La bol­sa no da la vi­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Dejando a un la­do la du­ra pug­na en­tre la FIFA y los fon­dos de in­ver­sión (TPO/TPI, propiedad por par­te de ter­ce­ros), prohi­bi­dos por el or­ga­nis­mo rec­tor del fút­bol mun­dial tan­to en ope­ra­cio­nes de tras­pa­sos de ju­ga­do­res co­mo en la propiedad de los clu­bes, la bol­sa se ha pos­tu­la­do co­mo una sa­li­da dig­na a las apre­tu­ras eco­nó­mi­cas de los clu­bes sin se­guir es­quil­man­do las ar­cas pú­bli­cas (aun­que la Agen­cia Tri­bu­ta­ria ha avan­za­do en el con­trol a en­ti­da­des y de­por­tis­tas). Sin em­bar­go, tam­po­co en es­te ca­so es oro to­do lo que re­lu­ce.

La bol­sa, en la que se pre­mia la trans­pa­ren­cia en la ges­tión, obli­ga a vin­cu­lar­la al pal­ma­rés de­por­ti­vo pa­ra que los clu­bes pue­dan re­va­lo­ri­zar­se. Co­ti­zan en los par­qués eu­ro­peos me­nos de una trein­te­na de en­ti­da­des (Dort­mund, Tot­ten­ham, Ju­ven­tus, Man­ches­ter Uni­ted, Opor­to... y clu­bes de Tur­quía, Di­na­mar­ca y Fran­cia...) y son ex­tre­ma­da­men­te inusua­les las que lo ha­cen con éxi­to.

El STOXX Eu­ro­pe Foot­ball (FCTP) na­ció en 1992 co­mo ín­di­ce pro­pio pa­ra los clu­bes de fút­bol de Eu­ro­pa y su área de in­fluen­cia. En su cuar­to de si­glo de vi­da ape­nas ha subido un 20 % de me­dia, pe­ro tu­vo su pi­co en 1997 y, con res­pec­to a ese mo­men­to, ha caí­do un 76 %. Man­ches­ter Uni­ted apar­te, un par de ejem­plos sir­ven pa­ra ha­cer­se una idea: las ac­cio­nes de la Ju­ve ca­ye­ron un 40 % en los úl­ti­mos 16 años y las de la Ro­ma va­len me­nos del 18 % de lo que cos­ta­ban el día en que se lan­za­ron.

En reali­dad, en con­tra de la creen­cia po­pu­lar, la bol­sa no se ri­ge en re­la­ción de los re­sul­ta­dos de­por­ti­vos, sino de fac­to­res co­mo el pe­so de los so­cios, la es­ta­bi­li­dad, la mer­ca­do­tec­nia y la ges­tión di­rec­ti­va. Es de­cir, fac­to­res eco­nó­mi­cos, no de­por­ti­vos. Por ejem­plo, ca­so real. Un equi­po ga­na un tí­tu­lo y ac­to se­gui­do su es­tre­lla de­ci­de ir­se. ¿Sus ac­cio­nes ba­ja­ron o subie­ron? Pues se re­va­lo­ri­za­ron por­que, aun­que pu­die­se pa­re­cer que el po­ten­cial de­por­ti­vo del equi­po mer­ma­ba, en reali­dad el ba­lan­ce eco­nó­mi­co al aho­rrar­se el sa­la­rio más al­to de la plan­ti­lla re­for­za­ba la ten­den­cia al­cis­ta de sus ac­cio­nes. El pos­te­rior fi­cha­je pa­ra com­pen­sar vol­ve­ría a al­te­rar el equi­li­brio. El fút­bol es así, pe­ro no la eco­no­mía.

| JUS­TIN LA­NE | EFE

Joel y Avram Gla­zer, pro­pie­ta­rios del Man­ches­ter Uni­ted, vi­si­tan­do la Bol­sa de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.