Los olo­res de las fac­to­rías, la gran mo­les­tia in­vi­si­ble

La Voz de Galicia (Deza) - - Economía -

Hay otro fac­tor in­vi­si­ble en la con­ta­mi­na­ción que su­fren los ve­ci­nos: los ma­los olo­res. «Non é tan­to un te­ma de saú­de, por­que nun si­tio po­de chei­rar moi­to por com­po­ñen­tes que non son tó­xi­cos ou no­ci­vos. O exem­plo clá­si­co é Pon­te­ve­dra», re­cuer­da Ve­llón. En­ce anun­ció en el 2015 su com­pro­mi­so a po­ner fin a los olo­res en un pla­zo de dos años. La pas­te­ra, que en­tre sus con­ta­mi­nan­tes in­clu­ye CO2, óxi­dos de ni­tró­geno, cad­mio o mer­cu­rio, res­pon­de que dis­po­ne de «los más ri­gu­ro­sos me­ca­nis­mos de aná­li­sis y vi­gi­lan­cia de sus emi­sio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar un mí­ni­mo im­pac­to so­bre los eco­sis­te­mas».

«A fá­bri­ca de ce­lu­lo­sa tra­ba­lla ca­da vez máis pa­ra li­mi­tar as emi­sións de olo­res e a in­fluen­cia na po­boa­ción», aña­de el ex­per­to. En­ce des­ta­ca que la Co­mi­sión Eu­ro­pea con­ce­dió la dis­tin­ción oro a la ins­ta­la­ción «en re­co­no­ci­mien­to a su me­jo­ra am­bien­tal en los úl­ti­mos 15 años». En fe­bre­ro de es­te año, la plan­ta co­mu­ni­có que lo­gró re­du­cir en un 25 % sus emi­sio­nes olo­ro­sas.

El im­pac­to por zo­nas

La con­ta­mi­na­ción des­de fuen­tes fi­jas en el res­to de ciu­da­des ga­lle­gas son in­fe­rio­res a las re­gis­tra­das en A Co­ru­ña, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de Lu­go y Ou­ren­se. En es­te úl­ti­mo no hay nin­gu­na ins­ta­la­ción, sien­do la más pró­xi­ma la de Fin­sa (an­ti­gua Orem­ber) en el po­lí­gono de San Ci­brao. En Lu­go se en­cuen­tran las na­ves de Pu­le­va Food y la ma­de­re­ra Ta­bli­cia. A unos 30 ki­ló­me­tros, en Rá­ba­de, hay otra plan­ta de Fin­sa.

En el ca­so de Fe­rrol y su en­torno, fi­gu­ran cua­tro ins­ta­la­cio­nes re­par­ti­das por la ciu­dad, Na­rón y Mu­gar­dos. En es­te úl­ti­mo con­ce­llo se en­cuen­tra Fo­res­tal del Atlán­ti­co, fa­bri­can­te de co­las y re­si­nas y dis­tri­bui­dor de quí­mi­cos. Es la que más ga­ses emite, prin­ci­pal­men­te, dió­xi­do de car­bono.

La ca­li­dad del ai­re per­ma­ne­ce en ni­ve­les co­rrec­tos en Fe­rrol, se­gún la es­ta­ción de Fe­rrol Ve­llo. En los úl­ti­mos cien días, más del 85 % de las ve­ces re­co­gió unos va­lo­res «acep­ta­bles» o «bue­nos», los dos me­jo­res in­di­ca­do­res en la es­ca­la de la agen­cia eu­ro­pea.

Los prin­ci­pa­les con­ta­mi­nan­tes ex­pul­sa­dos por la fá­bri­ca de PSA en Vigo son los com­pues­tos or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les dis­tin­tos del me­tano, que son fun­da­men­tal­men­te hi­dro­car­bu­ros. Es­tas sus­tan­cias son fá­cil­men­te va­po­ri­za­bles a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y, por lo ge­ne­ral, in­co­lo­ros e inodo­ros. La es­ta­ción de Are­nal, en la ave­ni­da de Cas­te­lao, mues­tra una ca­li­dad del ai­re «bue­na» o «su­fi­cien­te» en más del 70 % de las oca­sio­nes du­ran­te los úl­ti­mos cien días. El ai­re so­lo fue «po­bre» en el 3 %, se­gún el in­di­ca­dor de la agen­cia eu­ro­pea.

Xo­sé Vei­ras par­ti­ci­pa en la ela­bo­ra­ción de los in­for­mes anua­les de ca­li­dad del ai­re de Eco­lo­gis­tas en Ac­ción. Una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes es que los ga­lle­gos res­pi­ran un ai­re lim­pio pa­ra la nor­ma­ti­va eu­ro­pea. No pa­ra la OMS: «O ai­re é le­gal­men­te lim­po, pe­ro non real­men­te. É un ai­re no­ci­vo pa­ra a saú­de por su­pe­rar os lí­mi­tes de con­cen­tra­ción dal­gúns con­ta­mi­nan­tes se­gun­do a OMS», advierte Vei­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.