LA PI­LO­TO QUE LO CAM­BIÓ TO­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Motor -

Ha ga­na­do 18 mun­dia­les a lo­mos de una mo­to y en enero va a par­ti­ci­par en su no­veno Da­kar. Pe­ro el gran lo­gro de la pi­lo­to ca­ta­la­na es ha­ber abier­to el ca­mino a una nue­va ge­ne­ra­ción de mu­je­res que com­pi­te en la pri­me­ra lí­nea de la pa­rri­lla. Por PE­DRO BE­RRIO / Fo­tos: VICENS GI­MÉ­NEZ

La vi­da, pa­ra Laia Sanz, hue­le a ga­so­li­na, se mue­ve al rit­mo de un cam­bio de mar­chas y avan­za a to­da ve­lo­ci­dad. Por­que, cuan­do en tu fa­mi­lia hay una gran afi­ción por el mo­to­ci­clis­mo, apren­des a lle­var una mo­to con po­co más de cua­tro años, a los sie­te par­ti­ci­pas en tu pri­me­ra ca­rre­ra y a los 11 al­can­zas tu pri­mer triun­fo, es­tá cla­ro cuá­les son tus car­tas. Aun­que lue­go ten­gas que ju­gar­las muy fuer­te. En­tre aque­lla pri­me­ra ca­rre­ra y es­ta se­sión de fo­tos, en ple­na pre­pa­ra­ción de su no­ve­na par­ti­ci­pa­ción en el Da­kar, Laia ha con­se­gui­do 13 tí­tu­los mun­dia­les de trial fe­me­nino, cin­co mun­dia­les de en­du­ro fe­me­nino y ha par­ti­ci­pa­do en ocho oca­sio­nes en el ra­llie Da­kar. Ade­más, en es­ta mí­ti­ca prue­ba con­si­guió, en 2015, un no­veno pues­to ab­so­lu­to en mo­to, la me­jor cla­si­fi­ca­ción al­can­za­da por una mu­jer so­bre dos rue­das. “Fue mi ma­dre la que ani­mó a mi pa­dre pa­ra que me ins­cri­bie­ra en mi pri­me­ra ca­rre­ra. Se ce­le­bra­ba en mi pue­blo, Cor­be­ra de Llo­bre­gat, y so­lo ha­bía ni­ños. Yo era la úni­ca ni­ña que par­ti­ci­pa­ba”, re­cuer­da. Sin em­bar­go, en aque­llas pri­me­ras ca­rre­ras, nun­ca se sin­tió di­fe­ren­te: “Los ni­ños no tie­nen ma­li­cia y no le dan im­por­tan­cia a eso; ni ellos ni yo no­tá­ba­mos nin­gu­na di­fe­ren­cia. Eran los pa­dres los que les de­cían a sus hi­jos: “¡Que no te ga­ne Laia!”.

Opo­si­ción des­de den­tro

Muy pron­to co­men­za­ron a lle­gar las vic­to­rias. La pri­me­ra –a los 11 años en la ca­te­go­ría ca­de­te mas­cu­li­na– la con­si­guió ca­si al mis­mo tiem­po que de­bu­ta­ba en una prue­ba fe­me­ni­na de trial, don­de com­pe­tía con 50 chi­cas de to­do el mun­do. A los 14 años al­can­za­ba tam­bién su pri­mer cam­peo­na­to na­cio­nal en la ca­te­go­ría ca­de­te mas­cu­lino. “Al ha­cer­te ma­yor es cuan­do em­pie­zas a en­con­trar­te con las bro­mas y los co­men­ta­rios ma­chis­tas”, re­co­no­ce. Por­que, lo más du­ro a lo que la pi­lo­to se ha en­fren­ta­do a lo lar­go de su ca­rre­ra de­por­ti­va han si­do las ac­ti­tu­des en su con­tra que ve­nían “des­de den­tro”, no por par­te de sus com­pe­ti­do­res: “Mu­chos co­men­ta­rios me han do­li­do. Co­mo cuan­do un je­fe de equi­po me di­jo: “Pa­ra com­pe­tir con las mu­je­res, es­ta mo­to ya es­tá bien”. Co­sas así las he oí­do mu­chas ve­ces”, re­co­no­ce la cam­peo­na. Sin em­bar­go, esas ac­ti­tu­des nun­ca han fre­na­do sus sue­ños. En 2011 cum­plió uno de los más an­he­la­dos: par­ti­ci­par en el Da­kar y ter­mi­nar la prue­ba. “La ver­dad es que ese pri­mer ra­llie no me lo plan­teé co­mo una com­pe­ti­ción, sino co­mo la rea­li­za­ción de un sue­ño que te­nía des­de ni­ña. Lo dis­fru­té por­que mi ob­je­ti­vo era aca­bar. Fue to­do má­gi­co. La sa­li­da en Bue­nos Ai­res, con más de 500.000 per­so­nas, fue im­pre­sio­nan­te. Y en los úl­ti­mos 10 ki­ló­me­tros, cuan­do vi que ha­bía lo­gra­do mi ob­je­ti­vo, llo­ré de emo­ción. Pa­ra mí fue al­go más que una prue­ba de­por­ti­va”. Ese sue­ño si­guió cre­cien­do cuan­do en su quin­ta par­ti­ci­pa­ción, en la edi­ción de 2015, al­can­zó un no­veno pues­to en el ran­king ge­ne­ral de mo­tos. Sanz se con­vir­tió así en la mu­jer me­jor cla­si­fi­ca­da en mo­to de la his­to­ria del Da­kar. “Me gus­ta­ría me­jo­rar esa po­si­ción, pe­ro es muy di­fí­cil. El año pa­sa­do con­se­guí el pues­to 12º y qui­sie­ra re­pe­tir un top 10 an­tes de re­ti­rar­me, aun­que ca­da vez ha­ya más ni­vel y yo me va­ya ha­cien­do ma­yor”.

El sue­ño de ter­mi­nar el Da­kar

Por­que, a pe­sar de to­dos sus triun­fos en trial y en­du­ro, el Da­kar es al­go muy es­pe­cial pa­ra la pi­lo­to. Ya lo con­tó en su li­bro Quien tie­ne la vo­lun­tad tie­ne la fuer­za, en el que re­la­ta sus ex­pe­rien­cias en la pis­ta, en la com­pe­ti­ción y en su vi­da dia­ria, des­pués de aca­bar la edi­ción de 2015. “El Da­kar es al au­to­mo­vi­lis­mo co­mo el Tour de Fran­cia al ci­clis­mo, una ca­rre­ra mí­ti­ca. A cual­quie­ra que le gus­te el mun­do del mo­tor, en cual­quier es­pe­cia­li­dad, le atrae. Es má­gi­co, por­que el de­sier­to en­gan­cha y por el am­bien­te de so­li­da­ri­dad que no hay en otras ca­rre­ras”. Ha­cien­do aho­ra ba­lan­ce de su ca­rre­ra en el mun­do del mo­tor, re­co­no­ce que en su men­te nun­ca es­tu­vo la idea de rom­per es­que­mas y con­ver­tir­se en re­fe­ren­te pa­ra otras mu­je­res. “Cuan­do em­pe­cé a com­pe­tir, pa­ra mí era so­lo un hobby. Nun­ca ima­gi­né que po­dría lle­gar a vi­vir de es­to y es­tar en un equi­po ofi­cial,

“Un je­fe de equi­po me di­jo: “Pa­ra com­pe­tir con mu­je­res, esa mo­to ya es­tá bien”.

que es ade­más el me­jor del Da­kar. Si me lo hu­bie­ran di­cho ha­ce 10 años, no me lo hu­bie­ra creí­do. Y tam­po­co me po­día ima­gi­nar que al­gún día po­dría ser un ejem­plo pa­ra los ni­ños y, so­bre to­do, pa­ra las ni­ñas y las jó­ve­nes. Eso es lo que me ha­ce sen­tir­me más or­gu­llo­sa, mu­cho más que los tí­tu­los”. Y echan­do la vis­ta atrás, es muy cons­cien­te de có­mo ha cam­bia­do el pa­no­ra­ma pa­ra aque­llas que aho­ra em­pie­zan a com­pe­tir: “Cuan­do aho­ra veo una ca­rre­ra en la que par­ti­ci­pan mu­chas ni­ñas pien­so que, de al­gu­na ma­ne­ra, he ayu­da­do a abrir las men­tes de mu­chos pa­dres”. Pe­ro, pa­ra la pi­lo­to, el mun­do del mo­tor no se aca­ba en las dos rue­das. Des­de ha­ce

años par­ti­ci­pa en las 24 Ho­ras de Bar­ce­lo­na, una prue­ba de re­sis­ten­cia pa­ra tu­ris­mos den­tro del cam­peo­na­to TCR. Es­te año, for­man­do equi­po con Al­ba Cano, Jor­di Ge­né y Fran­cesc Gu­tié­rrez, se hi­cie­ron con la vic­to­ria a los man­dos de un Cu­pra TCR, mar­ca de la que es em­ba­ja­do­ra, ade­más de pi­lo­to. “Fue fan­tás­ti­co com­par­tir la ex­pe­rien­cia con Al­ba, Fran­cesc y Jor­di”. De mo­men­to, Sanz no des­car­ta que las cua­tro rue­das sean al­go más que una prue­ba pun­tual. “Creo que es el pa­so na­tu­ral, por edad, de dar con­ti­nui­dad a mi ca­rre­ra de­por­ti­va. En el Da­kar, com­pi­tien­do en un co­che, no se no­ta tan­to la di­fe­ren­cia de fuer­za y re­sis­ten­cia fí­si­ca. Fal­ta­ría sa­ber si soy com­pe­ti­ti­va o no en co­che en es­ta ca­rre­ra, pe­ro creo que la ex­pe­rien­cia de ha­ber­lo he­cho tan­tas ve­ces en una mo­to me ayu­da­ría mu­cho”. ¿Y có­mo se ve den­tro de 10 años? “Me gus­ta­ría se­guir en el mun­do del mo­tor que es lo que me en­tu­sias­ma. Oja­lá fue­se co­rrien­do el Da­kar con un Cu­pra…”, re­co­no­ce la pi­lo­to.

Laia Sanz an­te un Cu­pra Ate­ca, el pri­mer mo­de­lo de la nue­va mar­ca de la que es pi­lo­to y em­ba­ja­do­ra.

24 HO­RAS DE BAR­CE­LO­NA A los man­dos del Cu­pra TCR y for­man­do equi­po con Al­ba Cano, Jor­di Ge­né y Fran­cesc Gu­tié­rrez, Laia con­si­guió la vic­to­ria en la úl­ti­ma edi­ción de las 24 Ho­ras de Bar­ce­lo­na, en el cir­cui­to de Mont­me­ló.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.