“¡So­co­rro, vi­vo en el cen­tro!”

JU­LIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

MME GUS­TA MA­DRID,

una ciu­dad don­de, has­ta no ha­ce mu­cho, era más fá­cil que di­fí­cil vi­vir. Lo he es­cri­to en otras oca­sio­nes, Ma­drid es una ciu­dad aco­ge­do­ra y te con­vier­tes en ma­dri­le­ño ape­nas la pi­sas. Sí, es una ciu­dad tan abier­ta co­mo cá­li­da y trans­gre­so­ra. Pe­ro aho­ra, al igual que en otras ciu­da­des, el equi­po mu­ni­ci­pal que ri­ge la ciu­dad, la es­tá ha­cien­do in­vi­vi­ble. Ha­ce unos días, que­da­ba a to­mar un ca­fé con una pe­rio­dis­ta ame­ri­ca­na que ha­ce unos años pa­só unos me­ses en Ma­drid. Ape­nas nos sa­lu­da­mos, lo pri­me­ro que me pre­gun­tó no fue por el nue­vo Go­bierno, por el fe­nó­meno Po­de­mos o por la cri­sis con Ca­ta­lu­ña, sino: “¿Qué le ha pa­sa­do a Ma­drid?”. Y aña­dió: “La ciu­dad se ha de­gra­da­do, tie­ne un ai­re un po­co ter­cer­mun­dis­ta. El cen­tro ya no es lo que era, es co­mo si se hu­bie­ra en­co­gi­do y ade­más es­tá tan su­cia...”. No pu­de mas que asen­tir. Y aho­ra aña­do otras crí­ti­cas de mi co­se­cha. Pa­ra em­pe­zar, los re­gi­do­res mu­ni­ci­pa­les per­ma­ne­cen de bra­zos cru­za­dos an­te el in­ten­to de con­ver­tir el cen­tro en un par­que te­má­ti­co, don­de los edi­fi­cios de ve­ci­nos se es­tán re­con­vir­tien­do en apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos. Tam­bién ol­vi­dan que los que vi­vi­mos en el cen­tro, y si es en una pla­za to­da­vía peor, te­ne­mos que so­por­tar las fies­tas y es­pec­tácu­los que el ayun­ta­mien­to de­ci­de que se ce­le­bren allí.

A VE­CES PIEN­SO

que los res­pon­sa­bles mu­ni­ci­pa­les se ol­vi­dan de que en los edi­fi­cios hay ca­sas, que en las ca­sas vi­ven per­so­nas y que las per­so­nas tie­nen ca­da una sus cir­cuns­tan­cias. No se pue­den ima­gi­nar lo que su­po­ne que­rer tra­ba­jar, des­can­sar, leer, dor­mir... y no po­der ha­cer­lo por­que el Ayun­ta­mien­to ha or­ga­ni­za­do o da­do per­mi­so pa­ra un even­to ca­lle­je­ro. Por no ha­blar de lo que eso su­po­ne pa­ra per­so­nas en­fer­mas o pa­ra fa­mi­lias con ni­ños pe­que­ños. Sin du­da, to­mar­se un ca­fé en una te­rra­za y es­cu­char de fon­do a un mú­si­co ca­lle­je­ro pue­de re­sul­tar muy agra­da­ble al que es­tá to­man­do ese ca­fé, pe­ro a los ve­ci­nos no les re­sul­ta tan gra­to. Los re­gi­do­res mu­ni­ci­pa­les di­cen que hay que ga­nar la ciu­dad pa­ra la gen­te, pe­ro lo que ha­cen es qui­tar­nos nues­tra por­ción de ciu­dad a los que vi­vi­mos en el cen­tro. Por no ha­blar de la su­cie­dad. Sí, Ma­drid es­tá su­cia co­mo nun­ca an­tes lo ha es­ta­do. No es que as­pi­re a que es­té tan lim­pia co­mo Pa­rís, Lon­dres, Os­lo o Vie­na, pe­ro les ase­gu­ro que co­noz­co al­gu­nas ca­pi­ta­les del Ter­cer Mun­do don­de al me­nos la zo­na cén­tri­ca es­tá im­po­lu­ta o más lim­pia que la de Ma­drid. Ha­ce años, la pla­za don­de vi­vo es­ta­ba abier­ta al trá­fi­co; lue­go la hi­cie­ron pea­to­nal. Des­de en­ton­ces, no hay quien duer­ma en­tre mar­zo y no­viem­bre. En cuan­to lle­ga el buen tiem­po, se aca­ba la tran­qui­li­dad. Aun­que les cues­te creer­lo, echo de me­nos el trá­fi­co, por­que les ase­gu­ro que era me­nos mo­les­to que so­por­tar con­cier­tos, ver­be­nas, bo­te­llo­nes... Creo que en al­gu­nas ciu­da­des, los re­gi­do­res mu­ni­ci­pa­les mues­tran un des­pre­cio ab­so­lu­to por los que vi­vi­mos en el cen­tro y ha­cen to­do lo po­si­ble por­que ha­ga­mos las ma­le­tas y nos va­ya­mos. Ellos sa­brán por qué.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.