GA­LI­CIA TAM­BIÉN TE­ME UNA GUE­RRA CO­MER­CIAL

La UE es­tá dis­pues­ta a acu­dir a la OMC pa­ra tum­bar los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses a la si­de­rur­gia En el peor de los es­ce­na­rios, el im­pac­to reduciría un 1 % de la pro­duc­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

DO­NALD TRUMP ABRE CON­TI­NUOS CON­FLIC­TOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES A GOL­PE DE TWIT­TER. SIN EM­BAR­GO, LA GUE­RRA CO­MER­CIAL, CON LA AME­NA­ZA ARANCELARIA AL ACE­RO Y AL ALU­MI­NIO, MAN­TIE­NE EN VI­LO A LAS PRIN­CI­PA­LES PO­TEN­CIAS. LA UE EVA­LÚA ACU­DIR A LA OMC PA­RA TUM­BAR SU PO­LÍ­TI­CA. MIEN­TRAS, GA­LI­CIA SI­GUE CON RE­CE­LO LAS CONSECUENCIAS CO­MER­CIA­LES QUE SU­PON­DRÍAN LAS NUE­VAS RES­TRIC­CIO­NES.

«Las gue­rras co­mer­cia­les son bue­nas y fá­ci­les de ga­nar». El au­tor de tan sin­gu­lar re­fle­xión no es otro que el nue­vo ada­lid del na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co: Do­nald Trump. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se se ha col­ga­do en la fren­te la eti­que­ta de «pro­tec­cio­nis­ta» a gol­pe de tuit y de de­cre­to. Un se­llo que por­ta con or­gu­llo. No es­con­de sus pul­sio­nes. El mag­na­te pro­me­tió una agen­da de re­plie­gue co­mer­cial y re­na­cio­na­li­za­ción de la pro­duc­ción. Y eso es­tá ha­cien­do. A cos­ta, eso sí, de de­te­rio­rar los la­zos co­mer­cia­les con sus alia­dos.

La úl­ti­ma víc­ti­ma del mu­ro aran­ce­la­rio que es­tá le­van­tan­do Trump ha si­do la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca. Was­hing­ton anunció es­te mes nue­vas ta­sas a la im­por­ta­ción de ace­ro (25 %) y alu­mi­nio (10 %) por ra­zo­nes de «se­gu­ri­dad na­cio­nal», un es­pas­mo que ha pro­vo­ca­do la ira de los so­cios eu­ro­peos y tem­blo­res en to­do el glo­bo.

OFEN­SI­VA DE ACE­RO

Pe­ro, ¿por qué ha le­van­ta­do Es­ta­dos Uni­dos un mu­ro al ace­ro y el alu­mi­nio? Exis­ten tres ra­zo­nes prin­ci­pa­les que ex­pli­can es­te mo­vi­mien­to. En pri­mer lu­gar se tra­ta de una me­di­da elec­to­ra­lis­ta en­fo­ca­da ha­cia los cin­tu­ro­nes in­dus­tria­les más de­pri­mi­dos del país. Los ex­per­tos y gen­te cer­ca­na a Trump han aler­ta­do de las consecuencias que pue­de aca­rrear el des­abas­te­ci­mien­to e in­cre­men­to del pre­cio de los ma­te­ria­les. «Es­tu­dios pre­vios in­di­can que me­di­das si­mi­la­res adop­ta­das en el 2002 lle­va­ron a pér­di­das ne­tas en las ga­nan­cias y los em­pleos», ase­gu­ra el ana­lis­ta del think tank Brue­gel, Uri Da­dush.

La segunda ra­zón apun­ta ha­cia el gi­gan­te asiá­ti­co. Ade­más de ta­char­lo de «tram­po­so», Trump acu­sa a Chi­na de inun­dar el mercado con ace­ro sub­si­dia­do y ro­bar­le co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co a las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses con chan­ta­jes co­mo la im­po­si­ción de cláu­su­las de ce­sión de know-how a com­pe­ti­do­ras chi­nas co­mo con­di­ción pa­ra ac­ce­der a su mercado. Una queja que tam­bién com­par­ten los eu­ro­peos. Bru­se­las abrió es­ta mis­ma semana una in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­tu­diar la po­ten­cial en­tra­da ma­si­va de ace­ro y alu­mi­nio en la UE tras las res­tric­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas. No des­car­ta im­po­ner aran­ce­les o cuo­tas si de­tec­ta «dis­tor­sio­nes en el mercado», se­ña­la la Co­mi­sión Eu­ro­pea. «El efec­to en el pre­cio mun­dial y la re­di­rec­ción del co­mer­cio se es­pe­ra que sea pe­que­ño», ma­ti­za Da­dush. Pe­ro, ¿es­tá jus­ti­fi­ca­da la ame­na­za chi­na? Lo cier­to es que Es­ta­dos Uni­dos es el ma­yor im­por­ta­dor mun­dial de ace­ro (23.300 mi­llo­nes de eu­ros) y el país asiá­ti­co el prin­ci­pal pro­duc­tor (49%). No obs­tan­te, Pekín se si­túa co­mo quin­to pro­vee­dor de los nor­te­ame­ri­ca­nos. El se­cre­ta­rio de Co­mer­cio es­ta­dou­ni­den­se, Wil­bur Ross, pre­fi­rió que­dar­se con la pa­no­rá­mi­ca al ase­gu­rar que «Chi­na pro­du­ce en un mes lo mis­mo que Es­ta­dos Uni­dos en un año». Es Ca­na­dá quien es­tá co­pan­do el mercado es­ta­dou­ni­den­se del ace­ro. Ca­si el 90 % de su pro­duc­ción, va­lo­ra­da en 4.400 mi­llo­nes de eu­ros, aca­ba tras­pa­san­do la fron­te­ra ha­cia el sur. Le siguen Co­rea del Sur, Mé­xi­co y Bra­sil.

El ter­cer ob­je­ti­vo de es­ta ofen­si­va tie­ne co­mo me­ta cam­biar las re­la­cio­nes con su his­tó­ri­co aliado atlán­ti­co: La UE. Eso sí, por la puer­ta de atrás, co­mo ya ocu­rrió con el NAF­TA. El de­seo de Trump es aca­bar con la ba­lan­za co­mer­cial de­fi­ci­ta­ria que man­tie­ne su país con los eu­ro­peos (-121.979 mi­llo­nes de eu­ros). A los Vein­tio­cho los acu­sa de tra­tar a Es­ta­dos Uni­dos «de for­ma in­jus­ta» y apun­ta con el de­do a la sos­pe­cho­sa ha­bi­tual: Ale­ma­nia. La UE pro­du­ce el 10 % del ace­ro mun­dial, se­gún ci­fras de Worlds­teel, pe­ro el gi­gan­te ger­mano no es­tá en­tre el pe­lo­tón de ex­por­ta­do­res de ace­ro. «No so­mos sus enemi­gos», ex­pli­can fuen­tes de Bru­se­las. Was­hing­ton co­no­ce las ci­fras, pe­ro Trump no quie­re per­der la opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­ta de for­zar a los eu­ro­peos a con­tri­buir más en el gas­to en de­fen­sa en la OTAN y ajus­tar cuen­tas en otros sec­to­res. «La UE se queja de los aran­ce­les al ace­ro y alu­mi­nio. Si ellos re­ti­ran sus ho­rro­ro­sas ba­rre­ras y aran­ce­les a los pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses, tam­bién de­ja­re­mos caer los nues­tros. Enor­me dé­fi­cit. Si no, im­pon­dre­mos ta­sas a los co­ches, etc.», su­gi­rió el mag­na­te a tra­vés de Twit­ter pa­ra ha­cer va­ler las de­man­das de sus agri­cul­to­res y em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras. Las reite­ra­das men­cio­nes al sec­tor del au­to­mó­vil han pro­vo­ca­do su­do­res fríos en Ber­lín.

¿QUÉ ES­TÁ EN JUE­GO?

Ale­ma­nia pi­de cal­ma. No le in­tere­sa nin­gún ti­po de gue­rra co­mer­cial, ni con Es­ta­dos Uni­dos ni Chi­na. El co­mer­cio con el so­cio asiá­ti­co su­pera en 20.000 mi­llo­nes de eu­ros los in­ter­cam­bios con el ve­cino del otro la­do del Atlán­ti­co. Me­su­ra es lo que bus­ca Ber­lín y tem­pla­da fue la res­pues­ta de la co­mi­sa­ria de Co­mer­cio, Cecilia Malms­tröm. La sue­ca ela­bo­ró una lis­ta li­mi­ta­da y sim­bó­li­ca de pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses que po­drían ser gra­va­dos en la UE si la exen­ción tem­po­ral de aran­ce­les que Trump ex­ten­dió has­ta el pró­xi­mo 1 de ma­yo pa­ra las im­por­ta­cio­nes de ace­ro eu­ro­peas fi­nal­men­te ex­pi­ran sin acuer­do. Los va­que­ros Le­vi´´ s, las mo­tos Har­ley-Da­vid­son y el whisky Bour­bon se­rían los pri­me­ros en caer víc­ti­mas de la con­tra­ofen­si­va co­mu­ni­ta­ria. Pe­ro nadie quie­re lle­gar has­ta ese pun­to. Malms­tröm ne­go­cia a con­tra­rre­loj con sus ho­mó­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra lle­gar a un acuer­do mu­tuo que evi­te una olea­da de pro­tec­cio­nis­mo. Tam­bién en el mar­co del G20, don­de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, tra­ta de bus­car una so­lu­ción mul­ti­la­te­ral de ur­gen­cia a la so­bre­ca­pa­ci­dad de ace­ro chi­na jun­to al pre­si­den­te del país asiá­ti­co, Xi Jin­ping, quien to­da­vía nie­ga es­tar do­pan­do las ex­por­ta­cio­nes de su in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca con ayu­das pú­bli­cas. «Pa­ra la in­dus­tria de la UE, el im­pac­to (de los aran­ce­les) se­ría mo­des­to», in­sis­te Da­dush, quien ci­fra en un 1 % la re­duc­ción de la pro­duc­ción de ace­ro en la UE res­pec­to al 2017, ya que la de­man­da glo­bal es­te año si­gue au­men­ta­do. Al me­nos 1.100 mi­llo­nes de eu­ros en ex­por­ta­cio­nes de alu­mi­nio y 5.100 mi­llo­nes de eu­ros de ace­ro se ve­rían afec­ta­das. El gi­gan­te Ace­lo­rMit­tal no mues­tra sig­nos de es­pe­cial preo­cu­pa­ción. Tie­ne plan­tas de ace­ro en el país nor­te­ame­ri­cano. «La UE de­be­ría li­ti­gar en la OMC», sos­tie­ne Da­dush en un in­for­me an­tes de re­co­men­dar pla­nes de con­tin­gen­cia por si la vía de la go­ber­nan­za mul­ti­la­te­ral fra­ca­sa. Bru­se­las no des­car­ta de­nun­ciar a Was­hing­ton pa­ra acla­rar en qué su­pues­tos un país pue­de in­vo­car al abri­go de la OMC la cláu­su­la de «se­gu­ri­dad na­cio­nal» con la que le­van­tar ba­rre­ras co­mer­cia­les. La ma­nio­bra no es­tá exen­ta de ries­go. Bru­se­las te­me que un dic­ta­men des­fa­vo­ra­ble pa­ra Trump aca­be em­pu­jan­do a EE. UU. fue­ra de la or­ga­ni­za­ción, rom­pien­do el sis­te­ma in­ter­na­cio­nal de go­ber­nan­za co­mer­cial.

Más allá del al­can­ce que pue­dan te­ner es­tas de­ci­sio­nes pro­tec­cio­nis­tas en el con­jun­to de las eco­no­mías glo­ba­les, hay al­gu­nas in­dus­trias que se ve­rían más afec­ta­das por el le­van­ta­mien­to del te­lón de ace­ro es­ta­dou­ni­den­se. La cons­truc­ción y las in­fra­es­truc­tu­ras ab­sor­ben el 50 % de la pro­duc­ción de ace­ro y alu­mi­nio. Le si­gue la in­dus­tria de equi­pos me­cá­ni­cos (16 %), el au­to­mó­vil (13 %), me­ta­les (11 %), el sec­tor na­val, fe­rro­via­rio y el trans­por­te (5 %). «Es­pe­ra­mos que las exen­cio­nes sean per­ma­nen­tes», ase­gu­ra el por­ta­voz de la Co­mi­sión, Ale­xan­der Win­ters­tein. Bru­se­las cru­za los de­dos, has­ta ma­yo.

Quie­nes sí se ve­rían afec­ta­das se­rían in­dus­trias del na­val, au­to­mo­ción, me­ta­les y trans­por­tes

JUAN. S. G

| EFE | A. OIKONOMOU

Mien­tras la UE ba­ra­ja res­pues­tas aran­ce­la­rias, a la Ale­ma­nia de Mer­kel no le in­tere­san gue­rras co­mer­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.