Los subas­te­ros

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Jo­sé Pa­blo Abeal Váz­quez Eco­no­mis­ta

El pro­duc­to en el mer­ca­do pa­re­ce que se ven­de ca­ro. Vuel­ven a uti­li­za­se ex­pre­sio­nes pro­pias de his­to­rias re­cien­tes co­mo exu­be­ran­cia irra­cio­nal o bur­bu­ja. Pa­re­ce que se tra­ta de un es­tan­que ex­pues­to a la vo­ra­ci­dad de los es­pe­cu­la­do­res. Ya se ha­cen apues­tas so­bre cuán­do sur­gi­rá la tor­men­ta per­fec­ta. Nue­vos agen­tes sue­nan pa­ra in­cor­po­rar­se al mer­ca­do.

La vo­rá­gi­ne in­fla­cio­nis­ta en el mun­do del fút­bol no es nue­va. Lle­va­mos años es­cu­chan­do esos tam­bo­res. He­mos su­pe­ra­do va­rias eta­pas. La ca­rre­ra co­men­zó ha­ce tiem­po. Los pre­cios cre­cie­ron. Una co­rrien­te de li­qui­dez los avi­vó po­co a po­co. Se ins­ta­ló la eu­fo­ria. La cordura in­di­ca que los ac­ti­vos es­tán so­bre­va­lo­ra­dos, pe­ro la fi­nan­cia­ción y ope­ra­cio­nes fre­né­ti­cas de com­pra ven­ta se su­ce­den. Mu­chos par­ti­ci­pan­tes se ha­cen ri­cos y guar­dan­do su bo­tín en la is­la del te­so­ro. Que­da la ul­ti­ma eta­pa. La ex­plo­sión fi­nal y el si­len­cio.

El eco­no­mis­ta Minsky nos ha de­ja­do su mo­men­to. El per­so­na­je del Co­yo­te per­si­gue al Co­rre­ca­mi­nos. Ve­mos que es­tá aso­mán­do­se al acan­ti­la­do pe­ro él so­lo pien­sa que ya lo tie­ne a su al­can­ce. Con­ti­nua su ca­rre­ra por el ai­re has­ta que se da cuen­ta de que algo ra­ro es­tá su­ce­dien­do. Mira el va­cío so­bre­sal­ta­do y se des­plo­ma ha­cia la na­da. El lar­go oa­sis de es­ta­bi­li­dad se ha trun­ca­do abrup­ta­men­te.

En el mo­de­lo ac­tual de ne­go­cio ¿quié­nes son los agen­tes que ganan? ¿quié­nes lo ali­men­tan y sostienen? y ¿quié­nes pier­den? Si to­dos ga­na­sen el sis­te­ma ten­dría unas raí­ces só­li­das. Sin em­bar­go, si cre­ce el nú­me­ro de agen­tes con una ren­ta­bi­li­dad in­su­fi­cien­te o que pier­dan di­ne­ro, el sis­te­ma se vol­ve­rá ca­da vez más frágil. Si en es­te pro­ce­so, el mer­ca­do se re­ga­se con abun­dan­te li­qui­dez pro­ve­nien­te de to­do ti­po de in­ver­so­res y acree­do­res, es so­lo cues­tión de tiem­po la es­ce­na an­te­rior.

¿Es el mé­to­do es­ta­ble­ci­do pa­ra la ven­ta de los de­re­chos el más ade­cua­do pa­ra ase­gu­rar su es­ta­bi­li­dad? Pa­ra el que los subas­ta en con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pro­ba­ble­men­te sea una de las op­cio­nes más ren­ta­bles. Nue­vos ac­to­res co­mo Ama­zon o Fa­ce­book so­bre­vue­lan el ne­go­cio. Tie­nen po­ten­cia pa­ra pa­gar, pe­ro tam­bién tie­nen po­ten­cia pa­ra ne­go­ciar ¿echa­rán más ma­de­ra a la cal­de­ra o apla­ca­rán su es­pi­ral in­fla­cio­nis­ta?

La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es­tá sem­bra­da con mo­men­tos de lo­cu­ra colectiva. La am­bi­ción des­me­di­da y la can­di­dez in­fan­til se en­tre­mez­clan, per­dién­do­se el sen­ti­do de la reali­dad. Na­die se ima­gi­na que el es­pec­tácu­lo del fút­bol pue­da de­jar de bri­llar. El show de­be con­ti­nuar. Pe­ro ¿es­tá el cre­ci­mien­to de los pre­cios so­ca­van­do su es­ta­bi­li­dad? O lo que es más in­quie­tan­te ¿es­tán los pre­cios que se pa­gan des­po­jan­do al fút­bol de su hu­ma­ni­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.