A ORI­LLAS DE LA CI­FRA BCE, fi­nal de eta­pa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Den­tro de la his­to­ria de ab­so­lu­ta des­me­su­ra que el di­ne­ro y las fi­nan­zas vi­ven des­de ha­ce al me­nos tres dé­ca­das, el epi­so­dio de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias desa­rro­lla­das a par­tir del 2009 me­re­ce un apar­ta­do pro­pio. Unas po­lí­ti­cas que fue­ron, ya no úti­les, sino im­pres­cin­di­bles pa­ra in­ten­tar neu­tra­li­zar —en au­sen­cia de sig­nos de vi­da en otros ám­bi­tos, co­mo el fis­cal— las con­se­cuen­cias de la gran tor­men­ta a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos años. Me­jor no pen­sar qué hu­bie­ra ocu­rri­do de no es­tar ahí los ban­cos cen­tra­les, dis­pues­tos a apar­tar sus iner­cias y vie­jos doc­tri­na­ris­mos con el fin de ha­cer fren­te a una si­tua­ción del to­do ex­cep­cio­nal.

Pe­ro por mu­cho que esas ac­tua­cio­nes se va­lo­ren en po­si­ti­vo, al­gu­nas de sus ci­fras no de­jan de cau­sar asom­bro. So­bre to­do una: los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les su­mi­nis­tra­ron li­qui­dez a la eco­no­mía, a tra­vés de me­ca­nis­mos ex­tra­or­di­na­rios, por va­lor de unos 20 bi­llo­nes de dó­la­res. No hay po­si­ble com­pa­ra­ción his­tó­ri­ca de se­me­jan­te ope­ra­ción de rie­go ma­si­vo de me­dios de pago; los cua­les, por cier­to —y esa es la prin­ci­pal crí­ti­ca que a esas es­tra­te­gias se pue­de ha­cer—, so­la­men­te en par­te lle­ga­ron a sus des­ti­na­ta­rios fi­na­les, em­pre­sas y fa­mi­lias, pues en una por­ción no pe­que­ña que­dó em­bol­sa­da en­tre los ten­tácu­los de los pro­pios mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, ali­men­tan­do la crea­ción de nue­vas bur­bu­jas. Lo cual lle­vó a que se fue­ran mo­di­fi­can­do a lo lar­go de los años, con un ma­yor pe­so de la ad­qui­si­ción di­rec­ta de deu­da.

Es bien sa­bi­do que, en el ca­so del BCE, las po­lí­ti­cas no con­ven­cio­na­les sur­gie­ron con un re­tra­so de ca­si tres años, res­pec­to a las que es­ta­ban apli­can­do la Re­ser­va Fe­de­ral nor­te­ame­ri­ca­na y, en me­nor me­di­da, el Ban­co de In­gla­te­rra. En cual­quier ca­so, des­de el 2012 co­bra fuer­za la lí­nea de ex­pan­sión con ti­pos pró­xi­mos a ce­ro, ex­pe­ri­men­tan­do un con­si­de­ra­ble im­pul­so a par­tir del 2015, cuan­do su me­ca­nis­mo fun­da­men­tal es ya el uso de ope­ra­cio­nes ma­si­vas de ad­qui­si­ción de ac­ti­vos (en torno a 60.000 mi­llo­nes men­sua­les) por par­te del pro­pio ban­co. Des­de en­ton­ces, ese pro­gra­ma ha ge­ne­ra­do una crea­ción ex­tra­or­di­na­ria de li­qui­dez por va­lor de 2,5 bi­llo­nes de eu­ros.

Es evi­den­te que una si­tua­ción así no se pue­de man­te­ner du­ran­te mu­cho tiem­po. Pe­ro, aun­que en va­rias oca­sio­nes pa­re­ció que el pro­gra­ma iba a ser sus­pen­di­do, el he­cho es que se ha ve­ni­do pro­rro­gan­do… has­ta el pró­xi­mo mes, en el que, es­ta vez sí, que­da­rá can­ce­la­do. Se lle­ga así a un fi­nal de eta­pa, y al co­mien­zo de una nue­va car­ga­da de in­cer­ti­dum­bres. En pri­mer lu­gar por­que, en reali­dad, los mo­ti­vos que die­ron pie a la po­lí­ti­ca ex­tra­or­di­na­ria no han des­apa­re­ci­do; es más, el am­bien­te que aho­ra se res­pi­ra es el de una ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to: la ya bien co­no­ci­da in­quie­tud por el es­tan­ca­mien­to no aca­ba de des­apa­re­cer del pai­sa­je eu­ro­peo.

En se­gun­do lu­gar, en­tre los pro­ble­mas que ya se han he­cho cró­ni­cos aún fi­gu­ra la si­tua­ción de los ban­cos que, por mu­cho que las úl­ti­mas prue­bas de es­fuer­zo ha­yan si­do po­si­ti­vas, no aca­ba de con­ven­cer a mu­chos; el cam­bio de po­lí­ti­ca po­dría te­ner un efec­to des­es­ta­bi­li­za­dor, so­bre to­do en ca­sos co­mo el ita­liano. Y en ter­cer lu­gar, pe­ro aca­so pa­ra no­so­tros más im­por­tan­te, es evi­den­te que las po­si­bi­li­da­des de co­lo­car deu­da se van a es­tre­char con­si­de­ra­ble­men­te, lo que afec­ta­rá de un mo­do par­ti­cu­lar a los paí­ses más en­deu­da­dos, co­mo es el ca­so de Es­pa­ña. El asun­to se tor­na bas­tan­te preo­cu­pan­te si se pien­sa que los pro­gra­mas del BCE que aho­ra des­apa­re­ce­rán han sig­ni­fi­ca­do la ad­qui­si­ción de unos 250.000 mi­llo­nes en títulos de deu­da es­pa­ño­la. Pro­ba­ble­men­te el año pró­xi­mo ten­ga­mos que ha­blar mu­cho de es­te asun­to, que aho­ra se abre co­mo un no­ta­ble in­te­rro­gan­te.

| AR­NE DEDERT

Drag­hi se ha eri­gi­do es­tos años co­mo el gran de­fen­sor del pro­gra­ma de com­pra de deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.