LOS CLÁ­SI­COS SA­LEN DE PA­SEO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - Tex­to Juan Ares Fo­tos Joa­quín Abreu

EL PA­TRI­MO­NIO DE CO­CHES CLÁ­SI­COS SE CON­SER­VA GRA­CIAS A MU­CHOS AFI­CIO­NA­DOS QUE DE­CI­DEN EM­PLEAR SU TIEM­PO Y DI­NE­RO EN RES­TAU­RAR CO­CHES AN­TI­GUOS Y CON­SER­VAR­LOS CE­LO­SA­MEN­TE. MU­CHOS DE ELLOS, ADE­MÁS, NO RE­NUN­CIAN A DAR­LES UNA NUE­VA VI­DA DE­POR­TI­VA EN LOS FLO­RE­CIEN­TES RALIS DE RE­GU­LA­RI­DAD PA­RA CLÁ­SI­COS DE LOS AÑOS SE­SEN­TA O SE­TEN­TA.

Ga­li­cia es una de las co­mu­ni­da­des es­pa­ño­las don­de se pro­fe­sa más cul­to al co­che clá­si­co. Exis­ten des­de im­por­tan­tes co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res, al­gu­nas de las me­jo­res del país, has­ta nu­me­ro­sos afi­cio­na­dos que cuen­tan con una o va­rias uni­da­des cui­da­do­sa­men­te res­tau­ra­das.

El uso que se le da a es­tos co­ches clá­si­cos es tam­bién muy va­ria­do. En unos ca­sos son me­ro ob­je­to de­co­ra­ti­vo en garajes o na­ves in­dus­tria­les, sin ma­yor uso que el dis­fru­te vi­sual de su pro­pie­ta­rio. Pe­ro la ma­yo­ría de ellos tie­nen una in­ten­sa vi­da so­cial. Des­de sa­li­das do­min­gue­ras a ex­cur­sio­nes en gru­po, via­jes en al­gu­nos ca­sos, con­cen­tra­cio­nes y ralis de re­gu­la­ri­dad.

A los que les sor­pren­da es­ta úl­ti­ma uti­li­za­ción hay que decirles que en Ga­li­cia se dispu­tan al­re­de­dor de trein­ta ralis de re­gu­la­ri­dad de clá­si­cos al año y en mu­chos ca­sos cuen­tan con lis­tas de ins­cri­tos que al­can­zan los cin­cuen­ta u ochen­ta co­ches. Uno de los úl­ti­mos ha si­do el XII Rall­ye Ciu­dad de Vi­go, or­ga­ni­za­do por la Es­cu­de­ría Vi­go Clá­si­cos, una de las más pro­lí­fi­cas en tie­rras ga­lle­gas y con más de un cen­te­nar de so­cios. Co­mo di­ce su pre­si­den­te, Vi­cen­te Gon­zá­lez, «lo me­jor que pue­des ha­cer si tie­nes un clá­si­co es sa­car­lo a pa­sear y si es en un ra­li de re­gu­la­ri­dad to­da­vía te di­vier­tes más».

Y lo cier­to es que tuvimos la oca­sión de com­pro­bar­lo en el pues­to de co­pi­lo­to de un ve­te­rano Sum­bean Al­pi­ne MK II fa­bri­ca­do en 1962. Los ralis de re­gu­la­ri­dad cons­tan de un re­co­rri­do de en­la­ce so­bre el que se van co­lo­can­do tra­mos cro­no­me­tra­dos de re­gu­la­ri­dad, per­fec­ta­men­te mar­ca­dos en un road book (li­bro de ru­ta). En esos tra­mos de re­gu­la­ri­dad hay unas ta­blas que mar­can la ho­ra de pa­so de ca­da co­che de cien en cien me­tros. Ca­da se­gun­do de ade­lan­to o de re­tra­so su­po­ne un pun­to de pe­na­li­za­ción. Los co­ches van do­ta­dos de apa­ra­tos GPS que mar­can su po­si­ción en ca­da ins­tan­te y la or­ga­ni­za­ción de­ci­de en qué pun­tos de los tra­mos to­ma los tiem­pos a to­dos los co­ches. Pi­lo­to y co­pi­lo­to, ayu­da­dos por un con­ta­dor analó­gi­co en mu­chos ca­sos (re­tro­trip) y unos cro­nó­me­tros, de­be­rán ir ajus­tan­do el pa­so del co­che por ca­da me­tro de re­co­rri­do pa­ra no pe­na­li­zar. Las me­dias son muy ba­jas, ade­cua­das a la an­ti­güe­dad de los co­ches y a ca­rre­te­ras abier­tas al trá­fi­co con pa­so por las po­bla­cio­nes. Pe­ro en los lu­ga­res des­pe­ja­dos las co­sas se pue­den com­pli­car. A ve­ces el li­bro de ru­ta tie­ne tram­pas en las que es fá­cil equi­vo­car­se y, al fi­nal, los más há­bi­les se de­jan ape­nas un pu­ña­do de se­gun­dos tras to­do el día. Las jor­na­das tie­nen tam­bién su par­te so­cial, con ce­na y en­tre­ga de tro­feos. Los clá­si­cos es­tán muy vi­vos en Ga­li­cia y lu­cen por sus ca­rre­te­ras.

ELE­GAN­CIA Y DE­POR­TI­VI­DAD MEZ­CLA­DAS Ca­da co­che clá­si­co tie­ne per­so­na­li­dad di­fe­ren­te, pe­ro en los ralis se mez­clan ele­gan­tes roads­ter jun­to a los de­por­ti­vos de to­da la vi­da.

CO­CHES DE AL­TO VA­LOR ECONÓMICOAl­gu­nos co­ches son de repu­tadas mar­cas, co­mo Ja­guar o Bu­gat­ti y al­can­zan co­ti­za­cio­nes muy al­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.