HU­MOR OTO­ÑAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PINA GRAUS

Mar­ti­na mur­mu­ra con­tem­plan­do los fres­nos des­de la ven­ta­na: “Mí­ra­los des­nu­dos, pe­la­dos, sin su fo­lla­je na­tu­ral, pa­re­cen pos­tes”. De­duz­co que co­mo yo, mi ami­ga pa­de­ce el sín­dro­me oto­ñal. Pa­ra con­tra­rres­tar la caí­da de la ho­ja (y nues­tro es­ta­do de áni­mo), pon­go mú­si­ca. Si­mu­lan­do el vue­lo de un mos­car­dón, me acer­co y le pro­pon­go un via­je que nos ali­ge­re el es­pí­ri­tu. “Im­po­si­ble dar­ling –res­pon­de ella–, ten­go dos pre­sen­ta­cio­nes y una bo­da ca­ni­na”. “¿Ca­ni­na?”, di­go ate­rri­zan­do so­bre el so­fá. “Sí, un mes­ti­zo y una fox te­rrier. ¡Cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra or­ga­ni­zar un jol­go­rio!”, con­tes­ta. “En­ton­ces, la úni­ca al­ter­na­ti­va que con­ten­ga agua es ¡ir al spa!”, afir­mo.

Su­mer­gi­das, con esos go­rros in­fa­mes que nos ase­me­jan a eri­zos de mar, na­da­mos y nos zam­bu­lli­mos en­can­ta­das. Dos ho­ras más tar­de, arru­ga­das pe­ro fe­li­ces, su­bi­mos de nue­vo al co­che. “El agua es esen­cial –opi­na Mar­ti­na–. Un es­tu­dio de no­se­quién di­ce que las per­so­nas que vi­ven cer­ca de cur­sos de agua son más fe­li­ces”. “¿De to­do ti­po de aguas?”, pre­gun­to se­ña­lan­do un char­co. “Sí –ase­gu­ra ella, adop­tan­do un ai­re cien­tí­fi­co–. Si co­ges un mi­cros­co­pio, ve­rás có­mo en so­lo una go­ta una pe­que­ña mul­ti­tud de se­res na­cen, vi­ven, na­dan...”. “Y mue­ren,” aña­do. “Cla­ro, to­dos lo ha­re­mos tar­de o tem­prano”, con­tes­ta ella. De­jo a Mar­ti­na en su ca­sa, me hi­dra­to la dermis y la pro­fun­di­der­mis, ca­lien­to una la­sa­ña que lan­gui­de­ce en la ne­ve­ra y doy de co­mer a los pe­rros. Ho­ras des­pués, la caí­da del sol me su­mer­ge de nue­vo en un es­ta­do pre-me­lan­có­li­co, afor­tu­na­da­men­te te­le­pá­ti­co. Sue­na el te­lé­fono; es mi co­le­ga de char­ca. “¿Qué ha­ces?”, pre­gun­ta. “Na­cin”, res­pon­do. “He he­cho brow­nies, ¿voy?”. “¡Sí! ¡Veeeeeen!”, di­go ba­lan­do.

Nos sen­ta­mos fren­te a la chi­me­nea a ver a los Monty Pyt­hon. En una pau­sa, le di­go: “La ri­sa es el me­jor an­tí­to­do”. “¿An­tí­to­do?”, pre­gun­ta con voz de cho­co­la­te. Sus­pi­ran­do, con­tes­to: “Sí: con­tra la me­lan­co­li­za de no­viem­bre, el mes de los di­fun­tos. De­be­ría­mos mo­rir­nos to­dos de gol­pe, ir­nos al mis­mo tiem­po que la gen­te que quie­res”. Me pa­sa la mano por el hom­bro: “To­tal­men­te de acuer­do. No sa­be­mos na­da acer­ca del otro la­do, pe­ro si exis­tie­ra (o exis­tie­se) la re­en­car­na­ción –qui­ta el pau­se y re­gre­san los Pyt­hon–, ele­gi­ría na­cer en el Reino Uni­do y con suer­te coin­ci­di­ría con al­guno de ellos. Y des­pués de un bre­ve pe­ro in­ten­so en­cuen­tro men­tal y car­nal, nos ca­sa­ría­mos y ten­dría­mos...”. “¿Un re­ba­ño de ove­jas? ¿Y no tie­nes al­gu­na pre­di­lec­ción? Por­que mi me­dia man­da­ri­na ga­lác­ti­ca, se­ría John Clee­se”, le di­go. Par­tien­do el úl­ti­mo brow­nie con­tes­ta: “Pues mi me­dio mem­bri­llo se­ría Terry Gi­lliam”. “¿Sa­bes? –con­tes­to más ani­ma­da–, de­be­rían cam­biar los te­le­dia­rios por pro­gra­mas de los Monty Pyt­hon y des­pués de me­dia­no­che emi­tir un Es­pe­cial Ho­rro­res Va­rios, con las tra­ge­dias y bar­ba­ri­da­des que han su­ce­di­do”. Mar­ti­na asien­te: “Me­jo­ra­ría la di­ges­tión de la po­bla­ción, dis­mi­nui­ría el con­su­mo de an­sio­lí­ti­cos y su­biría el ín­di­ce de fe­li­ci­dad ciu­da­da­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.