Fie­bre por el dé­ci­mo en Vi­lal­ba

La ad­mi­nis­tra­ción de lo­te­rías y el bar Cas­cu­do, «me­cas» en bus­ca de for­tu­na tras el gor­do de Na­vi­dad del 2017

La Voz de Galicia (Deza) - - Portada - XO­SÉ CA­RREI­RA

La fie­bre del dé­ci­mo en Vi­lal­ba y to­da su área es in­con­tro­la­ble. Des­pués del gor­do de la lotería de Na­vi­dad del año pa­sa­do, que de­jó mu­cho más de qui­nien­tos mi­llo­nes de eu­ros en pre­mios muy re­par­ti­dos, no hay quien pa­re la fu­ria de los com­pra­do­res. Es el «nun­ca tal se viu». Los que re­cuer­dan el gor­do de 1976 en San­ta­ba­lla (el 49764 de­jó 1.140 mi­llo­nes de pe­se­tas) di­cen que lo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra na­da tie­ne que ver con se­me­jan­te ex­plo­sión de an­sie­dad en la bús­que­da de al­gún dé­ci­mo que pue­da dar un buen pe­lliz­co.

El bar Cas­cu­do, de San Xoán de Al­ba, si­tua­do es­tra­té­gi­ca­men­te al la­do de la vie­ja N-634 y una en­tra­da a la A-8, se ha con­ver­ti­do en una Me­ca en la que se im­plo­ra a la suer­te. El año pa­sa­do ven­dió 550 dé­ci­mos del 71198 que sa­lió de la ad­mi­nis­tra­ción de Vi­lal­ba, «¿Qué lotería les que­da?», pre­gun­ta­ron el pa­sa­do jue­ves a la ho­ra del ver­mú dos hom­bres en­tra­dos en años sin piz­ca de acen­to ga­lle­go. David Ei­mil, el jo­ven que es­tá de­trás de la ba­rra, in­for­ma de que so­lo que­dan dé­ci­mos aca­ba­dos en 4, 7 y 3. No son de la ca­sa, sino de aso­cia­cio­nes o co­mi­sio­nes de la zo­na y tie­nen un re­car­go de 3 eu­ros. «Nos po­nes un vino y nos lle­va­mos dos del 4», di­ce uno de los hom­bres. Lue­go cuen­tan que son de Va­len­cia, que van ha­cia la cos­ta y que, evi­den­te­men­te, no pa­ra­ron en el Cas­cu­do a to­mar el vino sin más. Fue­ron en bus­ca de la for­tu­na.

«E lo­go a lotería da ca­sa xa voou?», pregunto a David. «Vai­che boa! E máis ti­vé­se­mos», res­pon­de. Es­te año com­pra­ron el 55078. Lo pu­sie­ron a la ven­ta en el mis­mo mo­men­to en que las ad­mi­nis­tra­cio­nes co­men­za­ron a des­pa­char los dé­ci­mos de Na­vi­dad, el pa­sa­do mes de ju­lio. «En só seis días, adeus a 170 se­ries e 1.700 dé­ci­mos», di­je­ron David y Pa­tri­cia Emil, los hi­jos de la due­ña del Cas­cu­do. La fa­mi­lia lo­gró el año pa­sa­do un buen pe­lliz­co del gor­do. Es­te año se que­da­ron tam­bién con al­gu­nos dé­ci­mos por aque­llo de que «non vaia ser».

«A ven­da foi un­ha to­le­ría au­tén­ti­ca. Mi­ra, só nun­ha ma­ñá des­pa­cha­mos 400 dé­ci­mos. Era­mos va­rias per­soas tra­ba­llan­do aquí no bar, e un­ha ti­ña que es­tar de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te á ven­da da

lotería», apun­tó David que, con re­tran­ca ad­vir­tió que «se pu­xe­se á ven­da ou­tra cou­sa, ta­mén a ven­de­ría».

Que el nú­me­ro del Cas­cu­do vuel­va a aca­bar en ocho no es por se­guir ma­cha­can­do en esa ter­mi­na­ción del gor­do del año pa­sa­do. Des­de que abrió el es­ta­ble­ci­mien­to siem­pre ju­ga­ron a al­go que aca­ba­se en ocho. «Du­ran­te moi­tos anos non de­ron nin un can. Pe­ro... vi­ches?», co­men­tó un clien­te que, por su sor­na de­bió «pi­car» al­go el año pa­sa­do. «Non ho! Se me to­ca­se, non che es­ta­ba ago­ra aquí. Es­ta­ría no Ca­ri­be», ad­vir­tió cuan­do se le in­si­nuó un po­si­ble premio.

Ago­ta­do el cin­co

Otro gran «san­tua­rio» en bus­ca del gor­do del pró­xi­mo día 22 es la ad­mi­nis­tra­ción de lo­te­rías de Vi­lal­ba, que el pa­sa­do año re­par­tió en di­cho sor­teo 544 mi­llo­nes de eu­ros. Las dos em­plea­das no des­can­san ca­si ni un mi­nu­to des­de las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na, que es la ho­ra a la que le­van­tan la ver­ja de la puer­ta, has­ta las

dos de la tar­de, y des­pués, des­de las cua­tro a las sie­te y me­dia. Es un ir y ve­nir de per­so­nas, ca­da una con una co­ra­zo­na­da, ma­nía o ca­pri­cho dis­tin­to. Hay co­las in­clu­so an­tes de que abran el es­ta­ble­ci­mien­to. El no va más fue el do­min­go pa­sa­do, día de fe­ria en la lo­ca­li­dad. Abrió la ad­mi­nis­tra­ción y la fi­la de per­so­nas es­pe­ran­do lle­var­se a ca­sa al­gún dé­ci­mo se des­pa­rra­mó por la ave­ni­da prin­ci­pal.

So­lo un cuar­to de ho­ra en el es­ta­ble­ci­mien­to da pa­ra saber los efec­tos o es­tra­gos que cau­sa la fie­bre del dé­ci­mo. «Que­ro tres igua­les que aca­ben en tres», di­jo una mu­jer a la em­plea­da. Otro clien­te bus­ca­ba de­ses­pe­ra­da­men­te un cin­co, pe­ro na­da. Esa ter­mi­na­ción se ago­tó en un san­tia­mén. «Os que ti­ña­mos pre­vis­to ven­der no mos­tra­dor aca­bá­mo­los ás pri­mei­ras de cam­bio. Te­mos al­gun­has ter­mi­na­cións, pe­ro es­tán com­pro­me­ti­das», in­for­mó una de las ve­te­ra­nas em­plea­das del es­ta­ble­ci­mien­to que fun­cio­na des­de 1927.

El de­seo de te­ner premio lle­va a al­gu­nos a fi­jar­se en cual­quier de­ta­lle, co­mo al­gún dé­ci­mo que se en­cuen­tra des­col­ga­do del «ten­dal» en el que se en­cuen­tran los de­más. «De­me ese que tie­ne pe­ga­do a la ven­ta­ni­lla», pi­dió una mu­jer que re­pa­ró en una pa­pe­le­ta que lla­ma­ba la aten­ción. La com­pra­do­ra se la lle­vó con­ten­ta. Al po­co tiem­po, vol­vía a ha­ber otro dé­ci­mo en la mis­ma po­si­ción. El pe­rio­dis­ta no pu­do re­sis­tir la ten­ta­ción y lo com­pró. Po­si­ble­men­te no tar­da­se ni un mi­nu­to en vol­ver a ser co­lo­ca­do otro en el mis­mo lu­gar. Es un buen gan­cho. «Creo que é tal a fe­bre que, se al­guén ve que un­ha mos­ca vai pa­rar a al­gún re­ci­bo, com­pra a se­rie com­ple­ta aín­da que lo­go pa­se fa­me un mes», di­jo un pai­sano. Por cier­to, no se ad­mi­te tar­je­ta pa­ra los pa­gos.

¿Cuán­to di­ne­ro lle­ga­rá a la ca­ja de la ad­mi­nis­tra­ción al fi­nal del día? Esa es una res­pues­ta que las em­plea­das no pue­den dar. En­fren­te es­tá una ofi­ci­na de Abanca. «Se ca­dra hai un pa­sa­di­zo se­cre­to pa­ra mo­ver os car­tos», bro­meó un clien­te.

David Ei­mil, de­trás de la ba­rra del bar Cas­cu­do, que ven­dió su lotería de Na­vi­dad en 6 días en ju­lio.

FO­TOS CAR­LOS CAS­TRO

Las co­las son cons­tan­tes en la ad­mi­nis­tra­ción de Vi­lal­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.