Una ges­to­ra fría y prag­má­ti­ca

AN­NE­GRET KRAMP-KA­RREN­BAUER NUE­VA LÍ­DER DE LA CDU

La Voz de Galicia (Deza) - - Internacional - P. B. BER­LÍN / CO­RRES­PON­SAL

An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, AKK por sus ini­cia­les, na­ció en Völ­kin­gen, ciudad si­tua­da en el oes­te de Ale­ma­nia, ha­ce 56 años. Miem­bro de una gran fa­mi­lia ca­tó­li­ca, se des­cri­be co­mo una ni­ña muy es­tu­dio­sa, que ado­ra­ba leer y nun­ca se atre­vió a es­ca­par de cla­ses. Mien­tras rea­li­za­ba la ca­rre­ra de Po­lí­ti­cas y De­re­cho (en­tre 1984 y 1988) fue je­fa de las ju­ven­tu­des cris­tia­no­de­mó­cra­tas en su Sa­rre na­tal. La ma­yor par­te de su ca­rre­ra se ha desa­rro­lla­do en ese di­mi­nu­to es­ta­do fe­de­ra­do fron­te­ri­zo con Fran­cia, don­de pri­me­ro fue ase­so­ra del gru­po par­la­men­ta­rio de la CDU, lue­go ti­tu­lar de In­te­rior, po­co des­pués de Edu­ca­ción, y fi­nal­men­te pri­me­ra mi­nis­tra de Go­bierno des­de el 2011 y has­ta fe­bre­ro de es­te año. Fue en­ton­ces cuan­do de­jó el car­go para acu­dir al lla­ma­do de Mer­kel y con­ver­tir­se en se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la for­ma­ción con el 99 % del apo­yo de sus co­rre­li­gio­na­rios.

Se ca­rac­te­ri­za por su ges­tión efi­cien­te y prag­má­ti­ca, ade­más de por su es­ti­lo so­brio. AKK es ca­tó­li­ca prac­ti­can­te y es­tá ca­sa­da con el in­ge­nie­ro de mi­nas Hel­mut Ka­rren­bauer, que de­jó su em­pleo para ocu­par­se de los tres hi­jos que tie­nen en co­mún. Una de sus prio­ri­da­des se­rá man­te­ner las que con­si­de­ra las tres raí­ces de la CDU, la con­ser­va­do­ra, la so­cial­cris­tia­na y la li­be­ral, sin aban­do­nar el cen­tro.

Des­ha­cer­se de su apo­do

«La gen­te me ta­cha de co­pia, pe­ro pue­do de­cir que es­toy aquí por mí mis­ma». Con es­tas pa­la­bras, AKK in­ten­ta­ba ayer des­mar­car­se de la can­ci­ller, a sa­bien­das de que mu­chos la de­no­mi­nan «mi­ni Mer­kel». Un apo­do con el que di­ce no sen­tir­se iden­ti­fi­ca­da, pe­se a que su vic­to­ria se de­be en bue­na me­di­da a que fue la ele­gi­da por la man­da­ta­ria para se­guir per­pe­tran­do su le­ga­do. Sin em­bar­go, esa ba­za a su fa­vor tam­bién su­po­ne su pun­to dé­bil en­tre aque­llos que apues­tan por una rup­tu­ra to­tal.

Por ello, la nue­va lí­der de la CDU quie­re prohi­bir la do­ble na­cio­na­li­dad e in­ten­si­fi­car las de­por­ta­cio­nes de in­mi­gran­tes. En el ám­bi­to so­cial re­cha­za el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, en el eco­nó­mi­co de­fien­de el sa­la­rio mí­ni­mo así co­mo las cuo­tas de mu­je­res, y en el eu­ro­peo la crea­ción de un Ejér­ci­to co­mu­ni­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.