Ar­te. Un ins­ti­tu­to en Har­vard ate­so­ra los más inima­gi­na­bles y desea­dos pig­men­tos de la his­to­ria de la pin­tu­ra. En­tre con no­so­tros.

UN PIG­MEN­TO MA­RRÓN HE­CHO CON POL­VO DE MO­MIA, UNO AZUL MÁS CA­RO QUE EL ORO, EL NE­GRO MÁS NE­GRO DEL MUN­DO... LOS CO­LO­RES MÁS RA­ROS Y DESEA­DOS POR LOS GRAN­DES MAES­TROS ES­TÁN EN UN INS­TI­TU­TO DE HAR­VARD. LE DESVELAMOS EL GRAN SE­CRE­TO DE LA PIN­TU­RA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR: XIFAN YANG / FO­TO­GRA­FÍA: TONY LUONG

Se la pre­ci­sa­ba «pa­ra pro­du­cir pin­tu­ras», des­ti­na­das a los fres­cos de West­mins­ter Hall o de al­gún otro es­pa­cio igual­men­te se­lec­to. Ma­rrón de mo­mia. Sue­na a ma­qui­lla­je ba­ra­to de Ha­llo­ween. En reali­dad, los res­tos mo­li­dos de los so­be­ra­nos egip­cios fue­ron una mer­can­cía muy co­di­cia­da du­ran­te si­glos. Los ar­tis­tas apre­cia­ban es­te pig­men­to por­que era es­pe­cial­men­te ade­cua­do pa­ra crear som­bras. Los mé­di­cos, por su par­te, creían que es­tos pol­vos eran un re­me­dio mi­la­gro­so. En su épo­ca, allá por el si­glo XVI, la de­man­da en Eu­ro­pa de mo­mias se­ca­das al sol era tan gran­de que mu­chos co­mer­cian­tes po­nían en cir­cu­la­ción falsificaciones he­chas con res­tos de es­cla­vos y cri­mi­na­les em­bal­sa­ma­dos. Los pin­to­res dis­cu­tían so­bre cuál era la par­te de una mo­mia que pro­du­cía un ma­rrón más in­ten­so. A co­mien­zos del si­glo XX, cuan­do el Daily Mail pu­bli­có aquel anun­cio, las exis­ten­cias de pol­vo de mo­mia eran ya muy es­ca­sas. En 1964, Ro­ber­son & Co. –un tra­di­cio­nal fa­bri­can­te lon­di­nen­se de pin­tu­ras– anun­ció que ha­bían ter­mi­na­do con su úl­ti­ma mo­mia: «Pue­de que to­da­vía nos que­de por ahí al­gu­na pier­na suel­ta, pe­ro no bas­ta pa­ra ha­cer pig­men­tos».

EL GUAR­DIÁN DE LOS CO­LO­RES.

Dos de los úl­ti­mos tu­bos de ma­rrón de mo­mia de Ro­ber­son & Co. se en­cuen­tran hoy en una vitrina en el cuar­to pi­so de un mu­seo per­te­ne­cien­te a la uni­ver­si­dad nor­te­ame­ri­ca­na de Har­vard. Las mues­tras de­no­mi­na­das Straus 17 y 17a –ma­rrón de mo­mia, de tono cas­ta­ño– se ali­nean en­tre la Straus 1341 –som­bra tos­ta­da, un pig­men­to ma­rrón ne­gruz­co ela­bo­ra­do con li­mo­ni­ta– y Straus 3545 –raíz de ru­bia ro­ja tri­tu­ra­da, un ma­rrón ro­ji­zo que los ro­ma­nos em­plea­ban pa­ra te­ñir las la­nas azu­la­das y lo­grar el púr­pu­ra–. En bal­das de 20 me­tros de lar­go se reúnen los más ra­ros y va­lio­sos pig­men­tos de la his­to­ria del ar­te. Jun­tos for­man un ar­coí­ris de más de 2500 bo­tes, la­tas y tu­bos. «Fí­jen­se, por fa­vor, en el aglu­ti­nan­te –di­ce Na­ra­yan Khan­de­kar–. Sé que a la ma­yo­ría de la gen­te no le in­tere­san los aglu­ti­nan­tes tan­to co­mo los pig­men­tos en sí –afir­ma

El 30 de ju­lio de 1904 apa­re­ció en el dia­rio bri­tá­ni­co 'Daily Mail' un anun­cio bas­tan­te par­ti­cu­lar. Se bus­ca­ba "mo­mia egip­cia", a ser po­si­ble "a un pre­cio ra­zo­na­ble". CON LOS CO­LO­RES, LOS HU­MA­NOS IN­TEN­TAN APRO­PIAR­SE DE LA BE­LLE­ZA DE LA NA­TU­RA­LE­ZA. HA­CE 30.000 AÑOS YA RE­CO­RRÍAN CIEN­TOS DE KI­LÓ­ME­TROS PA­RA CO­MER­CIAR CON PIN­TU­RAS

con ai­re so­lem­ne–, pe­ro creo mi obli­ga­ción lla­mar­les la aten­ción so­bre su re­le­van­cia». Na­ra­yan Khan­de­kar di­ri­ge el Cen­tro Straus de Con­ser­va­ción y Es­tu­dios Téc­ni­cos del Mu­seo de Ar­te de Har­vard, el ma­yor del mun­do en su ti­po. Khan­de­kar es el guar­dián de los co­lo­res, un hom­bre que se ha im­pues­to la ta­rea de in­ves­ti­gar la his­to­ria y vi­da de los pig­men­tos.

CUES­TIÓN DE IN­GE­NIO.

Po­cos ca­pí­tu­los hay en la his­to­ria del ar­te tan cu­rio­sos co­mo es­te. La his­to­ria de los co­lo­res es la del in­ten­to hu­mano de apro­piar­se de la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za. Nues­tro ojo pue­de dis­tin­guir 2,4 mi­llo­nes de ma­ti­ces a lo lar­go del es­pec­tro vi­si­ble de la luz. Los Ho­mo sa­piens de la Edad de Pie­dra arran­ca­ban a la tie­rra to­nos ama­ri­llen­tos y ro­ji­zos pa­ra pin­tar las pa­re­des de sus cue­vas y ob­te­nían el ne­gro de las ce­ni­zas de sus ho­gue­ras. «Los pig­men­tos siem­pre han te­ni­do un sig­ni­fi­ca­do cul­tu­ral, eran tan im­por­tan­tes co­mo las es­pe­cias. Ha­ce 30.000 años, los hu­ma­nos ya re­co­rrían cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra co­mer­ciar con pin­tu­ras», di­ce Khan­de­kar. Pa­ra la ela­bo­ra­ción de los pig­men­tos, ha­cía fal­ta mu­cho in­ge­nio. Los in­dí­ge­nas pe­rua­nos des­cu­brie­ron cien­tos de años an­tes de Cris­to que con 50.000 co­chi­ni­llas –unos di­mi­nu­tos in­sec­tos pe­lu­dos– se po­día ob­te­ner me­dio ki­lo de áci­do car­mí­ni­co. Es­ta sus­tan­cia es de un ro­jo bri­llan­te y es­tá con­si­de­ra­da uno de los tin­tes más po­ten­tes del mun­do. Tras el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca se con­vir­tió en el prin­ci­pal bo­tín, jun­to con el oro y la pla­ta. So­lo en 1587 par­tie­ron del puer­to de Li­ma rum­bo a Es­pa­ña 72 to­ne­la­das de car­mín, can­ti­dad que equi­va­lía a 7000 mi­llo­nes de co­chi­ni­llas. Des­de Sevilla y Cá­diz, el pig­men­to se­guía ca­mino ha­cia los ta­lle­res de pin­tu­ras de los Paí­ses Ba­jos y el Va­ti­cano, don­de los car­de­na­les lu­cían su ves­ti­men­ta en­car­na­da. Ame­ri­ca­nos y fran­ce­ses es­ta­ban tan mo­les­tos por el mo­no­po­lio es­pa­ñol de la co­chi­ni­lla que lle­va­ron a ca­bo nu­me­ro­sos in­ten­tos de ha­cer­se con los car­ga­men­tos. En la ac­tua­li­dad, la co­chi­ni­lla se usa co­mo co­lo­ran­te ali­men­ta­rio en las sal­chi­chas y los M&M. Tras las pro­tes­tas de los ani­ma­lis­tas, Star­bucks –la ca­de­na de ca­fe­te­rías– re­nun­ció en 2012 a usar es­te ro­jo pa­ra dar co­lor a sus frap­puc­ci­nos de fre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.