Igle­sias y Mon­te­ro se ven obli­ga­dos a dar ex­pli­ca­cio­nes

Ar­gu­men­tan que el in­mue­ble, va­lo­ra­do en más de 600.000 eu­ros, es pa­ra vi­vir y no pa­ra es­pe­cu­lar

La Voz de Galicia (Deza) - - España - A. A. EFE

Pa­ga­rán 800 eu­ros ca­da uno de hi­po­te­ca du­ran­te 30 años. Así has­ta lle­gar amor­ti­zar los 540.000 eu­ros del cré­di­to que han pe­di­do a la Ca­ja de In­ge­nie­ros pa­ra pa­gar un cha­lé en la lo­ca­li­dad de Ga­la­pa­gar, en la sie­rra ma­dri­le­ña. Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro, que has­ta aho­ra vi­vían en un pi­so de al­qui­ler en el ex­tra­rra­dio de la ca­pi­tal, se in­ten­ta­ron de­fen­der de las crí­ti­cas por com­prar­se un ca­sa de 260 me­tros cua­dra­dos y 2.000 me­tros cua­dra­dos de te­rreno va­lo­ra­da en 600.000 eu­ros a la vez que tra­ta­ron de ex­pli­car­se an­te su mi­li­tan­cia, a la que pue­de cos­tar en­ten­der la cos­to­sa ad­qui­si­ción de las dos prin­ci­pa­les fi­gu­ras de Po­de­mos.

Uno de los flan­cos dé­bi­les de las acla­ra­cio­nes es­tá en un tuit de Pablo Igle­sias del 2012, dos años an­tes del na­ci­mien­to de Po­de­mos. «¿En­tre­ga­rías la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del país a quién se gas­ta 600.000 eu­ros en un áti­co de lu­jo?», es­cri­bió el lí­der po­de­mis­ta en re­fe­ren­cia al en­ton­ces mi­nis­tro Luis de Guin­dos. La di­fe­ren­cia en­tre una ope­ra­ción y otra, se in­sis­tió des­de el par­ti­do mo­ra­do, es­tá en que el an­te­rior ti­tu­lar del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ha­bía he­cho la com­pra pa­ra es­pe­cu­lar e Igle­sias y Mon­te­ro la han rea­li­za­do pa­ra que los me­lli­zos que es­pe­ran crez­can «en el me­jor am­bien­te po­si­ble».

Los dos dipu­tados fir­ma­ron un co­mu­ni­ca­do en el que ex­pli­can su de­ci­sión. «Am­bos pa­ga­re­mos en 30 años, al­go más de la mi­tad de esa can­ti­dad ca­da uno. Y lo pa­ga­re­mos pa­ra com­prar una ca­sa en la que vi­vir, no con la que es­pe­cu­lar. Y en to­do ca­so siem­pre he­mos afir­ma­do que a los mi­nis­tros y a cual­quier car­go pú­bli­co hay que cri­ti­car­les por sus po­lí­ti­cas o even­tual­men­te por su co­rrup­ción, no por gas­tar­se su di­ne­ro en lo que quie­ran mien­tras lo ha­gan de for­ma hon­ra­da», afir­ma­ron. «La reali­dad —con­ti­nua­ron— es que nues­tros suel­dos, que son pú­bli­cos y que son de­ci­di­dos por la asam­blea ciu­da­da­na de Po­de­mos, nos han per­mi­ti­do em­pren­der es­te pro­yec­to».

Igle­sias y Mon­te­ro ganan co­mo dipu­tados un suel­do equi­va­len­te a tres sa­la­rios mí­ni­mos, lo que su­po­ne unos 2.100 eu­ros. El res­to de la re­tri­bu­ción que re­ci­ben por su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca lo do­nan, se­gún es­ta­ble­cen los es­ta­tu­tos de Po­de­mos.

Igle­sias, ade­más, tie­ne in­gre­sos por los de­re­chos de au­tor de los li­bros que ha pu­bli­ca­do y por pre­sen­tar los pro­gra­mas de te­le­vi­sión Otra Vuel­ta de Tuer­ka y Fort Apa­che. En su de­cla­ra­ción de bie­nes en el Con­gre­so acre­di­ta de­pó­si­tos ban­ca­rios por va­lor de 125.437 eu­ros. Mon­te­ro, tras la reunión de la Jun­ta de Por­ta­vo­ces del Con­gre­so, abun­dó en las acla­ra­cio­nes: «He­mos da­do to­das las ex­pli­ca­cio­nes de cuá­les son nues­tros sa­la­rios y có­mo pa­ga­re­mos nues­tra ca­sa», ade­más de­fen­dió su de­re­cho a em­pren­der un pro­yec­to fa­mi­liar. Ire­ne Mon­te­ro de­fen­dió ayer en el Con­gre­so su de­re­cho a em­pren­der un pro­yec­to fa­mi­liar con Pablo Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.