O Fu­ci­ño do Por­co, las nue­vas Ca­te­drais

Cien­tos de per­so­nas vi­si­tan el mi­ra­dor natural de O Vi­ce­do, tan es­pec­ta­cu­lar co­mo pe­li­gro­so en su úl­ti­mo tra­mo

La Voz de Galicia (Deza) - - Galicia - LUCÍA REY

Apro­ve­chan­do que ayer, Día das Le­tras Ga­le­gas, era fes­ti­vo en la co­mu­ni­dad, cien­tos de per­so­nas pro­ce­den­tes de A Co­ru­ña, Pon­te­ve­dra, Me­li­de, Lu­go, Fe­rrol o San­tia­go de Com­pos­te­la cir­cu­la­ron co­mo hor­mi­gui­tas por los em­pi­na­dos y ser­pen­tean­tes sen­de­ros de los acan­ti­la­dos de O Fu­ci­ño do Por­co, un mi­ra­dor natural de O Vi­ce­do que va ca­mino de con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te tu­rís­ti­co de la ta­lla de la pla­ya de As Ca­te­drais, si­tua­da en Ri­ba­deo, a es­ca­sos 80 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, o del ban­co de Loi­ba, «el más bo­ni­to del mun­do», em­pla­za­do en Or­ti­guei­ra, a al­go más de 10 ki­ló­me­tros.

«É un si­tio pre­cio­so, im­pre­sio­nan­te. Vi­ñe­mos atraí­dos po­la pu­bli­ci­da­de que lle fan, po­lo que sae nas fotos, e a ver­da­de é que non de­cep­cio­na», des­ta­can Celeste Ca­sal y José Ig­na­cio Mon­te­ro mien­tras se fo­to­gra­fia­ban en el tra­mo intermedio de la sen­da con el Can­tá­bri­co de fon­do ba­tien­do con to­da su fuerza en las ro­cas y en la pla­ya de Pe­rei­ra. «¿Adón­de vas, Vicente? Adon­de va la gen­te. De aquí ire­mos pa­ra el ban­co de Loi­ba», ma­ni­fes­ta­ba él, natural de Bil­bao, que com­pa­ró es­te pa­ra­je con el de San Juan de Gaz­te­lu­gat­xe.

Has­ta ha­ce un par de años, a O Fu­ci­ño do Por­co, tam­bién co­no­ci­do co­mo pun­ta So­cas­tro, so­lo acu­día de ma­ne­ra ha­bi­tual el per­so­nal en­car­ga­do del man­te­ni­mien­to de la ba­li­za ma­rí­ti­ma que se si­túa en el ex­tre­mo del sa­lien­te natural. Pe­ro to­do cam­bió cuan­do se cons­tru­yó una pa­sa­re­la de ma­de­ra so­bre los acan­ti­la­dos pa­ra me­jo­rar el ac­ce­so, una in­ter­nau­ta pu­bli­có unas imá­ge-

nes en las re­des so­cia­les, La Voz de Ga­li­cia se hi­zo eco de la in­for­ma­ción, O Fu­ci­ño do Por­co se hi­zo vi­ral y... co­men­zó el alu­vión de vi­si­tan­tes.

«No­so­tros so­mos de mon­ta­ña, de la pro­vin­cia de Co­rrien­tes, en Ar­gen­ti­na, y allá pa­ra ver un paisaje así te­ne­mos que ha­cer mil qui­nien­tos ki­ló­me­tros», co­men­ta­ron Ser­gio y Mar­ce­lo, dos ar­gen­ti­nos afin­ca­dos en A Co­ru-

ña des­de ha­ce tiem­po. «Ga­li­cia es una tie­rra par­ti­cu­lar, que te en­gan­cha. Di­cen que las mei­gas no exis­ten, pe­ro siem­pre van con uno», se­ña­ló unos me­tros más ade­lan­te Te­re­sa García, pon­te­ve­dre­sa de 75 años en ple­na for­ma. «A es­te fo­ci­ño de por­co só lle fal­ta un­ha ca­chei­ra», bro­mea­ron Ma­len, Juan, Oli­va y María, re­cién lle­ga­dos des­de Me­li­de.

To­do es atra­yen­te

Las vis­tas so­bre el mar, el so­ni­do de los pá­ja­ros, los to­xos en flor, el in­ten­so olor a sa­li­tre que car­ga de ener­gía y de sa­lud las vías res­pi­ra­to­rias, el azul del cielo, las ro­cas y las pie­dras... to­do es atra­yen­te en el en­cla­ve, que en su úl­ti­mo tre­cho, el que con­du­ce a la

ba­li­za ma­rí­ti­ma, es ca­si tan es­pec­ta­cu­lar co­mo pe­li­gro­so, pues­to que no hay va­lla ni pa­sa­ma­nos.

Aun­que más preo­cu­pan­te que la fal­ta de se­gu­ri­dad es, co­mo re­co­no­cían ayer al­gu­nos vi­si­tan­tes, la im­pru­den­cia de quie­nes ape­nas tie­nen en cuen­ta los ries­gos que exis­ten de por sí en un en­cla­ve natural co­mo es­te: que se aden­tra en el mar y don­de el vien­to so­pla con ím­pe­tu mu­chas ve­ces. Ac­ti­tu­des te­me­ra­rias que lle­van, por ejem­plo, a aban­do­nar el ca­mino y las es­ca­le­ras pa­ra fo­to­gra­fiar­se al bor­de del acan­ti­la­do. Pe­ro tam­bién a en­ca­ra­mar­se a los enor­mes blo­ques de ce­men­to que hay al fi­nal pa­ra ha­cer­se sel­fis. En oca­sio­nes, in­clu­so con niños.

«¿Adón­de vas, Vicente? Adon­de va la gen­te. De aquí ire­mos pa­ra el ban­co de Loi­ba»

PEPA LOSADA

Los sen­de­ros de ma­de­ra que ro­dean O Fu­ci­ño re­ci­ben cien­tos de vi­si­tan­tes ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.