COINSCRAP CREA UN ME­CA­NIS­MO DE AHO­RRO PA­RA LA JU­BI­LA­CIÓN

Una apli­ca­ción ga­lle­ga re­co­pi­la la cal­de­ri­lla que te «so­bra» de ca­da com­pra que ha­ces con tar­je­ta Sus usua­rios aho­rran de me­dia a la semana unos 30 eu­ros

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría VI­ñas

Los diez años que Da­vid Con­de tra­ba­jó en la ban­ca pri­va­da le va­lie­ron, en­tre otras mu­chas co­sas, pa­ra dar­se cuen­ta de cuán­to le cos­ta­ba a la gen­te aho­rrar. «Es muy abu­rri­do —re­co­no­ce—. Nun­ca he co­no­ci­do a na­die que le gus­te». Por eso, cuan­do de­ci­dió po­ner en mar­cha Coinscrap, tu­vo muy cla­ro que te­nía que ha­cer algo que per­mi­tie­se al usua­rio apar­tar y blin­dar par­te de su di­ne­ro de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, sin que ape­nas se die­se cuen­ta de ello. «Por eso bus­ca­mos un há­bi­to que hi­cié­se­mos to­dos los días». El há­bi­to es­co­gi­do fue, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, gas­tar. Y así, dis­cu­rrie­ron que con ca­da pa­go con tar­je­ta, su apli­ca­ción trans­fi­rie­se a un pro­duc­to de aho­rro —en su ca­so una hu­cha vir­tual de Ca­ser Se­gu­ros— el re­don­deo has­ta el eu­ro más cer­cano. Por ejem­plo: si uno va al ci­ne y se gas­ta 8,6 eu­ros en su en­tra­da, lo que ha­ce Coinscrap es que­dar­se con los 0,40. Con la cal­de­ri­lla, apun­ta Con­de, com­pos­te­lano del 81. «Siem­pre di­go que es co­mo esas mo­ne­das que de­ja­mos al lle­gar a ca­sa en el pla­ti­to que to­dos te­ne­mos en la en­tra­da — ex­pli­ca grá­fi­ca­men­te—. Pues es­to es lle­var eso al mun­do di­gi­tal».

Afin­ca­da en Pon­te­ve­dra, es­ta he­rra­mien­ta lle­va en el mer­ca­do tan so­lo seis me­ses y su contador ya ha de­ja­do atrás las 2.000 des­car­gas (un 25 % de usua­rios con di­rec­ción pos­tal ga­lle­ga). Es gra­tui­ta, se pue­de ins­ta­lar tan­to en dis­po­si­ti­vos Apple co­mo en mó­vi­les y ta­ble­tas con sis­te­ma ope­ra­ti­vo Android, y has­ta aho­ra, fiel a su pú­bli­co más nu­me­ro­so —jó­ve­nes de en­tre 25 y 30 años— so­lo con­tem­pla­ba des­ti­nar los «res­tos» de nues­tras ope­ra­cio­nes a ob­je­ti­vos a cor­to pla­zo (un co­che, un smartp­ho­ne de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, un via­je al Ca­ri­be), el ins­tru­men­to per­fec­to pa­ra una ge­ne­ra­ción con in­gre­sos pre­ca­rios y afi­cio­na­da a vi­vir al día, a con­tem­plar so­lo un tiem­po ver­bal, el pre­sen­te, di­cen quie­nes la mi­ran des­de la dis­tan­cia. No es so­lo una sen­sa­ción. El pa­sa­do sep­tiem­bre, un es­tu­dio de Bank of Ame­ri­ca con­fir­ma­ba lo sos­pe­cha­do: el 63 % de los mi­llen­nials úni­ca­men­te ha­cen pe­to pa­ra vi­vir a su gus­to, pre­sos de ese mal de hoy co­no­ci­do co­mo FOMO, o mie­do a per­der­se algo. «El 44 % tie­ne me­nos de mil eu­ros aho­rra­dos en su cuen­ta», se­ña­la Da­vid.

Y en­ton­ces em­pe­za­ron a sal­tar las alar­mas, y los ma­yo­res, a echar­se a las ca­lles a re­cla­mar una pen­sión dig­na. El fu­tu­ro, que a me­jor no va a ir, pin­ta feo: una ta­sa de na­ta­li­dad en caí­da li­bre (ca­da vez so­mos me­nos), una es­pe­ran­za de vi­da con ten­den­cia al alza (es pro­ba­ble que pron­to lo ha­bi­tual sea vi­vir cien años) y una hu­cha pú­bli­ca se­ca tras la de­vas­ta­do­ra cri­sis eco­nó­mi­ca de la que pa­re­ce que em­pe­za­mos a re­po­ner­nos. «Tal y co­mo se es­tá in­vir­tien­do la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal no va a ha­ber gen­te que apor­te al fon­do de pen­sio­nes y, ca­da vez más, va a ha­ber más gen­te co­bran­do: vi­vi­mos más y más tiem­po den­tro de la ju­bi­la­ción; no va a ha­ber di­ne­ro su­fi­cien­te», re­fle­xio­na Con­de. Coinscrap es, por tan­to, cons­cien­te de la que se nos vie­ne en­ci­ma. Y, vis­to el panorama, vio ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar en su sis­te­ma de aho­rro una op­ción tam­bién a lar­go pla­zo. «Lo que ha­ce­mos es cal­cu­lar cuán­to de­be­rías aho­rrar pa­ra com­ple­men­tar tu pen­sión pú­bli­ca —avan­za—. Ha­ce­mos una es­ti­ma­ción de cuán­to ten­drías que re­ser­var pa­ra ju­bi­lar­te en las mis­mas con­di­cio­nes de vi­da que es­tás lle­van­do has­ta aho­ra y te per­mi­ti­mos con­tra­tar un plan de pen­sio­nes y con­fi­gu­rar el re­don­deo y la apor­ta­ción men­sual pa­ra cum­plir ese ob­je­ti­vo».

Aho­ra mis­mo, a tra­vés de es­ta so­lu­ción in­te­li­gen­te, el usua­rio tie­ne por lo tan­to dos op­cio­nes: des­ti­nar sus aho­rros a algo in­me­dia­to, o, cual hor­mi­gui­ta, re­te­ner­los pa­ra un in­vierno le­jano que se pre­sen­ta, co­mo mí­ni­mo, desa­pa­ci­ble. El plan es el mis­mo: re­ser­var lo que nos «so­bra» pa­ra ase­gu­rar­nos una ju­bi­la­ción desaho­ga­da. «Cuan­do un usua­rio se re­gis­tra, de­be con­tes­tar a ocho pre­gun­tas y, en fun­ción de es­tas res­pues­tas, re­co­men­da­mos uno de los dos pla­nes de pen­sio­nes con los que con­ta­mos», con­ti­núa. Si un usua­rio em­pie­za a re­don­dear a los 35 años a los 2 eu­ros más cer­ca­nos, con una apor­ta­ción men­sual de 25 eu­ros, po­dría lle­gar a acu­mu­lar unos 54.000 eu­ros pa­ra com­ple­men­tar la pen­sión de la Seguridad So­cial.

En ca­da ope­ra­ción, Coinscrap re­don­dea al eu­ro más cer­cano y guar­da au­to­má­ti­ca­men­te la di­fe­ren­cia

La he­rra­mien­ta de Da­vid Con­de tie­ne ya más de 2.000 des­car­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.