MA­DE­LEI­NE AL­BRIGHT

“POR QUÉ HA­BLO DE FAS­CIS­MO? LA RES­PUES­TA ES DO­NALD TRUMP”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Clin­ton, se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer al fren­te de la di­plo­ma­cia en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos. Hoy, a sus 80 años, es una emi­nen­cia en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y ha es­cri­to un li­bro don­de ad­vier­te acer­ca de los ries­gos ac­tua­les del fas­cis­mo. So­bre Trump, Pu­tin, su di­vor­cio y lle­gar a la po­lí­ti­ca a los 60 ha­bla­mos con ella en ex­clu­si­va. Por RHYS BLAKELY Fo­tos: STEP­HEN VOSS

des­de que Ma­de­lei­ne Al­bright de­jó su car­go co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do, ha pa­sa­do gran par­te de su tiem­po de­di­ca­da a la en­se­ñan­za. Es­ta an­ti­gua re­fu­gia­da de la II Gue­rra Mun­dial, que re­co­rrió el mun­do en­te­ro co­mo je­fa de la di­plo­ma­cia del Go­bierno de Bill Clin­ton, im­par­te aho­ra cla­ses so­bre re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town. ¿En­tre sus es­pe­cia­li­da­des? Có­mo ges­tio­nar una cri­sis o con­se­guir avan­zar en los in­te­re­ses de una na­ción. A sus enér­gi­cos 80 años, nos ha ci­ta­do en su ofi­ci­na de Was­hing­ton, en un edif­cio a muy po­ca dis­tan­cia de la Ca­sa Blan­ca. Le pre­gun­to si cree que Do­nald Trump apro­ba­ría su asig­na­tu­ra. Y con­tes­ta rá­pi­da: “No, sus­pen­de­ría”. ¿Por qué? “Pa­ra em­pe­zar, por­que ten­dría que leer”. Tie­ne fa­ma de ser al­guien que ha­bla sin ta­pu­jos. Cuan­do era em­ba­ja­do­ra pa­ra la ONU, los de­le­ga­dos ri­va­les del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad la apo­da­ron “the queen of mean” (la rei­na mal­va­da), to­do un ho­nor pa­ra quien siem­pre se mos­tró in­tran­si­gen­te con quien tra­ta­se de mo­di­fi­car su ho­ja de ru­ta. Hu­bo un tiem­po en que fue ca­paz de no arre­drar­se an­te nin­gún ti­rano. Hoy, ha­ce una cla­ra dis­tin­ción en­tre los es­tu­dian­tes que en­tre­gan sus tra­ba­jos con fal­tas de or­to­gra­fía y los que no. Su irri­ta­ción al­can­za co­tas in­sos­pe­cha­das cuan­do ve que Trump es­cri­be en Twit­ter “Con­se­jo”, así con ma­yús­cu­las (co­mo si fue­ra un ór­gano con­sul­ti­vo de la na­ción), cuan­do a lo que se re­fie­re es a un “con­se­jo” con mi­nús­cu­las. “Sin ir más le­jos, esa se­ría una de las ra­zo­nes por las que le hu­bie­ra sus­pen­di­do”, afir­ma. Tam­po­co le ve mu­cho sen­ti­do al le­ma de su cam­pa­ña “Ame­ri­ca first” [An­te to­do, Es­ta­dos Uni­dos]. “La ma­dre del cor­de­ro de la di­plo­ma­cia es que uno sea ca­paz de po­ner­se en el lu­gar del otro. En mi opi­nión, un es­ti­lo in­ti­mi­da­to­rio no fun­cio­na ja­más”. Le preo­cu­pa esa for­ma im­pul­si­va que tie­ne la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes, la vo­la­ti­li­dad del equi­po de Trump. “Pa­ra mí, lo más ex­tra­ño de to­do es que, aun ha­bien­do pi­sa­do tan­tas ve­ces la Ca­sa Blan­ca, to­da­vía no he lo­gra­do ha­cer­me una idea de có­mo se es­tán ha­cien­do aho­ra las co­sas allí”.

Huir dos ve­ces

Del año 1997 has­ta el 2001, el tiem­po que Al­bright es­tu­vo al fren­te del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, sus co­men­ta­rios pun­zan­tes se con­vir­tie­ron en ar­mas di­plo­má­ti­cas. A al­gu­nos les re­sul­ta­ba una per­so­na au­to­ri­ta­ria. A Fi­del Cas­tro le di­jo en es­pa­ñol que no te­nía “co­jo­nes” . Era pa­ten­te su des­pre­cio por la al­ta so­cie­dad de Was­hing­ton y las amis­ta­des de sa­lón nun­ca fue­ron lo su­yo: su no­che per­fec­ta pa­sa­ba por re­pan­ti­gar­se en el so­fá con el ca­mi­són pues­to, dar bue­na cuen­ta de un pla­to “re­pug­nan­te” (re­que­són con két­chup era uno de sus fa­vo­ri­tos) y ver un po­co de te­le­ba­su­ra. Ac­tual­men­te, no se pier­de un ca­pí­tu­lo de Ma­dam Se­cre­tary [aquí en Movistar Plus], so­bre una hi­po­té­ti­ca se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Na­ci­da en Che­cos­lo­va­quia en 1937, hi­ja de un fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, Ma­rie Ja­na Kor­be­lo­vá (su nom­bre de pi­la) no ha­bía cum­pli­do aún los dos

años cuan­do las tro­pas de asal­to hitle­ria­nas in­va­die­ron su país. Tras una tem­po­ra­da es­con­di­da, la fa­mi­lia aban­do­nó Pra­ga rum­bo a Lon­dres, don­de so­bre­vi­vie­ron a los bom­bar­deos de la avia­ción ale­ma­na. Tras la ren­di­ción na­zi, re­gre­só con sus pa­dres a Che­cos­lo­va­quia, pe­ro tu­vo que huir de nue­vo en 1948, tras el gol­pe co­mu­nis­ta. La fa­mi­lia se ins­ta­ló en­ton­ces en Co­lo­ra­do y Al­bright se con­vir­tió en una “Maddy” 100% ame­ri­ca­na, con una fla­man­te be­ca pa­ra es­tu­diar en We­lles­ley Co­lle­ge, la mis­ma uni­ver­si­dad de éli­te, ex­clu­si­va­men­te fe­me­ni­na, por don­de pa­só unos años des­pués Hi­llary Clin­ton. Tras gra­duar­se, se ca­só con Joe Al­bright, miem­bro de una po­de­ro­sa di­nas­tía vin­cu­la­da a la pren­sa. De­jó en­ton­ces en sus­pen­so sus am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les y se de­di­có a su fa­mi­lia.

El crash del di­vor­cio

Tras 23 años de ma­tri­mo­nio, le to­có su­frir un di­fí­cil di­vor­cio. Joe la de­jó de pie­dra cuan­do, al vol­ver un día a ca­sa, le con­fe­só que ha­bía co­no­ci­do a al­guien más jo­ven. Ma­de­lei­ne lu­chó por sal­var ese ma­tri­mo­nio, mien­tras él pro­lon­ga­ba la ago­nía ma­reán­do­la con ac­tua­li­za­cio­nes so­bre cuán­to la que­ría: un día un 30% y, el si­guien­te, por ejem­plo, un 70%. Tiem­po des­pués, se pre­gun­ta­ría có­mo fue ca­paz de aguan­tar al­go así, pe­ro, en aquel mo­men­to, pen­sa­ba que no le que­da­ba otra op­ción. Fue en­ton­ces cuan­do Joe, que ejer­cía el pe­rio­dis­mo, re­ci­bió una can­di­da­tu­ra pa­ra el pre­mio Pu­lit­zer. Si lo ga­na­ba, le di­jo, se que­ría con ella. Si per­día, la de­ja­ba. Y per­dió. Una Al­bright ri­ca, di­vor­cia­da y con tres hi­jas adul­tas se su­mer­gió en­ton­ces en el ám­bi­to aca­dé­mi­co, los en­tre­si­jos de la po­lí­ti­ca ex­te­rior y en cam­pa­ñas de re­cau­da­ción de fon­dos pa­ra el par­ti­do de­mó­cra­ta. Lue­go, con 59 años, se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en al­can­zar un pues­to tan al­to en el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos cuan­do Bill Clin­ton la de­sig­nó se­cre­ta­ria de Es­ta­do. “Tras el di­vor­cio, me sen­tí co­mo si me hu­bie­ran arro­ja­do en mi­tad del océano”, pe­ro ha re­co­no­ci­do que sin la rup­tu­ra ja­más se hu­bie­ra de­di­ca­do a la po­lí­ti­ca ni al­can­za­do un pues­to de tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro, en su vi­da, aún le que­da­ban al­gu­nas sor­pre­sas: a pe­sar de ha­ber si­do edu­ca­da en la re­li­gión ca­tó­li­ca, en 1997 des­cu­brió que sus pa­dres ha­bían si­do ju­díos. De he­cho, tres de sus abue­los ha­bían caí­do ase­si­na­dos co­mo víc­ti­mas del Ho­lo­caus­to. Hoy, ve cla­ro que uno de los fac­to­res dis­tin­ti­vos de su par­ti­cu­lar tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal es que, a me­nu­do, era 10 años ma­yor que sus co­le­gas. Co­mo es ló­gi­co, su pa­sa­do con­for­mó su ma­ne­ra de ver el mun­do. Mien­tras que la ma­yo­ría de los miem­bros de la Ad­mi­nis­tra­ción Clin­ton aus­cul­ta­ban los pro­ble­mas de or­den glo­bal ba­jo el pris­ma de la gue­rra de Viet­nam, la len­te que apli­ca­ba Al­bright era el Pac­to de Mú­nich de 1938. Una cum­bre de con­ci­lia­ción con Hitler, con la que pre­ten­dían pa­rar­le los pies pe­ro que alla­nó el ca­mino pa­ra que los na­zis des­cuar­ti­za­ran Che­cos­lo­va­quia. “A mi mo­do de ver, Mú­nich fue del to­do de­ter­mi­nan­te”, sos­tie­ne. Ahí don­de la lec­ción de Viet­nam arro­ja­ba una ad­ver­ten­cia de que lo me­jor pa­ra Es­ta­dos Uni­dos era per­ma­ne­cer al mar­gen, la del Pac­to de Mú­nich pro­pug­na­ba to­do lo con­tra­rio. Du­ran­te la cri­sis de los Bal- ca­nes de la dé­ca­da de los 90, mien­tras Was­hing­ton se ha­cía el re­mo­lón y Bos­nia ar­día en pe­da­zos, Al­bright apos­ta­ba por que Es­ta­dos Uni­dos se im­pli­ca­ra más. “Yo, con mi sín­dro­me de Mú­nich, pen­sé que si hu­bié­ra­mos he­cho al­go an­tes y hu­bié­se­mos pues­to los pun­tos so­bre las íes, otro ga­llo hu­bie­ra can­ta­do”. Lo cual nos lle­va a su úl­ti­mo pro­yec­to, un li­bro so­bre el fas­cis­mo que ha es­cri­to “co­mo si fue­ra una se­ñal de alar­ma”. Fas­cism: A War­ning [El fas­cis­mo: una ad­ver­ten­cia], don­de es­ta­ble­ce una es­pe­cie de lis­ta ne­gra de vie­jos ti­ra­nos, au­tó­cra­tas y cau­di­llos, ali­ña­da con una se­rie de ob­ser­va­cio­nes so­bre el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co en la ac­tua­li­dad.

Fas­cis­mo, se­ña­les de alar­ma

Tie­ne cla­ro que los fas­cis­tas son fi­gu­ras ca­ris­má­ti­cas. Sa­ben mo­ver­se bien en­tre las can­di­le­jas de la po­lí­ti­ca, so­ca­van los cen­tros de po­der y le­gi­ti­mi­dad de sus ri­va­les, se ali­men­tan de las di­vi­sio­nes in­ter­nas de la so­cie­dad, pro­me­ten que so­lo ellos son ca­pa­ces de arre­glar el país y, con bas­tan­te fre­cuen­cia, se al­zan con el po­der de un mo­do no del to­do le­gal. El li­bro pre­sen­ta una ga­le­ría de per­so­na­jes re­pre­sen­ta­ti­vos de ca­da una de es­tas pro­pie­da­des, pe­ro hay una fi­gu­ra que aca­ba co­bran­do es­pe­cial re­lie­ve. “¿Por qué a es­tas al­tu­ras del si­glo XXI vol­ve­mos a ha­blar de fas­cis­mo?”, se pre­gun­ta Al­bright des­de el prin­ci­pio. “No ca­be du­da de que una de las ra­zo­nes se lla­ma Do­nald Trump”. No de­ja de preo­cu­par­le, en par­te, que el pre­si­den­te es­té ab­di­can­do de su li­de­raz­go en el ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal en fa­vor de gen­te co­mo Pu­tin. “La na­tu­ra­le­za abo­rre­ce el va­cío; y el fas­cis­mo lo ve con bue­nos ojos”, ad­vier­te. Hi­zo cam­pa­ña en 2016 por Hi­llary Clin­ton y, has­ta la mis­ma tar­de de las elec­cio­nes, Al­bright es­ta­ba con­ven­ci­da de que iba a ga­nar por la mí­ni­ma. 18 me­ses des­pués, si­gue de­fen­dien­do que el gra­do de in­ter­fe­ren­cia por par­te de Ru­sia en la vo­ta­ción de 2016 pre­ci­sa de más in­ves­ti­ga­ción. Y cree que Trump no quie­re ha­cer­le fren­te al pro­ble­ma por­que “po­ne en ja­que su mis­ma le­gi­ti­mi­dad”. In­clu­so cuan­do no se le nom­bra, el li­bro de la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do es­tá sem­bra­do de in­di­rec­tas con­tra el ac­tual pre­si­den­te. Mus­so­li­ni, apun­ta Al­bright, era un ger­ma­nó­fo­bo al que no le gus­ta­ba

“CREO QUE, AL ME­NOS, SOY UNA NO­TA AL PIE DE PÁ­GI­NA EN LA HIS­TO­RIA DE ES­TA­DOS UNI­DOS”.

“CA­SI SIEM­PRE HE SI­DO 10 AÑOS MA­YOR QUE MIS CO­LE­GAS”.

dar la mano. Do­nald Trump es com­ple­ta­men­te abs­te­mio y a Mus­so­li­ni “no le ha­cía mu­cha gra­cia el al­cohol”. Ade­más, am­bos pro­me­tie­ron “dre­nar la cié­na­ga” de la co­rrup­ción bu­ro­crá­ti­ca. Sin em­bar­go, ¿no es un po­co tre­men­dis­ta –ri­dícu­lo, in­clu­so– com­pa­rar a Trump con Mus­so­li­ni? Al­bright pa­re­ce un po­co mo­les­ta an­te la pre­gun­ta. “Dé­je­me acla­rar al­go. Yo no lo es­toy lla­man­do fas­cis­ta”. De acuer­do. “Lo que yo ha­go es fi­jar­me en esas co­sas que es­tán ocu­rrien­do hoy en el mun­do y que al­guien de­be se­ña­lar, por­que pue­den ser muy úti­les pa­ra el aná­li­sis y son sus­cep­ti­bles de ser co­rre­gi­das”. Al­bright po­ne al­gu­nos ejem­plos: un ex­tre­mis­mo al al­za lo mis­mo a iz­quier­da que a de­re­cha, la eclo­sión de lí­de­res que op­tan por exa­cer­bar los fa­llos del sis­te­ma, o bien la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y el ma­les­tar ino­cu­la­do en­tre los ciu­da­da­nos que la hi­zo po­si­ble. “Un gran lí­der tra­ta­ría de en­con­trar los pun­tos en co­mún –di­ce–. Lo que me sa­ca de mis ca­si­llas es que ahon­den más aún en las di­vi­sio­nes. Eso lo que me lle­vó a es­cri­bir es­te li­bro. De­fi­ni­ti­va­men­te, no es­toy...” Me atre­vo a ter­mi­nar su fra­se: “...lla­man­do a Trump fas­cis­ta”. La he en­ten­di­do. ¿Sos­tie­ne en­ton­ces que Trump ha he­cho que sea ne­ce­sa­ria otra vez una dis­cu­sión acer­ca de los lí­mi­tes del fas­cis­mo? “Co­rrec­to. Y me preo­cu­pa có­mo se es­tá ya des­plu­man­do al po­llo”. La me­tá­fo­ra re­quie­re ex­pli­ca­ción. Al­bright es­tá con­ven­ci­da de que el fas­cis­mo siem­pre se ha aso­ma­do al mun­do de una ma­ne­ra si­bi­li­na. Si aca­ba­ra arrai­gan­do en Es­ta­dos Uni­dos, se­ría por­que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos de ese país se sien­ten có­mo­dos con la idea de que al­go así es im­po­si­ble. En el li­bro ci­ta una ob­ser­va­ción que se le atri­bu­ye a Mus­so­li­ni, se­gún la cual lo me­jor pa­ra acu­mu­lar po­der se­ría ac­tuar co­mo quien tra­ta de des­plu­mar un po­llo vi­vo: yen­do plu­ma a plu­ma. Así, ca­da pío que­da amor­ti­gua­do “y to­do el pro­ce­so pa­sa lo más des­aper­ci­bi­do po­si­ble”.

Ju­gar con fue­go

La ex­se­cre­ta­ria ase­gu­ra que, hoy por hoy, hay co­na­tos de fas­cis­mo en no po­cos paí­ses, gra­cias, en­tre otras co­sas, al “des­cré­di­to de la vie­ja po­lí­ti­ca, la emer­gen­cia de lí­de­res que bus­can más la di­vi­sión que la unión, el em­pe­ño en per­se­guir el triun­fo elec­to­ral a to­da cos­ta, así co­mo esas in­vo­ca­cio­nes a la gran­de­za de la na­ción por par­te de aque­llos que se di­ría que tie­nen un con­cep­to de­for­ma­do de lo que de ver­dad sig­ni­fi­ca gran­de­za”. Trump, ar­gu­ye Al­bright, jue­ga con fue­go cuan­do da co­ber­tu­ra a to­da es­ta cla­se de fe­nó­me­nos. Po­co tiem­po des­pués de su to­ma de po­se­sión co­mo pre­si­den­te, ve­tó a va­rios re­por­te­ros en una rue­da de pren­sa en la Ca­sa Blan­ca. Unos días más tar­de, el Go­bierno de Cam­bo­ya ame­na­zó con ex­pul­sar de su país a los

pe­rio­dis­tas de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se. Se­gún de­cla­ró el man­da­ta­rio cam­bo­yano, ha­bía si­do el mis­mo Trump quien le ha­bía lan­za­do un “men­sa­je cla­ro” con re­la­ción a que “las no­ti­cias que trans­mi­tían esos me­dios no re­fle­ja­ban la ver­dad”. En­ton­ces, ¿se pue­de de­cir que Trump es­tá des­plu­man­do al po­llo? “Si el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos di­ce que la pren­sa no suel­ta más que men­ti­ras, ¿có­mo va­mos a cul­par a Vla­dí­mir Pu­tin de ha­cer lo mis­mo? Si Trump in­sis­te en que los jue­ces son par­cia­les y con­si­de­ra el sis­te­ma ju­di­cial es­ta­dou­ni­den­se “un haz­me­rreír”, ¿qué pue­de im­pe­dir que un dés­po­ta co­mo [el pre­si­den­te fi­li­pino] Du­ter­te pon­ga en en­tre­di­cho su pro­pia ju­di­ca­tu­ra?”. El fas­cis­mo, aña­de Al­bright, no es una cues­tión de to­do o na­da. Pu­tin no es que sea un fas­cis­ta en to­da re­gla, sos­tie­ne ella, pe­ro so­lo “por­que no se ha vis­to en la ne­ce­si­dad de ser­lo”. Es al­guien “que ha ho­jea­do el ma­nual de Sta­lin so­bre es­tra­te­gias de cor­te to­ta­li­ta­rio y ha sub­ra­ya­do pa­sa­jes de in­te­rés a los que po­der re­cu­rrir cuan­do le sea con­ve­nien­te...”. En el li­bro hay tam­bién una apos­ti­lla so­bre el Bre­xit, al que de­fi­ne co­mo “un ejer­ci­cio de ma­so­quis­mo eco­nó­mi­co”. Y aña­de: “Re­fun­fu­ñar so­bre las re­glas del ma­tri­mo­nio con la Unión Eu­ro­pea y ame­na­zar con ir­se les dio in­fluen­cia a los bri­tá­ni­cos en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes, pe­ro ti­rar­se un fa­rol so­li­ci­tan­do el di­vor­cio les ha de­ja­do con las ma­nos va­cías”. Tras ha­ber vis­to có­mo Con­do­leez­za Ri­ce y Hi­llary Clin­ton le co­gían el tes­ti­go de su car­go, re­sul­ta que no era cons­cien­te de que ha­bía cos­ta­do más de 200 años que una mu­jer es­tu­vie­ra al fren­te de la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se. Aún sien­te un cos­qui­lleo cuan­do re­cuer­da có­mo el me­nor de sus nie­tos, con sie­te años, se que­da­ba per­ple­jo an­te el al­bo­ro­to que se ar­ma­ba con fre­cuen­cia en la fa­mi­lia con la “abue­la Mad­die” y sus ha­za­ñas. “No quie­ro pa­re­cer de­ma­sia­do ego­cén­tri­ca, pe­ro creo que, al me­nos, soy una no­ta a pie de pá­gi­na en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos”. La fe de Al­bright en la idea de Es­ta­dos Uni­dos co­mo na­ción es al­go a prue­ba de bom­bas.

Ju­gar con fue­go

Le pre­gun­to si pien­sa que el he­cho de ser in­mi­gran­te ha­ya po­di­do con­tri­buir a au­men­tar su amor por el país y evo­ca un epi­so­dio que tu­vo lu­gar un 4 de ju­lio del año 2000. “Es­ta­ba en Mon­ti­ce­llo, en la ca­sa de Tho­mas Jef­fer­son, don­de se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo una ce­re­mo­nia de ciu­da­da­nía pa­ra la que me ha­bían pe­di­do que en­tre­ga­ra los cer­ti­fi­ca­dos. Oí có­mo un hom­bre de­cía: “¿Te lo pue­des creer? Soy un re­fu­gia­do y aca­bo de re­ci­bir mi ciu­da­da­nía de ma­nos de la se­cre­ta­ria de Es­ta­do”. En­ton­ces me acer­qué a él: “¿Y se pue­de us­ted creer que la se­cre­ta­ria de Es­ta­do tam­bién sea una re­fu­gia­da?”, le di­je. Si se tra­ta de abor­dar otros as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la his­to­ria de los Clin­ton, Ma­de­lei­ne Al­bright se mues­tra más re­ti­cen­te. Días des­pués, le pre­gun­to por co­rreo elec­tró­ni­co si se arre­pien­te de no ha­ber­se pro­nun­cia­do de for­ma más con­tun­den­te con­tra Bill Clin­ton en lo que se re­fie­re a su aven­tu­ra con la be­ca­ria de la Ca­sa Blan­ca Mo­ni­ca Le­winsky. Su asis­ten­te me re­mi­te al­go que Al­bright es­cri­bió ha­ce 15 años: “Por mi pro­pia ex­pe­rien­cia, he apren­di­do a no sor­pren­der­me cuan­do un hom­bre mien­te so­bre se­xo”.

“POR MI EX­PE­RIEN­CIA, NO ME SOR­PREN­DO CUAN­DO UN HOM­BRE MIEN­TE SO­BRE SE­XO”.

Arri­ba, a la iz­da., en la ofi­ci­na del can­di­da­to de­mó­cra­ta Mi­chael Du­ka­kis (1988); dcha., en 2000, re­ci­bió en su ca­sa de Geor­ge­town a Ya­sir Ara­fat. Aba­jo, jun­to a Blair y Clin­ton (1999), en la cum­bre del 50 aniver­sa­rio de la OTAN. Dcha., en el anua­rio...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.