Don­de el Sil va­le un potosí

El Con­ce­llo de No­guei­ra de Ramuín es el pri­me­ro de Ga­li­cia en ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción hi­dráu­li­ca Iber­dro­la le pa­ga en im­pues­tos me­dio mi­llón de eu­ros, pe­ro el alum­bra­do pú­bli­co con­su­me 200.000

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Fá­ti­ma F. Piñeiro

El lu­gar de Lou­rei­ro fue un día una gran ciu­dad. Du­ran­te los lar­gos años que se em­plea­ron en cons­truir la cen­tral hi­dráu­li­ca de San Es­te­ban, lle­ga­ron a vi­vir en ella unas cin­co mil per­so­nas. La com­pa­ñía Sal­tos del Sil —aho­ra, Iber­dro­la— cons­tru­yó pa­ra sus tra­ba­ja­do­res una igle­sia, un po­bla­do de vi­vien­das, un ci­ne, un hos­pi­ta­li­llo y has­ta un ca­sino. Pe­ro las obras aca­ba­ron —Fran­co inau­gu­ró la ins­ta­la­ción en 1959— y la gen­te aban­do­nó el pue­blo. Hoy, ese lu­gar, per­te­ne­cien­te al con­ce­llo ou­ren­sano de No­guei­ra de Ramuín, es víc­ti­ma de la fe­roz des­po­bla­ción que su­fre Ga­li­cia.

No se ve ni un al­ma. Cier­to es que ha­ce un día de pe­rros y que se acer­ca la ho­ra de ha­cer la co­mi­da. En ve­rano es otra his­to­ria. La Ri­bei­ra Sa­cra y los ca­ño­nes del Sil son un imán irre­sis­ti­ble pa­ra los tu­ris­tas. En­ton­ces, Lou­rei­ro re­vi­ve. El ca­sino es hoy un ho­tel, se­mi­va­cío en in­vierno, ates­ta­do en ve­rano. Pre­sen­ta un as­pec­to muy cui­da­do, que con­tras­ta con el vie­jo po­bla­do. Las vi­vien­das tie­nen as­pec­to de aban­dono. En al­gu­nas, muy po­cas, pa­re­ce que hay vi­da. Jus­to al la­do, en lo que an­tes eran el hos­pi­ta­li­llo y el cuar­tel de la Guar­dia, re­si­de Ber­nar­do Pa­drón, na­tu­ral del cer­cano Chan­dre­xa de Quei­xa. Lle­gó a No­guei­ra de Ramuín en 1986 pa­ra ha­cer­se car­go del man­te­ni­mien­to de la cen­tral. «Cuan­do vi­ne éra­mos cin­cuen­ta fa­mi­lias, aho­ra que­dan vein­te», ex­pli­ca Ber­nar­do, quien es­tá ju­bi­la­do des­de el 2016. Se po­dría ir, pe­ro no lo ha­ce. Si­gue allí, vi­vien­do a seis ki­ló­me­tros del em­bal­se, co­mo si no qui­sie­se per­der­lo de vis­ta. Si­gue hip­no­ti­za­do por los des­lum­bran­tes Ca­ño­nes del Sil. No hay cie­lo plo­mi­zo que pue­da ocul­tar tan­ta be­lle­za.

El río es­tá a re­bo­sar y las com­puer­tas de la cen­tral es­cu­pen agua a ma­res. «El da­ño que la cen­tral le pu­do pro­du­cir al río no fue tan grande co­mo los be­ne­fi­cios que pro­por­cio­nó», re­su­me Ber­nar­do. Aun­que pa­ra es­te tra­ba­ja­dor ju­bi­la­do de Iber­dro­la ca­si to­do son bon­da­des al ha­blar de la cen­tral, eso no qui­ta pa­ra que re­co­noz­ca lo pa­ra­dó­ji­co de la si­tua­ción. Y es que las hi­dráu­li­cas de San Es­te­ban (hay otra nue­va, inau­gu­ra­da en el 2013) y de San Pe­dro —tam­bién en el Sil y tam­bién de Iber­dro­la— han con­ver­ti­do a No­guei­ra de Ramuín en el con­ce­llo con ma­yor ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de ener­gía hi­dráu­li­ca de Ga­li­cia, con ca­si 500 me­ga­va­tios ins­ta­la­dos. So­lo la plan­ta de San Es­te­ban, re­co­no­ce el ex­tra­ba­ja­dor, po­dría alum­brar gra­tis a los ve­ci­nos de la ciu­dad de Ou­ren­se (en torno a 100.000). No lo ha­ce, cla­ro, y aun­que la ener­gía les sa­le por las ore­jas, to­dos pa­gan re­li­gio­sa­men­te sus fac­tu­ras. In­clui­do el Ayun­ta­mien­to y los 2.000 ha­bi­tan­tes de No­guei­ra de Ramuín, cu­na po­lí­ti­ca del ex­pre­si­den­te de la Dipu­tación de Ou­ren­se, Jo­sé Luis Bal­tar.

Ber­nar­do re­co­no­ce que al me­nos las in­dus­trias ga­lle­gas de­be­rían be­ne­fi­ciar­se de al­gún ti­po de des­cuen­to en la fac­tu­ra eléc­tri­ca. «Sí, yo creo que ha­bría que fa­vo­re­cer de al­gu­na ma­ne­ra a la industria, ya que te­ne­mos un ex­ce­den­te tan im­por­tan­te de elec­tri­ci­dad», ad­mi­te. Has­ta se atre­ve a des­ta­car que Iber­dro­la gas­ta mu­cho di­ne­ro fue­ra que de­be­ría rein­ver­tir aquí, en Ga­li­cia, don­de se ha­ce de oro con el agua de los ríos ga­lle­gos.

El su­ce­sor de Bal­tar en la al­cal­día de No­guei­ra de Ramuín es Jo­sé César Pa­ren­te. Re­la­ta que gra­cias a la con­tri­bu­ción de Iber­dro­la a las ar­cas mu­ni­ci­pa­les —vía im­pues­tos— el Con­ce­llo ma­ne­ja me­dio mi­llón de eu­ros más al año, di­ne­ro del que no dis­pon­dría si las cen­tra­les es­tu­vie­sen ubi­ca­das en otro mu­ni­ci­pio. Eso les per­mi­te asu­mir so­li­tos los 120.000 eu­ros al año que cues­ta man­te­ner un cen­tro de día pa­ra 14 per­so­nas ma­yo­res. El bie­nes­tar so­cial de los ve­ci­nos se co­me bue­na par­te del pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal: el 22 % de 2,4 mi­llo­nes de eu­ros, ex­pli­ca el re­gi­dor. ¿Bo­ni­fi­ca­cio­nes en la luz? ¿En el agua? «Cla­ro que nos gus­ta­ría te­ner­las, pe­ro...», re­pli­ca Pa­ren­te. Du­ran­te el re­co­rri­do ha­cia el lu­gar de Lou­rei­ro y lue­go ha­cia el em­bal­se de San Es­te­ban, el al­cal­de va des­gra­nan­do lo que con­si­de­ra to­do lo bueno que ha traí­do al pue­blo la ener­gía hi­dráu­li­ca. Pe­ro, al fi­nal, tie­ne que re­co­no­cer que el Con­ce­llo se gas­ta al año ca­si 200.000 eu­ros en la fac­tu­ra de la luz (hay 2.200 fa­ro­las, más que ve­ci­nos), y que tie­nen di­fi­cul­ta­des se­rias pa­ra es­tar al día con Gas Na­tu­ral Fe­no­sa, con la que tie­nen con­tra­ta­do el su­mi­nis­tro.

«Hom­bre, la opi­nión de la gen­te es que al me­nos no de­be­ría­mos pa­gar el alum­bra­do», di­ce ca­si con ti­mi­dez Jo­sé César.

«El da­ño que la cen­tral le pu­do pro­du­cir al río [el Sil] no fue tan grande co­mo los be­ne­fi­cios»

| MI­GUEL VI­LLAR

Ber­nar­do Pa­drón an­te la cen­tral de San Es­te­ban, inau­gu­ra­da por Fran­co en 1959, en la que tra­ba­jó du­ran­te vein­te años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.