Su­per­ali­men­tos, ¿mo­da o reali­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Nutrición - TEX­TO: MA­NUEL BLAN­CO FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

CUI­DAR LA DIE­TA se ha con­ver­ti­do en uno de los há­bi­tos de nues­tro tiem­po. Al ca­lor de es­ta cre­cien­te de­man­da han des­em­bar­ca­do en los mer­ca­dos pro­duc­tos cu­yo re­cla­mo se ins­pi­ra en sus po­de­ro­sas pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les: qui­noa, acaí, ca­mu-ca­mu, ka­le, es­pi­ru­li­na... La lis­ta no pa­ra de cre­cer. Ra­ro es el mes que no apa­re­ce uno nue­vo.

La de Co­re­bo de Éli­de es una de esas his­to­rias del de­por­te ro­dea­das por una ne­bu­lo­sa. Es­tá con­fir­ma­do que ga­nó la prue­ba de ve­lo­ci­dad de los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos de la An­ti­gua Gre­cia, allá por el 776 a. C. Y que era un humilde pa­na­de­ro de Éli­de que, co­mo aque­llos pri­me­ros atle­tas, cui­da­ba de su ali­men­ta­ción de for­ma es­cru­pu­lo­sa. Que­so y fru­tas com­po­nían la ba­se de su die­ta. To­do cam­bió dé­ca­das más tar­de, des­pués de que un fa­mo­so co­rre­dor que bá­si­ca­men­te con­su­mía car­ne se im­pu­sie­se en va­rias prue­bas, lo que lle­vó a la ma­yo­ría de sus coe­tá­neos a se­guir lo que hoy se co­no­ce co­mo die­ta At­kins. El ca­so es que, co­mo en tan­tas y tan­tas dis­ci­pli­nas, los an­ti­guos grie­gos fue­ron los pri­me­ros en ex­pe­ri­men­tar con la nu­tri­ción pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to fí­si­co, pa­ra crear en de­fi­ni­ti­va una die­ta más sa­lu­da­ble. Ca­si 3.000 años des­pués, la bús­que­da con­ti­núa. Mu­cho más in­ten­sa y, so­bre to­do, más so­fis­ti­ca­da. El­do­ra­do de nues­tra era son los su­per­ali­men­tos, pro­duc­tos cu-

yas pro­pie­da­des su­po­nen un sal­to cua­li­ta­ti­vo y que han des­em­bar­ca­do en los mer­ca­dos al ca­lor de la glo­ba­li­za­ción.

La de­fi­ni­ción de su­per­ali­men­to es un tan­to di­fu­sa. Bá­si­ca­men­te, los nu­tri­cio­nis­tas in­clu­yen en es­te gru­po aque­llos pro­duc­tos que pre­sen­tan un ma­yor por­cen­ta­je de nu­trien­tes, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que otros en las mis­mas can­ti­da­des. Sir­va co­mo ejem­plo el ca­mu-ca­mu, un pe­que­ño fru­to ro­ji­zo pro­ce­den­te de un ár­bol na­ti­vo de la Ama­zo­nia pe­rua­na. Su con­cen­tra­ción de vi­ta­mi­na C es la más po­de­ro­sa que se co­no­ce. Cien gra­mos de na­ran­ja (ins­ta­la­da en el ima­gi­na­rio po­pu­lar co­mo gran fuen­te de es­te com­pues­to) apor­ta 50 mi­li­gra­mos de es­ta vi­ta­mi­na, mien­tras que ape­nas cin­co gra­mos de ca­mu-ca­mu per­mi­ti­rían a una per­so­na in­ge­ri­da 600 mi­li­gra­mos de áci­do as­cór­bi­co.

La lis­ta de su­per­ali­men­tos es tan ex­ten­sa co­mo am­plia la li­te­ra­tu­ra que los acom­pa­ña: acaí y man­gos­ta­nes pa­ra com­ba­tir el cán­cer y las en­fer­me­da­des car­día­cas por sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes; raíz de ma­ca pa­ra re­vi­ta­li­zar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co da­do su ele­va­do con­te­ni­do en ami­noá­ci­dos; qui­noa pa­ra el de­sa­rro­llo ce­re­bral y con­tro­lar el co­les­te­rol; chlo­re­lla co­mo gran fuen­te de pro­teí­na ve­ge­tal... Los an­ti­guos grie­gos uti­li­za­ban in­clu­so a dia­rio pro­duc­tos que en­tra­rían hoy den­tro de es­ta ca­te­go­ría, co­mo la sal­via, la al­má­ci­ga o el aza­frán.

Es ra­ro el mes en el que no sal­ta a la luz pú­bli­ca un nue­vo su­per­ali­men­to, abra­za­do por des­con­ta­do por un dis­cur­so tru­fa­do de bon­da­des nu­tri­cio­na­les. En oca­sio­nes bas­ta que una cele

brity pu­bli­que una en­tra­da en las re­des so­cia­les pa­ra que se desate la de­man­da. Be­yon­cé y los pla­tos con ka­le (col ri­za­da), Ro­sie Hun­ting­ton Whi­te­ley y la es­pi­ru­li­na o la rei­na Letizia y sus zu­mos con ma­ca son ape­nas unos ejem­plos. Es por ello que al­re­de­dor de es­te in­ci­pien­te uni­ver­so ha sur­gi­do una du­da: ¿Son reales los su­per­ali­men­tos o no son más que la mo­da de un mo­men­to?

Un po­co de postureo

La nu­tri­cio­nis­ta pon­te­ve­dre­sa Ma­ría Lo­ren­zo es de las que pien­sa que al­re­de­dor de es­tos pro­duc­tos se ha cons­trui­do un dis­cur­so un tan­to ar­ti­fi­cial. Y no tan­to por­que nie­gue que, efec­ti­va­men­te, ofre­cen unos atri­bu­tos va­lio­sos, co­mo por el he­cho de que en ab­so­lu­to son ex­clu­si­vos de es­tos ali­men­tos. «Es­tá cla­ro —ar­gu­men­ta— que tie­nen mu­chos be­ne­fi­cios, pe­ro por ejem­plo el bró­co­li po­see gran­des pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y, sin em­bar­go, no es­tá tan de mo­da co­mo el ka­le».

Lo­ren­zo vi­sua­li­za ese fu­ror que en oca­sio­nes se desata en­tre los con­su­mi­do­res cuan­do un fa­mo­so con­fie­sa en sus re­des so­cia­les su in­cli­na­ción por uno de es­tos su­per­ali­men­tos, y por eso re­co­no­ce que ope­ran ca­si co­mo mo­das. Uti­li­za en reali­dad otro tér­mino: «La co­sa pa­re­ce que va por ci­clos. Pa­só con las ba­yas de go­ji; ha­ce años se ha­bla­ba mu­chí­si­mo de ellas y ahora pa­re­ce que ya no es­tán tan de mo­da».

Sea co­mo fue­re, lo que re­sul­ta in­cues­tio­na­ble es que exis­te una de­man­da cre­cien­te de es­ta cla­se de pro­duc­tos. Una de­man­da que se in­car­di­na en una in- quie­tud co­lec­ti­va ca­da vez más ex­ten­sa por cui­dar la ali­men­ta­ción y se­guir una die­ta sa­lu­da­ble. Lo con­fir­ma Al­ber­to González Váz­quez, el res­pon­sa­ble del su­per­mer­ca­do de El Cor­te In­glés de Ra­món y Ca­jal, en A Co­ru­ña. Allí han crea­do un es­pa­cio de ven­ta, bau­ti­za­do co­mo La Bios­fe­ra, en el que se co­mer­cia­li­zan to­dos es­tos pro­duc­tos. Y mu­chos más, en reali­dad. Has­ta 3.000 re­fe­ren­cias de fru­te­ría, hue­vos, con­ser­vas, pes­ca­dos y car­nes... To­dos pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, to­dos di­ri­gi­dos a ese nue­vo per­fil de con­su­mi­dor.

Más in­for­ma­do

«La Bios­fe­ra —con­fie­sa González Váz­quez— na­ce por­que el con­su­mi­dor nos lo de­man­da. An­tes te­nía­mos es­tas re­fe­ren­cias re­par­ti­das en dis­tin­tas zo­nas del sú­per, pe­ro he­mos de­ci­di­do con­cen­trar­las y fa­ci­li­tar la bús­que­da del clien­te por­que las ven­tas de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos cre­cen año tras año». El res­pon­sa­ble de es­te sin­gu­lar es­pa­cio co­mer­cial re­co­no­ce que el per­fil de clien­te que acu­de a com­prar a dia­rio ma­ne­ja mu­cha in­for­ma­ción, «so­bre to­do si quie­re ad­qui­rir al­go es­pe­cí­fi­co vie­ne con la lec­ción apren­di­da». Es por ello que ha­ce tiem­po que ini­cia­ron un pro­gra­ma ac­ti­vo de for­ma­ción pa­ra me­jo­rar la ca­pa­ci­ta­ción de sus pro­fe­sio­na­les y ofre­cer un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do que pue­da sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de un clien­te más exi­gen­te.

Un clien­te que, en pa­la­bras de la nu­tri­cio­nis­ta pon­te­ve­dre­sa, ha va­ria­do li­ge­ra­men­te su per­fil, al­go que constata a dia­rio des­de ha­ce un tiem­po en su con­sul­ta en la ca­pi­tal del Lé­rez. «Ca­da vez más re­ci­bo a per­so­nas que quie­ren co­mer bien, que quie­ren cui­dar de su ali­men­ta­ción y ad­qui­rir bue­nos há­bi­tos. Ya no solo a aque­llos que quie­ren per­der pe­so, que eran los más ha­bi­tua­les», ar­gu­men­ta.

Lo­ren­zo no es rea­cia a in­cluir su­per­ali­men­tos en las die­tas que sus­cri­be, de he­cho, lo ha­ce con fre­cuen­cia con pro­duc­tos co­mo la qui­noa, el ka­le o las se­mi­llas de chía, pe­ro de la mis­ma for­ma que acon­se­ja tam­bién lle­var una die­ta sa­lu­da­ble con los conocidos co­mo pro­duc­tos reales, aque­llos que se pue­den ad­qui­rir a dia­rio con re­la­ti­va fa­ci­li­dad y cu­yas pro­pie­da­des re­sul­tan be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud. «No re­co­mien­do ali­men­tos que solo se pue­den com­prar, por ejem­plo, un miér­co­les y en un de­ter­mi­na­do mer­ca­do. Creo que los su­per­ali­men­tos que es­tán fun­cio­nan­do son aque­llos que se pue­den ad­qui­rir con fa­ci­li­dad». En lo que sí es con­clu­yen­te es en que es­tos pro­duc­tos no sir­ven de gran co­sa si no se acom­pa­ña de un cam­bio de há­bi­tos real y sos­te­ni­do. «De na­da sir­ve co­mer qui­noa o Ka­le si des­pués te to­mas el ca­fé y los chu­rros. Es una con­tra­dic­ción», con­clu­ye.

De na­da sir­ve co­mer qui­noa o ka­le, si des­pués te to­mas el ca­fé y los chu­rros. Es un po­co una con­tra­dic­ción»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.