Fi­nan­zas y la ley de Moo­re

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CARLOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Ha­ce más de me­dio si­glo que el cien­tí­fi­co y co­fun­da­dor de In­tel Gor­don Moo­re for­mu­ló su fa­mo­sa ley, se­gún la cual el po­ten­cial de al­ma­ce­nar in­for­ma­ción de los mi­cro­pro­ce­sa­do­res (el nú­me­ro de tran­sis­to­res por chip) se do­bla ca­da dos años. Es­ta fór­mu­la de cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial, que ini­cial­men­te pa­re­cía una lo­cu­ra, se ha cum­pli­do sin em­bar­go, de un mo­do inexo­ra­ble, a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das, mar­can­do uno de los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca —y por ex­ten­sión, eco­nó­mi­ca y so­cial— más im­pre­sio­nan­tes que ha co­no­ci­do la hu­ma­ni­dad.

Es di­fí­cil en­con­trar en la vi­da eco­nó­mi­ca al­gún sec­tor o ac­ti­vi­dad que ha­ya si­do ca­paz de mu­dar con esa in­ten­si­dad, a esa ve­lo­ci­dad de ver­da­de­ro vér­ti­go. En reali­dad, so­la­men­te hay uno que se ha acer­ca­do al­go a eso: las fi­nan­zas. Por ejem­plo, sa­be­mos que en­tre dos fe­chas tan se­ña­la­das pa­ra los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros co­mo 1929 y 2008, la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til en Es­ta­dos Uni­dos se fue do­blan­do ca­da dé­ca­da y el vo­lu­men de in­ter­cam­bios se do­bló ca­da 7,5 años. Al­go que no en­con­tra­mos, des­de lue­go, en las transac­cio­nes de mer­can­cías. Pe­ro mu­cho más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que, pe­se a la cri­sis, a par­tir del 2005, el cre­ci­mien­to de las fi­nan­zas cla­ra­men­te se ace­le­ró: aho­ra se do­bla el vo­lu­men de in­ter­cam­bios ca­da 2,9 años, lo que ya es­tá muy cer­ca de lo pre­vis­to por la ley de Moo­re pa­ra los mi­cro­pro­ce­sa­do­res.

Y es que una de las ten­den­cias más mar­ca­das del ca­pi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo es la pro­fun­da sim­bio­sis en­tre tec­no­lo­gía y fi­nan­zas. Se tra­ta, en pri­mer lu­gar, de su di­men­sión cuan­ti­ta­ti­va, es de­cir, de un ver­da­de­ro cam­bio de es­ca­la de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y su pe­so en el con­jun­to de la eco­no­mía; pe­ro es, so­bre to­do, una ex­tra­or­di­na­ria me­ta­mor­fo­sis en su for­ma de ope­rar y en sus re­la­cio­nes con el res­to de los agen­tes eco­nó­mi­cos. En po­cos sec­to­res, si es que hay al­guno, ha avan­za­do tan­to la in­no­va­ción co­mo en las mo­der­nas fi­nan­zas, lo que ha pro­du­ci­do dos fe­nó­me­nos de gran im­por­tan­cia.

El pri­me­ro es la apa­ri­ción de una di­ver­sa ga­ma de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros ex­tre­ma­da­men­te so­fis­ti­ca­dos, tan­to que sue­le de­cir­se que no so­la­men­te sus usua­rios, sino in­clu­so mu­chos de quie­nes los po­nen en cir­cu­la­ción, no aca­ban de en­ten­der­los del to­do. No es ex­tra­ño que en los nú­cleos de de­ci­sión de los gran­des ope­ra­do­res se si­túen ca­da vez más, ya no eco­no­mis­tas, sino in­ge­nie­ros, pues bue­na par­te de los be­ne­fi­cios de esas en­ti­da­des pro­ce­den de la pu­ra in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra. El se­gun­do fe­nó­meno es la ve­lo­ci­dad cre­cien­te a la que to­do eso se pro­du­ce: bue­na par­te de las transac­cio­nes se re­gis­tran ya en tér­mi­nos de mi­cro­se­gun­dos, a tra­vés de pro­ce­sos al­go­rít­mi­cos.

Y to­do eso, ¿qué re­per­cu­sio­nes efec­ti­vas tie­ne? Al­gu­nas son po­si­ti­vas, en la for­ma de re­du­cir cos­tes y au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so al ca­pi­tal por par­te de las em­pre­sas o los con­su­mi­do­res. Pe­ro es­tá tam­bién el as­pec­to de pe­li­gro gra­ve que in­cor­po­ra el uso de es­tas «ar­mas fi­nan­cie­ras de des­truc­ción ma­si­va» de las que ha ha­bla­do el in­ver­sor Wa­rren Buf­fet. La in­no­va­ción y el rá­pi­do cam­bio de es­ca­la de las fi­nan­zas abren un ho­ri­zon­te de in­cer­ti­dum­bre to­tal so­bre sus po­si­bles úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Es por eso que dos de los má­xi­mos ex­per­tos en es­tas cues­tio­nes, An­drew Lo y An­drei Ki­ri­len­ko, lla­man la aten­ción des­de ha­ce años so­bre la con­ve­nien­cia de re­cor­dar, res­pec­to a es­tos asun­tos, otra ley que sue­le ser bas­tan­te inexo­ra­ble, la de Murphy: to­do lo que pue­de ir mal, irá mal («Moo­re’s Law vs. Murphy’s Law in the fi­nan­cial sys­tem»). Y hay un úni­co mo­do de afron­tar­lo: po­nien­do are­na en la com­ple­ja ma­qui­na­ria de las fi­nan­zas, a tra­vés de una ri­gu­ro­sa y bien fun­da­men­ta­da re­gu­la­ción.

| MA­RIS­CAL

En la era di­gi­tal, los al­go­rit­mos se han apo­de­ra­do de una par­te del sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.