Li­dia no se va­cu­na de po­lé­mi­cas

La Voz de Galicia (Deza) - - Opinión - CÉ­SAR CA­SAL

Sin salud, la vi­da pue­de ser una in­ter­mi­na­ble cues­ta arri­ba. La salud im­por­ta. Mu­cho. No se pue­de ju­gar con ella. Los ex­per­tos lo han di­cho con cla­ri­dad: el ca­len­da­rio de va­cu­nas es in­cues­tio­na­ble. ¿En qué ca­be­za ca­be po­ner en dis­cu­sión y po­ner mi­cró­fono y me­sa a los que pro­cla­man que hay va­cu­nas que so­bran? La eu­ro­dipu­tada Li­dia Sen­ra, siem­pre de la mano de Xo­sé Ma­nuel Bei­ras en to­da su ca­rre­ra, hoy en Eu­ro­pa, ayer y siem­pre en el sin­di­ca­lis­mo agra­rio, ha vuel­to a equi­vo­car­se dan­do re­co­rri­do a agru­pa­cio­nes que pro­cla­man dis­pa­ra­tes. Co­mo a ese co­lec­ti­vo que iba a par­ti­ci­par en una jor­na­da en Vigo y que iba con­tra la va­cu­na del pa­pi­lo­ma, la úni­ca que exis­te con un cán­cer. Una va­cu­na­ción que es­tá ava­la­da y re­vi­sa­da por mé­di­cos e in­ves­ti­ga­do­res. La po­lé­mi­ca que des­ta­pó en La Voz mi com­pa­ñe­ro Án­gel Paniagua ha ser­vi­do por lo me­nos pa­ra que el Ayun­ta­mien­to de Vigo de­mues­tre una vez más ser un lu­gar con mu­chas lu­ces, no so­lo na­vi­de­ñas, al re­ti­rar la pro­gra­ma­ción de esa char­la. Tam­bién ha ve­ni­do bien pa­ra com­pro­bar que la so­cie­dad es­tá muy aten­ta a fre­nar a los fan­to­ches que ven­den hu­mo, en vez de salud y cu­ra­ción. El tiem­po de los ven­de­do­res de ja­ra­bes in­sa­lu­bres y de cre­ce­pe­los a cal­vos del Oes­te ya pa­só.

Tan pron­to se su­po que otra vez una po­lí­ti­ca que per­te­ne­ce al con­glo­me­ra­do de En Ma­rea, co­mo eu­ro­par­la­men­ta­ria de AGE, una de las se­mi­llas de las ma­reas, se ha­bía ex­tra­li­mi­ta­do, los ex­per­tos in­sis­tie­ron en re­pe­tir su men­sa­je: las va­cu­nas son un pa­so ade­lan­te. La pro­pa­gan­da de al­gu­nos co­lec­ti­vos es atraso. En Ma­rea se dis­tan­ció de la po­lé­mi­ca que creó una de las su­yas, Li­dia Sen­ra, y que es­can­da­li­zó a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Pe­ro el da­ño es­tá he­cho. No se pue­den di­la­pi­dar años y años de his­to­rial en el sin­di­ca­lis­mo agra­rio ga­lle­go, siem­pre a la som­bra de Bei­ras, co­que­tean­do en ma­te­ria tan se­ria co­mo la me­di­ci­na con la Edad Me­dia. Se le ha­ce un fla­co fa­vor a la so­cie­dad, dan­do des­de la po­lí­ti­ca, con el vo­to de los ciu­da­da­nos, ran­go de con­fe­ren­cian­tes a quie­nes so­lo me­re­cen el opro­bio. So­bre to­do si se re­in­ci­de en el error con­tra las va­cu­nas. Los car­gos pú­bli­cos no pue­den ser una car­ga con­tra la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.