FÚT­BOL, EL­DO­RA­DO QUE NO LO ERA TAN­TO

Com­pa­ñías de te­le­vi­sión, due­ños de clu­bes y pa­tro­ci­na­do­res po­nen los pun­tos so­bre las íes y de­rri­ban el mi­to de la ga­lli­na de los hue­vos de oro Al­gu­nos ope­ra­do­res re­nun­cian al fút­bol y LaLi­ga sube su co­ti­za­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pa­blo Gómez

LOS OPE­RA­DO­RES TE­LE­VI­SI­VOS HAN EM­PE­ZA­DO A SA­LIR­SE DEL NE­GO­CIO AL SOS­TE­NER QUE NO LES RE­SUL­TA REN­TA­BLE. PA­TRO­CI­NA­DO­RES Y DUE­ÑOS DE CLU­BES CUES­TIO­NAN TAM­BIÉN LAS GRAN­DES CI­FRAS DEL DE­POR­TE REY Y AD­VIER­TEN SO­BRE EL TE­MOR A UNA NUE­VA BUR­BU­JA

Ha­blan­do cla­ro, el odio eterno al fút­bol mo­derno se sus­ten­ta en una pro­po­si­ción fal­sa: las co­sas son co­mo son en la ac­tua­li­dad por­que el ba­lom­pié ha de­ja­do de ser un de­por­te pa­ra ser un ne­go­cio. Pue­de que ca­da vez el fút­bol ten­ga me­nos mar­cha­mo de de­por­te en su esen­cia, pe­ro des­de lue­go no es un ne­go­cio redondo. Me­jor di­cho, pa­ra mu­chos es un mal ne­go­cio.

Cier­to es que las ci­fras de be­ne­fi­cio y volumen de ac­ti­vi­dad que ma­ne­ja el de­por­te más di­fun­di­do del mun­do son in­gen­tes, pe­ro cier­tos sec­to­res vin­cu­la­dos a la com­pe­ti­ción (en­tre los que no se en­cuen­tran los pro­pios pro­ta­go­nis­tas, los fut­bo­lis­tas) se ven in­ca­pa­ces de ren­ta­bi­li­zar las in­ver­sio­nes rea­li­za­das al­re­de­dor del ba­lón.

Es­ta es la gran men­ti­ra del fút­bol, el gol por to­da la es­cua­dra que le ha me­ti­do a la so­cie­dad. O lo que es lo mis­mo, que se ha me­ti­do en pro­pia me­ta, por­que en los tiem­pos que co­rren, una ac­ti­vi­dad sin via­bi­li­dad es­tá con­de­na­da. Lle­va dé­ca­das que­rien­do ju­gar so­lo y aho­ra, el otro equi­po, for­ma­do por as­tros co­mo las te­le­vi­sio­nes, las mul­ti­na­cio­na­les, la afi­ción... ha de­ci­di­do pin­char el ba­lón.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, la omer­tá ha sal­ta­do por los ai­res y se han mul­ti­pli­ca­do las alar­mas al res­pec­to. El World Mo­bi­le Con­gress ce­le­bra­do en Barcelona fue el es­ce­na­rio don­de los ope­ra­do­res te­le­vi­si­vos anun­cia­ban un cam­bio de es­tra­te­gia en torno al ba­lom­pié. Te­le­fó­ni­ca ya lo ha­bía anun­cia­do y Vo­da­fo­ne le si­guió la es­te­la: no com­pra­rá a la Me­dia­pro de Jau­me Rou­res los de­re­chos de emi­sión de la Cham­pions 20192020. Su con­se­je­ro de­le­ga­do en Es­pa­ña, An­to­nio Coím­bra, ofre­cía dos da­tos de­mo­le­do­res. El fút­bol le cues­ta 240 mi­llo­nes de eu­ros y le pro­por­cio­na 400.000 abo­na­dos pa­ra re­cau­dar me­nos de 200 mi­llo­nes. En to­tal, Vo­da­fo­ne tie­ne 1,3 mi­llo­nes de abo­na­dos. Echó cuen­tas y con­cluía: «En lu­gar de co­brar el pa­que­te del fút­bol a vein­te eu­ros de­be­ría­mos co­brar­lo a se­sen­ta o se­ten­ta. Y con 800.000 abo­na­dos o un mi­llón po­dría­mos pen­sar en la ren­ta­bi­li­dad, pe­ro con las ac­tua­les ci­fras es im­po­si­ble. Si to­dos nues­tros clien­tes de fút­bol se fue­ran a otra ope­ra­do­ra, ga­na­ría­mos di­ne­ro».

Coím­bra su­gie­re que, da­do el cre­ci­mien­to no­ta­ble de los con­te­ni­dos en strea­ming y a la car­ta, el fút­bol de­be­ría se­guir las mis­mas pau­tas con in­ter­me­dia­rios pa­ra la dis­tri­bu­ción co­mo Ama­zon, Net­flix o Goo­gle (tal y co­mo su­ce­de con otros pro­duc­tos co­mo se­ries y ci­ne). Va­ya por de­lan­te que to­do lo des­cri­to pue­de ser una sim­ple, pe­ro fir­me pos­tu­ra de ne­go­cia­ción fren­te a Me­dia­pro. Las pla­ta­for­mas te­le­vi­si­vas po­drían asu­mir el fút­bol pa­gan­do en fun­ción de los clien­tes que ge­ne­ra, pe­ro no un fi­jo.

Co­mo guin­da, y en va­lo­ra­cio­nes a La Voz, Lau­rent Paillassot, con­se­je­ro de­le­ga­do de Oran­ge Es­pa­ña, ase­gu­ra­ba que el fút­bol es un pro­duc­to im­por­tan­te, pe­ro so­bre­va­lo­ra­do: «Lo que­re­mos, pe­ro el pro­ble­ma es el pre­cio. Es­tá su­bien­do de­ma­sia­do y sin mu­cho sen­ti­do». Pa­ra la ope­ra­do­ra, un pre­cio ade­cua­do se­ría el que el clien­te es­té dis­pues­to a pa­gar. «Es im­po­si­ble de re­per­cu­tir al clien­te el pre­cio real y es un cos­te muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Los clien­tes quie­ren ver el fút­bol pe­ro a un pre­cio que sea ra­zo­na­ble», in­sis­te. «En la úl­ti­ma subas­ta hu­bo una ba­ja­da del 14 % y es­pe­re­mos que si­gan las co­sas así», con­clu­ye.

Sur­ge una pre­gun­ta. ¿Por qué las ope­ra­do­ras por­fia­ban por el fút­bol has­ta aho­ra? Atres­me­dia y Eus­kal­tel (cu­yo gru­po integra R y Te­le­ca­ble y tie­ne un acuer­do con Net­flix) lo ex­pli­can con cla­ri­dad me­ri­dia­na. Es una cues­tión de imagen. La pro­pia Vo­da­fo­ne re­co­no­cía que uti­li­zó el fút­bol pa­ra ga­nar re­co­no­ci­mien­to de mar­ca (en cin­co me­ses se du­pli­có).

Ya lo ex­pli­ca­ba Fer­nan­do Oje­da cuan­do era con­se­je­ro de­le­ga­do de Eus­kal­tel (aho­ra es­tá en el ope­ra­dor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Eu­ro­na). De­ci­die­ron no dar fút­bol por­que ape­nas el 10 % de sus clien­tes pa­ga­rían por ello, así que per­die­ron el 30 % de ese 10 %, es de­cir, ganaron di­ne­ro en reali­dad. Y la mar­ca no se re­sin­tió. De he­cho, re­gis­tró un cre­ci­mien­to ré­cord. Y tam­po­co se di­vor­cia­ron del fút­bol, por­que se­guían pro­mo­cio­nan­do el de­por­te, pe­ro en per­so­na y no a tra­vés de la te­le­vi­sión (pa­tro­ci­nan­do equi­pos y sor­tean­do en­tra­das). «De­ja­mos de te­ner a los clien­tes do­pa­dos con el fút­bol», con­cluía.

Es­te pun­to de vista po­dría en­mar­car­se en una es­tra­te­gia de ne­go­cia­ción, a la que LaLi­ga, pre­si­di­da por Ja­vier Te­bas, res­pon­de de una ma­ne­ra no me­nos fir­me, tras so­li­ci­tar 1.300 mi­llo­nes por tem­po­ra­da pa­ra los pró­xi­mos tres ejer­ci­cios, y con in­ten­ción de ele­var es­te pre­cio. «Si les pa­re­cen ca­ros, pues que no los com­pren. No­so­tros se­gui­re­mos otros ca­mi­nos. Va a ha­ber un cam­bio de es­ce­na­rio en el que en­tra­rán gran­des com­pa­ñías di­gi­ta­les co­mo Fa­ce­book y Ama­zon que van a cam­biar el mer­ca­do de los de­re­chos, en el que na­die ten­drá en ex­clu­si­va el pro­duc­to. Yo creo que si (el con­cur­so) que­da de­sier­to no va a pa­sar na­da. No sé si se­rá lo me­jor, por­que a lo me­jor el mo­de­lo al que te­ne­mos que lle­gar las li­gas de ex­plo­tar di­rec­ta­men­te se an­ti­ci­pa­rá unos años», ar­gu­men­ta.

El fút­bol es un ar­ma de po­si­cio­na­mien­to e imagen, pe­ro una vez lo­gra­dos, es un las­tre pa­ra las ope­ra­do­ras

JUAN. S. G

ILUSTRACIÓN: MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.