El cam­bio de di­bu­jo es­tá de mo­da

El Cel­ta es, tras el Gi­ro­na, el equi­po que más sis­te­mas ha em­plea­do en la li­ga

La Voz de Galicia (Deza) - - Deportes - LO­RE­NA GAR­CÍA CAL­VO

El fút­bol en­cor­se­ta­do ha muer­to. El ba­lom­pié mo­derno ha echa­do tie­rra so­bre los sis­te­mas in­mu­ta­bles y ha de­ja­do pa­so a en­tre­na­do­res y ves­tua­rios ma­lea­bles que bus­can al­ter­na­ti­vas una y otra vez pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to pro­pio y con­tra­rres­tar el ajeno. Eso es lo que ha es­ta­do ha­cien­do, con un éxi­to dis­cu­ti­ble, An­to­nio Moha­med des­de que lle­gó al Cel­ta. Ha mo­vi­do una y otra vez el es­que­ma de su equi­po en una bús­que­da de iden­ti­dad que to­da­vía no ha con­clui­do. Lo que a prio­ri pue­de pa­re­cer una fal­ta de brú­ju­la, re­pa­san­do los de­más equi­pos de la li­ga, se des­ta­pa co­mo una cons­tan­te.

De los vein­te equi­pos que com­po­nen la Pri­me­ra Di­vi­sión es­pa­ño­la so­lo uno, el Va­len­cia, se de­can­ta por un sis­te­ma de jue­go in­mu­ta­ble tras ocho jor­na­das. Mar­ce­lino, so­bre el que pe­sa el di­cho de que no ha­ce bue­nos se­gun­dos años en los clu­bes, es fiel al 4-4-2 que im­plan­tó en la pri­me­ra jor­na­da y ni los ri­va­les ni las ba­jas mo­di­fi­can su pi­za­rra.

Esa ac­ti­tud es ra­di­cal­men­te opues­ta a la reali­dad que vi­ven ves­tua­rios co­mo el del Cel­ta o el Gi­ro­na, que es­tán en las an­tí­po­das de los ché. Moha­med ya ha pues­to en prác­ti­ca cin­co plan­tea­mien­tos di­fe­ren­tes en ocho con­tien­das, con di­fe­ren­tes no­men­cla­tu­ras se­gún quién los in­ter­pre­ta. Así, pa­ra el por­tal es­ta­dís­ti­co WhoS­co­red, los cél­ti­cos han apos­ta­do en dos oca­sio­nes por ju­gar con tres cen­tra­les, cua­tro me­dio­cam­pis­tas, dos hom­bres con un per­fil ata­can­te y un pun­ta. El 3-4-3, en el que As­pas, Ma­xi Gó­mez y Pio­ne Sis­to ac­tua­rían más ali­nea­dos, fue el ele­gi­do en otras dos con­tien­das, mien­tras que en otro par de en­cuen­tros el mo­de­lo ele­gi­do es­tu­vo com­pues­to por cua­tro de­fen­sas, cua­tro cen­tro­cam­pis­tas, in­clui­do Sis­to, y dos pun­tas, que se co­rres­pon­de­rían a los dos de­lan­te­ros go­lea­do­res del equi­po.

El 5-3-2-1 y el 4-2-3-1 los pu­so en prác­ti­ca el equi­po de Moha­med en una oca­sión ca­da uno, si bien no de­jan de im­pli­car ma­ti­ces res­pec­to a mo­de­los an­te­rio­res. El pa­pel que desem­pe­ña Hu­go Ma­llo, la ubi­ca­ción de Sis­to, o la for­ma en la que se co­lo­can Lo­bot­ka, Beltrán y Yo­kus­lu, ya sea más en lí­nea o más es­ca­lo­na­dos, son al­gu­nos de los as­pec­tos que ha­cen va­riar la pro­pues­ta.

El ré­cord, el Gi­ro­na

Dis­po­ner cin­co sis­te­mas en ocho par­ti­dos pue­de pa­re­cer un ex­ce­so, pe­ro el ca­so del Cel­ta no es úni­co. La Real So­cie­dad tam­bién ha re­cu­rri­do a otras tan­tas pro­pues­tas, si bien la pal­ma se la lle­va el Gi­ro­na de Eu­se­bio Sa­cris­tán. El ex­pre­pa­ra­dor ce­les­te ha for­ma­do a sus ju­ga­do­res de seis for­mas di­fe­ren­tes, y so­lo ha re­pe­ti­do dos mo­de­los. En dos opor­tu­ni­da­des la co­lo­ca­ción de su equi­po res­pon­dió a un 3-4-3, y en otras tan­tas a un 4-3-3.

Las pi­za­rras de los en­tre­na­do­res de la li­ga son ca­da vez más fle­xi­bles, aun­que hay equi­pos que man­tie­nen una iden­ti­dad más arrai­ga­da. Es el ca­so del Bar­ce­lo­na, en el que Val­ver­de ha si­do fiel en sie­te oca­sio­nes al 4-3-3, so­lo ma­ti­za­do en una opor­tu­ni­dad pa­ra ali­near a su equi­po en un 4-4-2. Y lo mis­mo su­ce­de con el Ma­drid de Lo­pe­te­gui, que úni­ca­men­te cam­bió su tra­di­cio­nal 4-3-3 en un par­ti­do pa­ra pro­bar con un 4-2-3-1. El Es­pan­yol tam­bién se mue­ve esen­cial­men­te en un 4-3-3 que en una con­tien­da de­jó pa­so a un 4-1-4-1, mien­tras que Si­meo­ne ha re­pe­ti­do en sie­te opor­tu­ni­da­des el 4-4-2 al que ha sa­ca­do lus­tre, de­jan­do pa­so a un 4-1-4-1 en un cho­que.

El mo­de­lo del Ala­vés

El Ala­vés es el pró­xi­mo ri­val del Cel­ta, y has­ta la fe­cha Abe­lar­do no ha mo­di­fi­ca­do en ex­ce­so su di­bu­jo. El equi­po vas­co tie­ne co­mo prin­ci­pal re­fe­ren­cia un 4-4-2 (Pacheco en por­te­ría, de­fen­sa con Agui­rre­ga­bi­ría, La­guar­dia, Na­va­rro y Duar­te; cen­tro del cam­po con Ibai Gó­mez, Bra­sa­nac, Wa­ka­so y Jony; y pun­ta con Ca­lle­ri y So­brino), que an­te el Real Ma­drid se con­vir­tió en un 4-3-3, y fren­te al Bar­ce­lo­na mu­tó en un 4-5-1.

So­lo el Va­len­cia de Mar­ce­lino se ha man­te­ni­do fiel a un 4-4-2 des­de que arran­có la li­ga

M.MORALEJO

En el es­que­ma de Moha­med Fran Beltrán he ejer­ci­do siem­pre co­mo pi­vo­te, mien­tras As­pas ha mo­di­fi­ca­do li­ge­ra­men­te su rol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.