vi­va del ci­ne, pe­ro Holly­wood es­tá en deu­da con ella. Es­te año, Glenn Clo­se po­dría vol­ver a as­pi­rar al Os­car por su tra­ba­jo en La bue­na es­po­sa. Des­pués de seis no­mi­na­cio­nes, su es­ta­tui­lla se ha con­ver­ti­do en un asun­to de jus­ti­cia. Por IXONE DÍAZ LANDALUCE Fo­to: PLA­TÓN

Cuan­do, ha­ce unos años, El po­der de los in­tro­ver­ti­dos ca­yó en sus ma­nos, Glenn Clo­se tu­vo una re­ve­la­ción. Siem­pre ha­bía si­do tí­mi­da, pe­ro le­yen­do aquel best se­ller se dio cuen­ta de que, en reali­dad, era una in­tro­ver­ti­da de manual, que pre­fe­ría que­dar­se en ca­sa con sus ani­ma­les que arre­glar­se e ir a una fies­ta. Qui­zá por eso ape­nas pi­sa Holly­wood y, en cier­ta for­ma, nun­ca ha sen­ti­do que for­ma­ra par­te del show bu­si­ness. Tam­po­co le ha he­cho fal­ta pa­ra con­ver­tir­se en un icono. En las dis­tan­cias cor­tas, Clo­se des­pren­de una se­re­ni­dad aplas­tan­te, es edu­ca­da y cá­li­da pe­ro, efec­ti­va­men­te, tam­bién es ex­tre­ma­da­men­te tí­mi­da. Ves­ti­da con pan­ta­lo­nes, ca­mi­sa abo­to­na­da has­ta el cue­llo y za­pa­to plano, es la ima­gen de la nor­ma­li­dad y la cla­se. Ape­nas lle­va ma­qui­lla­je y lu­ce su ca­rac­te­rís­ti­ca me­le­na pla­tea­da. Des­pués de una in­fan­cia trau­má­ti­ca, en la que su pa­dre arras­tró a to­da la fa­mi­lia a se­guir los pa­sos de una sec­ta re­li­gio­sa, la uni­ver­si­dad le abrió los ojos y le des­cu­brió la in­ter­pre­ta­ción. Des­de en­ton­ces, su ca­rre­ra siem­pre se ha co­ci­na­do a fue­go len­to, pe­ro eso no le ha im­pe­di­do con­ver­tir­se en una de las ac­tri­ces más im­por­tan­tes de su ge­ne­ra­ción, gra­cias a pe­lí­cu­las co­mo Atrac­ción fa­tal y Las amis­ta­des pe­li­gro­sas. Sin em­bar­go, tam­bién os­ten­ta un mo­les­to récord: es la ac­triz vi­va con más no­mi­na­cio­nes al Os­car que no tie­ne una es­ta­tui­lla en pro­pie­dad. Pe­ro la Aca­de­mia po­dría ha­cer jus­ti­cia con ella es­te mis­mo año. En La bue­na es­po­sa (es­treno, 19 de oc­tu­bre) in­ter­pre­ta a la mu­jer de un afa­ma­do es­cri­tor que aca­ba de ga­nar el

“AL­GU­NOS PIEN­SAN QUE, CON LA EDAD, PIER­DES IN­TE­RÉS EN EL SE­XO… NO ES MI CA­SO!”

pre­mio No­bel. Su in­ter­pre­ta­ción es mag­ní­fi­ca y al­gu­nos crí­ti­cos con­si­de­ran que es la me­jor de su ca­rre­ra. A sus 71 años, Glenn Clo­se sa­be al­go de di­ná­mi­cas de pa­re­ja en­dia­bla­das.

Mu­jer­hoy. Su­pon­go que una ac­triz de su tra­yec­to­ria es muy se­lec­ti­va a la ho­ra de ele­gir un pa­pel ¿Qué le atra­jo de es­te per­so­na­je? Glenn Clo­se.

Pa­ra mí el re­to era en­ten­der a es­ta mu­jer. Te­nía mu­chas pre­gun­tas y, tra­tan­do de res­pon­der­las, me di cuen­ta de que la re­la­ción con su ma­ri­do era mu­cho más com­ple­ja de lo que pen­sa­ba… No pue­do in­ter­pre­tar a al­guien si no le en­tien­do, si no en­cuen­tro una for­ma de que­rer­le sin juz­gar­le.

En la pe­lí­cu­la, su hi­ja An­nie da vi­da a su per­so­na­je cuan­do era jo­ven. ¿Có­mo sur­gió la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar jun­tas? El di­rec­tor me con­tó que es­ta­ba te­nien­do pro­ble­mas pa­ra en­con­trar una ac­triz. No le en­ca­ja­ba na­die. Y yo pen­sa­ba: “¿De­be­ría de­cír­se­lo?”. Al fi­nal, lo sol­té: “Mi hi­ja es ac­triz…” [Ri­sas]. No te­ne­mos nin­gu­na es­ce­na jun­tas, pe­ro me en­can­tó com­par­tir la ex­pe­rien­cia con ella. Hi­zo un gran tra­ba­jo. Es­toy muy or­gu­llo­sa.

¿Y le dio mu­chos con­se­jos?

¡Oh, no! Nun­ca le doy con­se­jos. Ella ha cre­ci­do con­mi­go en es­ta in­dus­tria y aca­ba de cum­plir 30 años, así que… ¡No se me ocu­rri­ría! Si al­guien me pi­de con­se­jo, es­toy en­can­ta­da de dár­se­lo, de otro mo­do no me atre­vo. Ni si­quie­ra a mi hi­ja.

Pe­ro la in­dus­tria del ci­ne pue­de ser tam­bién muy des­pia­da­da. ¿Le hi­zo al­gu­na ad­ver­ten­cia a An­nie so­bre có­mo fun­cio­na es­te ne­go­cio? Yo siem­pre he es­ta­do ro­dea­da de gen­te ma­ra­vi­llo­sa, de la que he apren­di­do mu­cho, a la que res­pe­to y que tie­nen un gran ta­len­to y mu­chí­si­ma em­pa­tía. Que mi hi­ja cre­cie­ra ro­dea­da de esa gen­te ha si­do un re­ga­lo. Por eso to­mo co­mo un in­sul­to que la gen­te di­ga: “¿Y te pa­re­ce bien que tu hi­ja sea ac­triz?” ¡Eso es exac­ta­men­te lo que yo he he­cho con mi vi­da! ¿Por qué no que­rría que mi hi­ja lo ex­pe­ri­men­ta­ra?

Pues tie­ne to­da la ra­zón. Su­pon­go que me re­fe­ría al la­do os­cu­ro de la fa­ma, la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca, la fal­ta de privacidad… No­so­tros nun­ca he­mos te­ni­do ese es­ti­lo de vi­da… Yo me to­mo mi pro­fe­sión muy en se­rio. Pa­ra mí es un ar­te, un ofi­cio, al­go en lo que me­jo­ras ca­da día…

La pe­lí­cu­la arran­ca con una es­ce­na de se­xo en­tre un ma­tri­mo­nio ma­du­ro. ¿Por qué cree que, en nues­tra so­cie­dad, si­gue sien­do un ta­bú el se­xo en la ter­ce­ra edad? Su­pon­go que no for­ma par­te de nues­tra cul­tu­ra pen­sar que la gen­te ma­yor si­gue te­nien­do vi­da se­xual. Si los hi­jos nun­ca quie­ren sa­ber que sus pa­dres tie­nen se­xo, ¡peor con los abue­los! [Ri­sas]

¿Hay que ha­cer pe­da­go­gía tam­bién so­bre es­te ti­po de co­sas?

Cla­ro. Por eso me en­can­ta esa es­ce­na. Te­ner el pe­lo blan­co no quie­re de­cir que no dis­fru­tes del se­xo. Su­pon­go que hay gen­te que pien­sa que con la edad pier­des el in­te­rés, pe­ro des­de lue­go… ¡ese no es mi ca­so! [Ri­sas]

In­ter­pre­ta a una mu­jer que siem­pre ha vi­vi­do a la som­bra de su ma­ri­do. Ese tam­po­co ha si­do nun­ca su ca­so, más bien al con­tra­rio…

Sí, pe­ro he pen­sa­do mu­cho en mis abue­las y en mi ma­dre, que ni si­quie­ra fue al ins­ti­tu­to, pe­se a que era una mu­jer ex­tre­ma­da­men­te in­te­li­gen­te. Al fi­nal de su vi­da, cuan­do te­nía 90 años, me di­jo: “Sien­to que no he lo­gra­do na­da”. Y sé a lo que se re­fe­ría. Era una lec­to­ra vo­raz, po­dría ha­ber ido a la uni­ver­si­dad, po­dría ha­ber si­do una gran ar­tis­ta, pe­ro na­die ali­men­tó sus pa­sio­nes y ella nun­ca re­cla­mó sus de­re­chos. Su po­ten­cial fue des­per­di­cia­do y eso me en­tris­te­ce mu­chí­si­mo.

¿Y qué pa­sa cuan­do es la mu­jer la que tie­ne más éxi­to que el hom­bre? ¿Crea eso ten­sión en una pa­re­ja?

No di­go que sea una si­tua­ción im­po­si­ble de ges­tio­nar. De­pen­de mu­cho de la per­so­na­li­dad de ca­da hom­bre, cla­ro. Pe­ro, en ge­ne­ral, ellos en­cuen­tran esas si­tua­cio­nes muy di­fí­ci­les de di­ge­rir.

¿Có­mo ve la si­tua­ción del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta?

Creo y es­pe­ro que nun­ca vol­va­mos don­de es­tá­ba­mos an­tes. Es­ta nue­va ge­ne­ra­ción no lo va a per­mi­tir. Al mis­mo tiem­po, creo que las mu­je­res nun­ca lo va­mos a te­ner fá­cil. Siem­pre se­rá un equi­li­brio pro­ble­má­ti­co. Pe­ro ten­go mu­cha es­pe­ran­za. Sien­to que es­ta­mos asis­tien­do a una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción y que, a par­tir de ahí, va­mos a evo­lu­cio­nar ha­cia so­cie­da­des más jus­tas e igua­li­ta­rias. Eso sí, que­da mu­cho por ha­cer.

¿El #Me­too ha lo­gra­do cam­biar al­go en la in­dus­tria del ci­ne? Creo que sí, co­noz­co a mu­cha gen­te en Holly­wood que se es­tá de­di­can­do a que esa re­vo­lu­ción sea real. Ya hay pro­duc­to­ras y crea­do­res, co­mo Ryan Murphy, que han ins­tau­ra­do una nue­va for­ma de ha­cer las co­sas. Por ejem­plo, es­ta­ble­cien­do que al me­nos el 50 % de los pro­yec­tos ten­gan a una mu­jer al fren­te.

Es us­ted un icono en es­ta pro­fe­sión. ¿Vie­ne eso con una car­ga de pre­sión adi­cio­nal? ¡No voy por ahí pen­san­do que soy un icono! Pa­ra em­pe­zar, no vi­vo en Holly­wood. No ten­go un gran sé­qui­to ni guar­daes­pal­das. Mi úni­co sé­qui­to es mi pe­rro. Esa ma­ne­ra de pen­sar no for­ma par­te de quien soy. Mis preo­cu­pa­cio­nes son otras.

Holly­wood es­tá en deu­da con us­ted: seis no­mi­na­cio­nes al Os­car y nin­gu­na es­ta­tui­lla. Es­te pa­pel hue­le a no­mi­na­ción. ¿Sue­ña con el Os­car o ya ha de­ja­do de desear­lo? No, lo cier­to es que ga­nar un Os­car sig­ni­fi­ca­ría mu­chí­si­mo pa­ra mí. Siem­pre es ma­ra­vi­llo­so que tus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión te no­mi­nen y me en­can­ta­ría su­mar­me a la fies­ta, ga­ne o no. Pe­ro he es­ta­do no­mi­na­da seis ve­ces y… ¡aquí si­go!

“MI HER­MA­NA ES BI­PO­LAR Y MI SO­BRINO SU­FRE ES­QUI­ZO­FRE­NIA. LA EN­FER­ME­DAD MEN­TAL ES PA­RA MÍ AL­GO PER­SO­NAL”.

Ade­más, ga­nar un Os­car se ha con­ver­ti­do en un tra­ba­jo en sí mis­mo. Hay que ha­cer cam­pa­ña du­ran­te me­ses, en­tre­vis­tas, pro­mo­ción… An­tes no era así. So­lo se juz­ga­ba tu tra­ba­jo. En reali­dad, fue Har­vey Weins­tein el que in­ven­tó las cam­pa­ñas de los Os­car… No sé si eso con­ti­nua­rá sin él.

Al­gu­nas ac­tri­ces de su ge­ne­ra­ción se han que­ja­do de que los úni­cos pa­pe­les in­tere­san­tes los aca­pa­ra­ban us­ted y Meryl Streep. ¿Hay más opor­tu­ni­da­des aho­ra pa­ra las ac­tri­ces ma­du­ras? Yo ha­ce mu­cho que de­jé de es­pe­rar a que so­na­ra el te­lé­fono. En los años 90, em­pe­cé a pro­du­cir las pe­lí­cu­las que que­ría pro­ta­go­ni­zar y si­go ha­cién­do­lo. Pe­ro sí, creo que aho­ra hay más opor­tu­ni­da­des, gra­cias a las pla­ta­for­mas on li­ne, los ca­na­les de pa­go y a que son las pro­pias mu­je­res las que es­tán crean­do más per­so­na­jes fe­me­ni­nos.

Siem­pre ha si­do una per­so­na so­cial y po­lí­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­da. ¿Lo sien­te co­mo una res­pon­sa­bi­li­dad? Es un asun­to de­li­ca­do… Hay quien pien­sa que la gen­te les va a ha­cer ca­so so­lo por ser fa­mo­so y no es así. Ha­blar pú­bli­ca­men­te de cues­tio­nes po­lí­ti­cas me da res­pe­to por­que no quie­ro hi­po­te­car mi voz co­mo ar­tis­ta. Mi for­ma de lu­char con­tra lo que es­tá pa­san­do en mi país en los úl­ti­mos tiem­pos es es­cri­bir o lla­mar a los se­na­do­res y con­gre­sis­tas.

Tam­bién es­tá ha­cien­do una gran la­bor por ter­mi­nar con el es­tig­ma que ro­dea a las en­fer­me­da­des men­ta­les. ¿Por qué es im­por­tan­te es­ta cau­sa pa­ra us­ted? En mi fa­mi­lia hay mu­chas per­so­nas que las su­fren: mi her­ma­na pa­de­ce tras­torno bi­po­lar y mi so­brino, es­qui­zo­fre­nia. Es al­go muy per­so­nal pa­ra mí. Tie­nes que te­ner una co­ne­xión real con la cau­sa que de­fien­des.

¿Qué es lo que más feliz le ha­ce en es­te mo­men­to de su vi­da?

¡Es­tar en ca­sa! Y te­ner un buen li­bro y tiem­po pa­ra leer­lo. Me ha­ce feliz que mis her­ma­nos vi­van a 15 mi­nu­tos de mí. Es­tar cer­ca de mi fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te pa­ra mí.

¿Y los ro­da­jes? ¿To­da­vía le ha­ce feliz ser ac­triz?

¡Oh, dios mío, sí! No sa­bría ha­cer otra co­sa.

Clo­se jun­to a su hi­ja An­nie Starke. En La bue­na es­po­sa am­bas in­ter­pre­tan el mis­mo pa­pel en dos épo­cas dis­tin­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.