Una re­vo­lu­ción POP

Per­te­ne­ce a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una sa­ga de jo­ye­ros. ¿Su úl­ti­mo tra­ba­jo? Una co­lec­ción so­bre ma­yo del 68, ines­pe­ra­da y re­vo­lu­cio­na­ria.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Joyas - Por B. MAN­SO Fo­to: JE­SÚS GAR­CÍA

La jo­ye­ría Grassy for­ma par­te de la iden­ti­dad de Ma­drid. Su tien­da del nú­me­ro 1 de Gran Vía se al­za en el pai­sa­je ur­bano co­mo el mas­ca­rón de proa de un bar­co y es una de las postales más re­co­no­ci­bles de la ciu­dad. Fue ca­sual que Alexandre Grassy, fran­cés na­ci­do en una fa­mi­lia de or­fe­bres mi­la­ne­ses, re­ca­la­ra en Ma­drid ha­ce un si­glo en su ca­mino ha­cia Amé­ri­ca y no die­ra ni un pa­so más. Lle­ga­ban los años 20 cuan­do abrió su pri­mer ta­ller de relojería y su éxi­to fue tal que, po­co des­pués, se es­ta­ble­ció en la par­te más no­ble de la Gran Vía. Las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes hi­cie­ron ho­nor a las en­se­ñan­zas de Alexandre, que de­cía que es­ta pro­fe­sión no la en­se­ña na­die, sino que hay que “ro­bar­la”, es de­cir, apren­der­la a ba­se de ex­pe­ri­men­tar. Hoy es la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción la que es­tá al fren­te, con su nie­ta Pa­tri­cia Reznak, ar­qui­tec­ta, co­mo di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca. Con su in­cor­po­ra­ción en 2005, ha da­do el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo a las jo­yas Grassy, acer­can­do su cla­si­cis­mo so­fis­ti­ca­do y elegante al mun­do del ar­te con­tem­po­rá­neo. La úl­ti­ma co­lec­ción con­me­mo­ra el 50 aniver­sa­rio de ma­yo del 68.

Mu­jer­hoy. ¿Có­mo sur­gió la co­lec­ción V68? Pa­tri­cia Reznak.

Siem­pre me fas­ci­nó ma­yo del 68. Yo te­nía en­ton­ces ocho años, era una bur­gue­si­ta en Ma­drid, y re­cuer­do có­mo me im­pac­tó ver en la pren­sa las imá­ge­nes de las pro­tes­tas. Ese mis­mo año hu­bo más re­vuel­tas, se pro­du­jo tam­bién la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga, cuan­do los tan­ques so­vié­ti­cos en­tra­ron en la ciu­dad, y tam­bién lo vi­ví de cer­ca por­que mi pa­dre es che­cos­lo­va­co. To­dos los mo­vi­mien­tos que hu­bo en Eu­ro­pa es­ta­ban ba­jo la mis­ma ideo­lo­gía: li­ber­tad e igual­dad. En Pa­rís em­pe­zó sien­do un mo­vi­mien­to de es­tu­dian­tes, lue­go se unie­ron los sin­di­ca­tos, los trots­kis­tas, los le­ni­nis­tas, pe­ro al prin­ci­pio fue un mo­vi­mien­to muy li­bre. Des­de Grassy he­mos que­ri­do ren­dir tri­bu­to a esa li­ber­tad e igual­dad.

¿Có­mo es la co­lec­ción?

El pun­to de par­ti­da son tres fo­to­gra­fías his­tó­ri­cas de aquel mo­men­to, a par­tir de las que he ais­la­do un de­ta­lle pa­ra con­ver­tir­lo en jo­ya. Hay ani­llos, col­gan­tes, pi­nes, pen­dien­tes y ge­me­los. He que­ri­do ha­cer una co­lec­ción ale­gre, fes­ti­va, ca­si in­fan­til y muy grá­fi­ca, con di­bu­jos ca­si tin­ti­nes­cos de co­lo­res pla­nos. Los ma­te­ria­les son oro gris ce­pi­lla­do de as­pec­to muy neu­tro y es­mal­te al fue­go. No es el es­mal­te en frío que se usa ge­ne­ral­men­te en jo­ye­ría; es­te tie­ne una pro­fun­di­dad de co­lor y una du­ra­bi­li­dad to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Es­tán pin­ta­dos uno a uno, es­to es al­ta jo­ye­ría.

¿Pa­ra un pú­bli­co con­cre­to?

No, la ver­dad es que no. Es una co­lec­ción uni­sex, que va a gus­tar a to­do ti­po de per­so­nas. Es de ai­re in­fan­til y las sor­ti­jas son co­mo un po­co de feria, que es lo que he que­ri­do plas­mar. Es una co­lec­ción muy pop y mo­der­na.

¿Han cam­bia­do las con­su­mi­do­ras de jo­yas?

Es­tán cam­bian­do y ya no son los hom­bres los que vie­nen a es­co­ger una pie­za de re­ga­lo sin sa­ber muy bien lo que quie­ren. Aho­ra ellas com­pran pa­ra ellas o pa­ra re­ga­lar a otras mu­je­res. Tam­bién ha cam­bia­do la re­la­ción de la mu­jer con las jo­yas, y ya no es al­go que se po­nen ocasionalmente, sino que for­ma par­te del día a día. Siem­pre exis­te la jo­ya de los gran­des mo­men­tos, pe­ro se es­tá adap­tan­do y ha­cién­do­se al­go más co­ti­diano.

“Con es­ta co­lec­ción, rin­do tri­bu­to a un mo­vi­mien­to por la li­ber­tad y la igual­dad”.

¿Cuál ha si­do su apor­ta­ción a la fir­ma des­de su in­cor­po­ra­ción?

He cam­bia­do la ima­gen, la he ac­tua­li­za­do. Una de las gran­des apor­ta­cio­nes de Grassy a la ofer­ta jo­ye­ra de Ma­drid, apar­te de nues­tras pro­pias co­lec­cio­nes, que creo que son muy di­fe­ren­tes a to­da la ofer­ta que hay, son nues­tras co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas, co­mo Blan­ca Mu­ñoz, Ant­hony Ca­ro, Eu­ge­nia Am­pu­dia… Y eso es al­go muy es­pe­cial y muy úni­co de nues­tra for­ma de ha­cer las co­sas, por­que en­ten­de­mos la jo­ye­ría co­mo un ofi­cio de ar­te.

La crea­do­ra par­te de tres fo­to­gra­fías his­tó­ri­cas de las re­vuel­tas es­tu­dian­ti­les pa­ri­si­nas de 1968 pa­ra crear una co­lec­ción con pie­zas pa­ra mu­jer y hom­bre. Oro gris y es­mal­te al fue­go son los ma­te­ria­les de es­tos pen­dien­tes, ani­llos, ge­me­los y col­gan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.