Por­tu­gal: un pa­raí­so de aguas que cu­ran

POR­TU­GAL es­con­de rin­co­nes de gran be­lle­za pa­ra re­la­jar­se y dis­fru­tar del des­can­so. Las Ter­mas de Vi­mio­so ofre­cen to­do el po­der cu­ra­ti­vo de las aguas de Te­rron­ha, ubi­ca­das en el mar­gen del río An­guei­ra. Un pa­raí­so pa­ra la sa­lud.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: BLAN­CA HER­MI­DA

Las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas de las aguas de Te­rron­ha son un secreto a vo­ces que ha si­do trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Du­ran­te dé­ca­das, per­so­nas de to­das las edades han acu­di­do a dis­fru­tar de los be­ne­fi­cios de es­tas aguas sul­fu­ro­sas uti­li­za­das pa­ra el ali­vio de di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des, en es­pe­cial los tras­tor­nos der­ma­to­ló­gi­cos. A lo lar­go de los úl­ti­mos años los es­tu­dios mé­di­cos han ava­la­do tam­bién su uti­li­dad pa­ra el tra­ta­mien­to de dis­tin­tas afec­cio­nes del sistema res­pi­ra­to­rio, así co­mo reu­ma­tis­mos y do­len­cias muscu­loes­que­lé­ti­cas. Las nue­vas tec­no­lo­gías y el apo­yo de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos han con­ver­ti­do es­te lu­gar en el des­tino ideal pa­ra dis­fru­tar del ocio y al­can­zar el bie­nes­tar, ga­nar ca­li­dad de vi­da y me­jo­rar la sa­lud.

El agua mi­ne­ral na­tu­ral de Te­rron­ha-Vi­mio­so se ca­rac­te­ri­za por ser un agua bi­car­bo­na­ta­da, só­di­ca (de ten­den­cia clo­ra­da), sul­fu­ro­sa, fluo­ra­da y al­ca­li­na, con una es­truc­tu­ra tí­pi­ca de agua sul­fu­ro­sa. Se tra­ta de un agua hi­po­ter­mal.

Las Ter­mas de Vi­mio­so ofre­cen tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra las do­len­cias os­teoar­ti­cu­la­res, en­tre los que se in­clu­yen el cho­rro es­co­cés, el va­por en ma­nos y pies, el va­por en la co­lum­na, el ma­sa­je vichy, la ba­ñe­ra de hi­dro­ma­sa­je, la du­cha cir­cu­lar, el ma­ni­lu­vio y pe­di­lu­vio y el bert­ho­laix, que con­sis­te en una pul­ve­ri­za­ción de va­por ter­mal, trans­mi­ti­do por una co­rrien­te de ai­re ca­lien­te di­ri­gi- da a los hom­bros, las ca­de­ras y la co­lum­na ver­te­bral, con pro­ba­dos be­ne­fi­cios pa­ra es­te ti­po de do­lo­res.

Tra­ta­mien­to res­pi­ra­to­rio

Las aguas cu­ra­ti­vas de Te­rron­ha tie­nen tam­bién apli­ca­cio­nes pa­ra el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio. En­tre es­tas des­ta­ca la ne­bu­li­za­ción ca­lien­te, que con­sis­te en «in­ha­lar por la na­riz y/o bo­ca un agua que es­tá frag­men­ta­da en par­tí­cu­las de 8 a 10 mi- cras, que di­lu­ye las se­cre­cio­nes y lim­pia la su­per­fi­cie de la mu­co­sa de las vías res­pi­ra­to­rias». Ade­más, pa­ra la ri­ni­tis dis­po­nen tam­bién de un tra­ta­mien­to de irri­ga­ción na­sal, y una du­cha na­sal muy útil pa­ra los ca­sos de si­nu­si­tis. El ae­ro­sol ter­mal es una te­ra­pia ade­cua­da pa­ra re­du­cir el bron­coes­pas­mo, dis­mi­nuir el ede­ma en la mu­co­sa y flui­di­fi­car las se­cre­cio­nes bron­quia­les. «En es­te ca­so el agua es ins­pi­ra­da por ai­re com­pri­mi­do y frag­men­ta­do en par­tí­cu­las ho­mo­gé­neas de un diá­me­tro de 2 a 6 mi­cras», ex­pli­can los ex­per­tos.

Las in­di­ca­cio­nes te­ra­péu­ti­cas de las aguas de las Ter­mas de Vi­mio­so fue­ron re­co­no­ci­das por la Dirección Ge­ne­ral de la Sa­lud el 27 de ju­lio del 2015, y la épo­ca es­ta­ble­ci­da pa­ra los tra­ta­mien­tos de cu­ra ter­mal va del 1 de ma­yo al 30 de no­viem­bre. Los tra­ta­mien­tos de bie­nes­tar del bal­nea­rio se rea­li­zan du­ran­te to­do el año, aun­que el bal­nea­rio so­lo es­tá abier­to de lu­nes a vier­nes. El spa abre tam­bién los sá­ba­dos por la ma­ña­na.

Uno de los gran­des atrac­ti­vos de las ins­ta­la­cio­nes de las Ter­mas de Vi­mio­so es la pis­ci­na ter­mal, que es­tá «ani­ma­da

con un sistema de hi­dro­ma­sa­je se­cuen­cial, cas­ca­da, cue­llo de cis­ne, géi­ser y natación con­tra­co­rrien­te. Es el lu­gar ideal pa­ra re­la­jar­se, rea­li­zar tra­ta­mien­tos per­so­na­li­za­dos o asis­tir a cla­ses de gim­na­sia acuá­ti­ca en gru­po.

Tu­ris­mo en tie­rras al­tas

La zo­na nor­te de Por­tu­gal, Trás-os-Mon­tes, ca­si en la fron­te­ra con Es­pa­ña, es el lu­gar ideal pa­ra de­jar a un la­do el es­trés de la ciu­dad e ini­ciar una aven­tu­ra en una zo­na lle­na de be­lle­za na­tu­ral, sa­bo­res, re­cuer­dos y tra­di­cio­nes. El tu­ris­mo en es­ta zo­na in­vi­ta a des­cu­brir un pai­sa­je pla­ga­do de me­se­tas y mon­ta­ñas im­pre­sio­nan­tes, ade­más de pue­blos, al­deas his­tó­ri­cas que con­ser­van to­do su en­can- to y la hos­pi­ta­li­dad de sus gen­tes, jun­to con pe­que­ños pa­raí­sos de aguas ter­ma­les don­de li­be­rar­se del es­trés y re­po­ner la sa­lud de­te­rio­ra­da. Trás-os-Mon­tes, ubi­ca­da en el nor­te de Por­tu­gal, es un área fa­mo­sa por su gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal y sus fies­tas, ade­más de por su acei­te de oli­va, de gran ca­li­dad. De es­ta zo­na es tam­bién tí­pi­ca la

al­hei­ra, un em­bu­ti­do que se ela­bo­ra con mi­ga de pan y un pi­ca­di­llo de va­rias car­nes y se ali­ña con ajo. Aquí la na­tu­ra­le­za sal­va­je se alía con el po­der cu­ra­ti­vo del agua pa­ra ofre­cer una ex­pe­rien­cia úni­ca e inol­vi­da­ble.

FO­TOS: HU­GO AL­MEI­DA

Tra­di­ción en ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas. Las Ter­mas de Vi­mio­so ofre­cen tra­ta­mien­tos con aguas me­di­ci­na­les tra­di­cio­na­les en unas ins­ta­la­cio­nes do­ta­das de las téc­ni­cas más mo­der­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.