La del­ga­da lí­nea ro­ja de Ana Pon­tón

El BNG re­cu­pe­ra el per­fil so­be­ra­nis­ta y la cohe­sión in­ter­na pa­ra ce­rrar­le los hue­cos a En Ma­rea

La Voz de Galicia (Deza) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

En el de­ba­te so­bre el es­ta­do de la au­to­no­mía que tuvo lu­gar es­ta se­ma­na, Fei­joo hi­zo una re­ve­la­ción. Di­jo sen­tir un apre­cio per­so­nal por Ana Pon­tón, la lí­der del BNG, aun­que la con­fe­sión du­ró un ins­tan­te y des­pués se mos­tró in­mi­se­ri­cor­de con la ta­ri­fa eléc­tri­ca ga­lle­ga, el cu­po pro­pio u otras re­so­lu­cio­nes con se­llo na­cio­na­lis­ta. El pre­si­den­te de la Xun­ta tuvo un fair play pa­re­ci­do con Fran­cis­co Jor­que­ra, de quien en­sal­zó va­rias ve­ces su in­te­li­gen­cia, sin sa­ber que se­ría aho­ra el car­tel del Blo­que pa­ra la al­cal­día de A Co­ru­ña. El PP cam­pa en las an­tí­po­das del BNG, y vi­ce­ver­sa. Son de pla­ne­tas dis­tin­tos, pe­ro aun así son ca­pa­ces de con­fron­tar res­pe­tan­do las re­glas y sin rom­per nun­ca la ba­ra­ja.

Qui­zás es­to ayu­de a en­ten­der me­jor la en­cues­ta de la la­voz­de­ga­li­cia.es, en la que 9.000 eli­gie­ron al ga­na­dor del de­ba­te au­to­nó­mi­co. El 43 % de los par­ti­ci­pan­tes vo­ta­ron por Fei­joo, pe­ro lo sor­pren­den­te es que Pon­tón, por­ta­voz del gru­po mi­no­ri­ta­rio de la Cá­ma­ra, le pi­só los ta­lo­nes con un 41 %, a mu­cha dis­tan­cia del res­to de la opo­si­ción.

Cla­ro que la en­cues­ta no tie­ne va­lor cien­tí­fi­co y, ade­más, tan­to en el PP co­mo en BNG to­ca­ron el sil­ba­to pa­ra ins­tar a sus pa­rro­quia­nos a vo­tar. Aun­que lo cier­to es que Pon­tón es la úni­ca re­pre­sen­tan­te de la iz­quier­da que se si­tuó an­te Fei­joo com­bi­nan­do la crí­ti­ca du­ra con la pro­pues­ta al­ter­na­ti­va y, so­bre to­do, sien­do la ver­da­de­ra co­ro­nel de una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca que, a la pos­tre, es la úni­ca cohe­sio­na­da. Y es­to es un plus, por­que es una ca­rac­te­rís­ti­ca de la que ca­re­ce Luís Vi­lla­res, muy cues­tio­na­do den­tro de En Ma­rea, o Fer­nán­dez Lei­cea­ga, que ca­da vez se mues­tra más in­có­mo­do en un pues­to in­te­ri­no del que Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro es­tá lla­ma­do a des­pla­zar­lo.

Mien­tras en el PS­deG hay zan­ca­di­llas pa­ra cam­biar cro­mos en la di­rec­ción del gru­po y los de En Ma­rea des­au­to­ri­za­ron a Vi­lla­res pa­ra blin­dar en el es­ca­ño a la dipu­tada an­ti­ca­pi­ta­lis­ta Pau­la Quin­tei­ro, la co­ro­nel del BNG se es­for­zó en aglu­ti­nar a un equi­po de seis per­so­nas en­tre los que hay des­de miem­bros de la UPG, del Mo­ve­men­to Ga­le­go ao So­cia­lis­mo, a in­de­pen­dien­tes y el in­cla­si­fi­ca­ble can­tau­tor Mi­ni, mi­tad dipu­tado y mi­tad bar­do.

Es­te es­fuer­zo de cohe­sión se pro­du­ce en pa­ra­le­lo al gi­ro del BNG ha­cia sus prin­ci­pios fun­da­cio­na­les, ope­ra­ción que no es­tá exen­ta de ries­go. El de­ba­te de la au­to­no­mía del 2012, el año de las es­ci­sio­nes de Amio y del por­ta­voz de Bei­ras, fue el úl­ti­mo de la apues­ta au­to­no­mis­ta del Blo­que. La re­so­lu­cio­nes en las que pe­dían tras­pa­sos de com­pe­ten­cias y re­for­mar el Es­ta­tu­to fue­ron su­pli­das en los de­ba­tes de la au­to­no­mía por otras pa­ra reivin­di­car el de­re­cho a de­ci­dir o la au­to­de­ter­mi­na­ción. El BNG tam­bién pa­só de es­tre­char la mano del rey cuan­do es­ta­ba en las Cor­tes a rom­per su fo­to en O Hó­rreo o que­mar­la en pi­ra pú­bli­ca.

Hay una del­ga­da lí­nea ro­ja en la que se mue­ve Pon­tón pa­ra pro­te­ger­se de la opa lan­za­da por En Ma­rea a su elec­to­ra­do. En la au­to­de­ter­mi­na­ción ga­lle­ga no hay ape­nas vo­tos, pe­ro in­ten­ta evi­tar que otros aga­rren la ban­de­ra. Es una del­ga­da lí­nea ro­ja co­mo aque­lla pa­ten­ta­da por los high­lan­ders es­co­ce­ses en Cri­mea pa­ra do­ble­gar a un ejer­ci­to ru­so cin­co ve­ces ma­yor. A los bri­tá­ni­cos les fue bien. Y al Blo­que es di­fí­cil que le va­ya peor que has­ta aho­ra.

ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.