Es­tre­llas del hu­mor... y del amor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Primera Persona -

PO­DRÍA­MOS de­cir que to­do em­pe­zó con Pe­dro Al­mo­dó­var, que fue co­lo­can­do a su ma­dre, Fran­cis­ca Ca­ba­lle­ro, en pe­que­ños pa­pe­les hu­mo­rís­ti­cos has­ta ele­var­la a icono po­pu­lar (pa­ra fi­nal­men­te, de­di­car­le una pe­lí­cu­la, Vol­ver, que era un ho­me­na­je a to­das las mujeres man­che­gas de su ge­ne­ra­ción). Lue­go si­guió con Paco León, que ter­mi­nó con­vir­tien­do a Car­mi­na Ba­rrios en una es­tre­lla del hu­mor pa­trio. Y el úl­ti­mo ha si­do Gus­ta­vo Salmerón, en una pe­lí­cu­la dis­tin­ta e in­cla­si­fi­ca­ble, po­si­ble­men­te en­tre las me­jo­res de la dé­ca­da, que es su­pues­ta­men­te un do­cu­men­tal, pe­ro tam­bién un th­ri­ller, una co­me­dia... y un poe­ma de amor.

Julita Salmerón, a sus 82 años, no so­lo ti­tu­ló con su gra­cia un fil­me des­ti­na­do a re­no­var el ci­ne­ma ve­ri­té (Mu­chos hi­jos, un mono y un cas­ti­llo, el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la, que es la ex­pre­sión li­te­ral de sus de­seos cuan­do era jo­ven), sino que fi­nal­men­te le ro­bó la pe­lí­cu­la a to­da la fa­mi­lia: pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­ta de una his­to­ria real y de­li­ran­te, co­mo so­lo lo pue­de ser la vi­da, es im­po­si­ble no mi­rar a es­ta mu­jer enor­me en mu­chí­si­mos as­pec­tos, so­bre to­do en su com­ple­ji­dad y con­tra­dic­cio­nes, y de­jar­se ven­cer por su sa­bi­du­ría e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, por su ale­gría vi­tal, por sus ma­nías in­con­tro­la­bles, su ape­ti­to vo­raz y su ta­lan­te va­ria­ble. Es la rei­na in­dis­cu­ti­ble de una vi­da y sus con­tra­tiem­pos, mos­tra­da sin pu­dor y con ver­dad, co­mo so­lo el cine pue­de ha­cer si cuen­ta con un ma­te­rial de ba­se así.

La pe­lí­cu­la ha si­do pre­mia­da: de Kar­lovy Vary a los Ham­ptons, pa­san­do por los Go­ya o los For­qué. Julita, sus hi­jos, su cas­ti­llo, sus ani­ma­les (no so­lo el mono), su be­lén pues­to has­ta ju­nio y su te­ne­dor ex­ten­si­ble pa­ra com­pro­bar que su ma­ri­do si­gue vi­vo for­man par­te ya de nues­tra me­mo­ria. Ella es de las pri­me­ras y más gran­des ma­dra­zas de nues­tro cine. GUILLERMO ES­PI­NO­SA pro­pia ma­dre. Ine­vi­ta­ble­men­te, vas a des­cu­brir y en­con­trar al­gu­nas co­sas que no te gus­tan, pe­ro tam­bién otras que des­co­no­cías, co­sas que son muy be­llas y te lle­nan de ale­gría. Ro­dar a tu pro­pia fa­mi­lia es un via­je al nú­cleo fa­mi­liar apa­sio­nan­te. Siem­pre lo re­co­mien­do a to­do el mun­do, aun­que no ten­ga un fin co­mer­cial. So­lo el he­cho de gra­bar su his­to­ria ya tie­ne un com­po­nen­te muy be­ne­fi­cio­so pa­ra cual­quier fa­mi­lia. Por­que al fi­nal lo crea­do nos ha­bla de no­so­tros mis­mos y nos ayu­da a en­ten­der­nos.

La vér­te­bra de la tra­ma

Y he te­ni­do a los me­jo­res com­pa­ñe­ros de jue­go que se pue­de te­ner: mis que­ri­dos y ta­len­to­sos her­ma­nos. No pue­de ha­ber si­do más di­ver­ti­do ha­ber cre­ci­do to­dos jun­tos. Al otro ex­tre­mo de la pro­ta­go­nis­ta, y fun­cio­nan­do siem­pre co­mo opues­to com­ple­men­ta­rio, en la vi­da y en la pe­lí­cu­la, se en­cuen­tra mi pa­dre: un hom­bre pre­vi­sor, pa­cien­te, equi­li­bra­do, se­reno y cons­tan­te. Gran re­fe­ren­te pa­ra mí cuan­do atra­ve­sa­ba la in­cer­ti­dum­bre de tan­tos años an­te el lien­zo en blan­co. Pe­ro gra­cias a la pa­cien­cia y la cons­tan­cia he­re­da­da, ese vér­ti­go cau­sa­do por la fal­ta de cla­ri­dad e ideas re­sul­tó ser tam­bién fas­ci­nan­te. Mien­tras avan­za­ba es­te via­je de au­to­co­no­ci­mien­to, el jue­go se re­ve­la­ba en to­do su es­plen­dor, y la vi­da, que no es­tá exen­ta de ma­gia, me iba man­dan­do se­ña­les, pis­tas di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con el te­ma cen­tral de la pe­lí­cu­la: la lu­mi­no­sa e im­pres­cin­di­ble muer­te. ¿Y quien me­jor pa­ra en­viar­me se­ña­les má­gi­cas que mi bi­sa­bue­la ase­si­na­da en la Gue­rra? Gra­cias bi­sa­bue­la Julia por ilu­mi­nar­me el ca­mino pa­ra aca­bar la pe­lí­cu­la. Gra­cias por de­jar­me usar tu vér­te­bra pa­ra la tra­ma, gra­cias por ha­ber ama­do a mi ma­dre du­ran­te su pri­mer año de vi­da. Y, so­bre to­do, gra­cias por ha­cer­me com­pren­der que los ban­dos en­fren­ta­dos se di­lu­yen en el más allá, fun­dién­do­se en un abra­zo lu­mi­no­so y eterno.

“Mu­chos hi­jos, un mono y un cas­ti­llo es un aná­li­sis de una ge­ne­ra­ción, una bús­que­da de mis orígenes y un ho­me­na­je a mi ma­dre y a to­da la fa­mi­lia”.

Ma­dre e hi­jo re­co­gie­ron ei Glo­bo al me­jor do­cu­men­tal en el fes­ti­val de cine de Kar­lovy Vary (Che­quia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.