Ma­cron res­pon­de a la pro­tes­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos con una olea­da de de­ten­cio­nes

Los más de 90.000 agen­tes mo­vi­li­za­dos no pu­die­ron evi­tar la ba­ta­lla cam­pal en Pa­rís

La Voz de Galicia (Deza) - - Portada - FER­NAN­DO ITURRIBARRÍA

La re­be­lión ciu­da­da­na de los cha­le­cos ama­ri­llos, ex­pre­sión del ma­les­tar social de las cla­ses me­dias y po­pu­la­res em­po­bre­ci­das, vol­vió a in­cen­diar ayer Fran­cia y, en es­pe­cial, Pa­rís por cuar­to sá­ba­do con­se­cu­ti­vo con vi­gor apla­ca­do gra­cias al dis­po­si­ti­vo po­li­cial sin pre­ce­den­tes des­ple­ga­do, que mo­vi­li­zó a cer­ca de 90.000 miem­bros. Aun­que la par­ti­ci­pa­ción ba­jó, se­gún las au­to­ri­da­des, y los epi­so­dios vio­len­tos no fue­ron tan vi­ru­len­tos co­mo sie­te días atrás, la ca­pi­tal del país re­gis­tró de nue­vo es­ce­nas de van­da­lis­mo y caos con ba­rri­ca­das de fue­go, nu­me­ro­sos vehícu­los in­cen­dia­dos, co­mer­cios y ban­cos sa­quea­dos, ata­ques a edi­fi­cios ofi­cia­les, mo­bi­lia­rio ur­bano des­tro­za­do y en­fren­ta­mien­tos con las fuer­zas an­ti­dis­tur­bios que em­plea­ron ga­ses la­cri­mó­ge­nos, ca­ño­nes de agua a pre­sión y dis­pa­ros de pe­lo­tas de go­mas así co­mo tan­que­tas y uni­da­des a ca­ba­llo.

El ba­lan­ce fa­ci­li­ta­do a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de por el mi­nis­tro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­nier, arro­jó una ci­fra de 125.000 ma­ni­fes­tan­tes, me­nos que los 136.000, 166.000 y 290.000 de las tres jor­na­das pre­ce­den­tes en con­fir­ma­ción de una mo­vi­li­za­ción de­cli­nan­te. Se prac­ti­ca­ron 1.385 arres­tos, la in­men­sa ma­yo­ría (920) en Pa­rís, don­de se con­ta­bi­li­za­ron 10.000 ma­ni­fes­tan­tes. Hu­bo 118 he­ri­dos, 17 de ellos en las fi­las de las fuer­zas del or­den.

En la ca­pi­tal fran­ce­sa fue­ron aten­di­dos 71 he­ri­dos, in­clui­dos sie­te po­li­cías, en mu­chos ca­sos por im­pac­tos de bo­las de cau­cho

dis­pa­ra­das a ve­ces en ti­ro ho­ri­zon­tal a cor­ta dis­tan­cia. Equi­pos de sa­ni­ta­rios vo­lun­ta­rios, ves­ti­dos de blan­co y con una cruz dis­tin­ti­va pintada, se des­ple­ga­ron por el cas­co ur­bano pa­ra aten­der las emer­gen­cias. Dis­po­nían de seis am­bu­lan­cias en pun­tos fi­jos pa­ra eva­cuar los ca­sos de ma­yor gra­ve­dad.

Con mo­nu­men­tos co­mo la to­rre Eif­fel, mu­seos, gran­des al­ma­ce­nes y co­mer­cios ce­rra­dos por pre­cau­ción, la ciu­dad fue es­ce­na­rio de in­ci­den­tes vio­len­tos en los Cam­pos Elí­seos, bu­le­va­res cén­tri­cos y zo­nas tu­rís­ti­cas así co­mo

de cor­tes de trá­fi­co es­po­rá­di­cos en la au­to­vía de cir­cun­va­la­ción. A las on­ce y me­dia de la ma­ña­na ya se ha­bían prac­ti­ca­do en Pa­rís 492 arres­tos, más que los 412 con­ta­bi­li­za­dos du­ran­te to­da la an­te­rior jor­na­da de lu­cha rea­li­za­da el sá­ba­do 1 de di­ciem­bre.

Ba­rri­ca­das en lla­mas

Mu­chas de es­tas de­ten­cio­nes fue­ron efec­tua­das con ca­rác­ter pre­ven­ti­vo en es­ta­cio­nes de tren y pea­jes de las au­to­pis­tas. Por ejem­plo, en la es­ta­ción fe­rro­via­ria de Lyon se in­ter­cep­tó a un gru­po de mi­li­tan­tes ul­tra­de­re­chis­tas cuan­do em­bar­ca­ban en un tren de al­ta ve­lo­ci­dad con des­tino a Pa­rís en po­se­sión de ca­bles y po­rras ex­ten­si­bles.

Las fuer­zas del or­den em­plea­ron por pri­me­ra vez en Pa­rís tan­que­tas pa­ra des­pe­jar las ba­rri­ca­das, a me­nu­do en lla­mas, le­van­ta­das a tra­vés de las ca­lles. Tam­bién re­cu­rrie­ron a uni­da­des mon­ta­das a ca­ba­llo a las que los al­bo­ro­ta­do­res sem­bra­ron la cal­za­da con cris­ta­les ro­tos re­cu­pe­ra­dos de con­te­ne­do­res de vi­drio pa­ra en­tor­pe­cer su avan­ce.

La reivin­di­ca­ción de un re­fe­ren­do de ini­cia­ti­va ciu­da­da­na «pa­ra de­vol­ver la pa­la­bra al pue­blo» fue una no­ve­dad re­le­van­te. A me­nu­do los par­ti­ci­pan­tes se pu­sie­ron de ro­di­llas con las ma­nos de­trás de la ca­be­za, la pos­tu­ra en la que 151 ado­les­cen­tes de­te­ni­dos fue­ron fil­ma­dos el jue­ves en Man­tes-la-Jo­lie, en el ex­tra­rra­dio de Pa­rís.

En ciu­da­des co­mo Nantes, Bas­tia, Tou­lou­se, Lyon, Be­sa­nçon, Saint-Etien­ne, Caen, Mar­se­lla y Bur­deos, don­de hu­bo un he­ri­do de gra­ve­dad, tam­bién se pro­du­je­ron en­fren­ta­mien­tos con las uni­da­des an­ti­dis­tur­bios. En Gre­no­ble hu­bo cho­ques con ma­ni­fes­tan­tes que pro­tes­ta­ban por la de­ten­ción de Ju­lien Te­rrier, lí­der lo­cal de los cha­le­cos ama­ri­llos. Cer­ca de Avi­ñón un au­to­mo­vi­lis­ta for­zó una ba­rre­ra e hi­rió a uno de los in­te­gran­tes del pi­que­te que fue tras­la­do a un hos­pi­tal.

En las pro­tes­tas se enar­bo­la­ron no po­cas ban­de­ras fran­ce­sas y se en­to­nó con in­sis­ten­cia La mar­se­lle­sa, el himno na­cio­nal. Tam­po­co fal­tó en oca­sio­nes el Be­lla ciao, can­to re­vo­lu­cio­na­rio po­pu­la­ri­za­do por la se­rie te­le­vi­si­va es­pa­ño­la La ca­sa de pa­pel.

El Gobierno des­ta­ca la pér­di­da de apo­yo y ci­fra en 125.000 las per­so­nas que se ma­ni­fes­ta­ron

Los cho­ques con las fuer­zas de se­gu­ri­dad arro­ja­ron un ba­lan­ce de ca­si 120 he­ri­dos

ZA­KA­RIA ABDELKAFI

Ma­ni­fes­tan­tes en el co­ra­zón de Pa­rís, so­bre un pa­nel de pro­tec­ción de un es­ca­pa­ra­te de una cén­tri­ca tien­da.

Y. HER­MAN REU­TERS

La po­li­cía re­cha­za a una ma­ni­fes­tan­te con agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.