Dos es­pa­ño­les, tres opi­nio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Carlos Mar­tí­nez

El tí­tu­lo es el de una can­ción de aquel ge­nial dúo fe­me­nino, Vai­ni­ca Do­ble: «En este país hay mucha gente, ca­da cual opi­na di­fe­ren­te, ca­da cual con su ego, pa­ra lue­go, al fi­nal, to­dos bo­rre­gos». El desacuer­do pa­re­ce una mal­di­ción an­ces­tral que nos cas­ti­ga fre­nan­do los pro­yec­tos de pro­gre­so. Lo he­mos visto con do­lor en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, ca­da vez que en el Par­la­men­to ha ha­bi­do in­ten­tos de dar forma a de­man­das ur­gen­tes de la so­cie­dad. To­dos ellos se han ex­pre­sa­do co­mo lu­chas de egos y han aca­ba­do co­mo el ro­sa­rio de la au­ro­ra.

El pro­ble­ma es, de ver­dad, an­ces­tral. To­dos re­cor­da­mos al con­quis­ta­dor Vas­co Nú­ñez de Bal­boa por­que fue el primer eu­ro­peo que di­vi­só el océano Pa­cí­fi­co. Lo que no re­cor­da­mos tan bien es que solo seis años des­pués de aquel acon­te­ci­mien­to, el hé­roe fue de­ca­pi­ta­do, su­pues­ta­men­te por que­rer ha­cer­se go­ber­nan­te a es­pal­das del go­ber­na­dor le­gí­ti­mo. El mis­mo Co­lón fue en­via­do a Es­pa­ña car­ga­do de ca­de­nas solo ocho años des­pués de su pri­me­ra na­ve­ga­ción, que cam­bió el mun­do. La his­to­ria de la con­quis­ta de Ve­ne­zue­la, co­mo la cuen­tan los cro­nis­tas Fray Pe­dro Si­món y Jo­sé Ovie­do y Ba­ños, es un ro­sa­rio in­ter­mi­na­ble de se­di­cio­nes. No hu­bo ex­pe­di­ción de ex­plo­ra­ción que no se con­vir­tie­ra en in­ten­to de sus ca­pi­ta­nes de con­ver­tir­la en pro­yec­to de con­quis­ta y go­ber­na­ción. El em­pe­ra­dor Carlos I ins­ti­tu­yó un sis­te­ma de con­trol de los go­bier­nos de aque­llas re­gio­nes que con­sis­tía en en­viar ca­da cua­tro años un fis­cal que eva­lua­se el man­do, y si ha­lla­se abu­sos, el en­via­do sus­ti­tu­ye­se al go­ber­na­dor fis­ca­li­za­do. No hu­bo ins­pec­tor que no ha­lla­se cul­pa­ble al su­je­to de sus pes­qui­sas y que no se que­da­se, por tan­to, con el po­der.

Este es­pí­ri­tu ce­rril pa­re­ce se­guir do­mi­nán­do­nos. Los egos, que aho­ra no bus­can en­co­mien­das de in­dios, sino be­ne­fi­cios elec­to­ra­les, pa­ra­li­zan de­ci­sio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro, sea en el de­ba­te de las pen­sio­nes, en el de la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble o en el to­da­vía más bá­si­co del pac­to edu­ca­ti­vo, el que po­dría fa­ci­li­tar, a lar­go pla­zo, que de­já­se­mos de ser un país de po­bres in­go­ber­na­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.