A fon­do.

John Dou­glas fue agen­te del FBI en­tre 1970 y 1993 y es uno de los gran­des ex­per­tos en ase­si­nos en se­rie. En 1995 es­cri­bió Mind­hun­ter, que se aca­ba de edi­tar por pri­me­ra vez en Es­pa­ña, coin­ci­dien­do con el es­treno de la se­rie ho­mó­ni­ma.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Es el ma­yor ex­per­to del mun­do en ase­si­nos en se­rie. En su día, sus re­vo­lu­cio­na­rios mé­to­dos de in­ves­ti­ga­ción ins­pi­ra­ron 'El si­len­cio de los cor­de­ros'. Aho­ra, su pro­pia vi­da se ha con­ver­ti­do en una se­rie de te­le­vi­sión. Le con­ta­mos su in­fa­li­ble sis­te­ma pa­ra atra­par el mal.

Sa­bía có­mo fun­cio­na­ban es­tos ti­pos, lo ha­bía vis­to in­fi­ni­dad de ve­ces. Sen­tían la ne­ce­si­dad de do­mi­nar a su pre­sa. Me man­ten­drían con vi­da mien­tras el cuer­po aguan­ta­ra, me re­ani­ma­rían cuan­do me des­ma­ya­ra o es­tu­vie­ra a pun­to de mo­rir, siem­pre in­fli­gién­do­me el ma­yor do­lor po­si­ble. Que­rían de­mos­trar­me que te­nían el con­trol. Cuan­to más gri­ta­ba y su­pli­ca­ba ali­vio, más ali­men­ta­ba sus os­cu­ras fan­ta­sías. Les en­can­ta­ría que im­plo­ra­ra por mi vi­da o su­frie­ra una re­gre­sión y lla­ma­ra a mi ma­má. Era mi 're­com­pen­sa' por seis años a la ca­za de los peo­res hom­bres so­bre la faz de la Tie­rra». En 1983, John Dou­glas lu­cha­ba por su vi­da en un hos­pi­tal de Es­ta­dos Uni­dos. Te­nía 38 años y ha­bía su­fri­do una en­ce­fa­li­tis se­ve­ra. Per­ma­ne­ció días en co­ma mien­tras su­fría te­rri­bles pe­sa­di­llas en las que era tor­tu­ra­do por vio­la­do­res y ase­si­nos en se­rie. Aun­que se re­cu­pe­ró y re­to­mó su tra­ba­jo en el FBI, diez años des­pués se re­ti­ró del cuer­po. Ha­bía oí­do y vis­to de­ma­sia­do. Se ha­bía di­vor­cia­do por cul­pa del tra­ba­jo. Ha­bía es­ta­do a pun­to de mo­rir. Pe­ro, por el ca­mino, Dou­glas re­vo­lu­cio­nó la for­ma de in­ves­ti­gar del FBI. Por al­go se lo co­no­ce co­mo el Mind­hun­ter (o Ca­za­dor de Men­tes). Dou­glas es, pa­ra mu­chos, el ma­yor ex­per­to del mun­do en cri­mi­na­les en se­rie. Au­tor de va­rios en­sa­yos y de un co­no­ci­do ma­nual pa­ra in­ves­ti­gar crí­me­nes vio­len­tos, en 1995 es­cri­bió Mind­hun­ter, que aho­ra se aca­ba de edi­tar por pri­me­ra vez en Es­pa­ña (editorial Crí­ti­ca) coin­ci­dien­do con el es­treno de la se­rie ho­mó­ni­ma de Net­flix.

UN IN­VES­TI­GA­DOR DE PE­LÍ­CU­LA

No es la pri­me­ra vez que su tra­ba­jo ins­pi­ra un per­so­na­je de fic­ción. Ade­más de ase­so­rar el ro­da­je de El si­len­cio de los cor­de­ros, el per­so­na­je de Jack Craw­ford –que apa­re­ce en la se­rie li­te­ra­ria es­cri­ta por Tho­mas Ha­rris so­bre Han­ni­bal Lec­ter– fue mo­de­la­do a par­tir de sus ex­pe­rien­cias. De he­cho, la re­la­ción en­tre Cla­ri­ce Star­ling y Lec­ter se ins­pi­ró en las en­tre­vis­tas que Dou­glas man­tu­vo con ase­si­nos en se­rie tan cé­le­bres co­mo san­gui­na­rios. De jo­ven, Dou­glas que­ría ser veterinario. Pe­ro sus pla­nes se tor­cie­ron des­pués de un par de en­con­tro­na­zos con la Po­li­cía y ter­mi­nó aban­do­nan­do la ca­rre­ra. Un día co­no­ció a un agen­te del FBI en un gim­na­sio. Le ha­bló del cuer­po, lo ani­mó a pro­bar suer­te y, en 1970, Dou­glas se con­vir­tió en agen­te del FBI. Em­pe­zó tra­ba­jan­do co­mo francotirador

y, más tar­de, co­mo ne­go­cia­dor en ca­sos de se­cues­tros. Así, po­co a po­co, em­pe­zó a es­tu­diar Psi­co­lo­gía Cri­mi­nal y ter­mi­nó for­man­do par­te de la Uni­dad de Cien­cias del Com­por­ta­mien­to en el cuar­tel ge­ne­ral del FBI en Quan­ti­co. Re­sul­tó que Dou­glas te­nía una ca­pa­ci­dad de deducción ex­tra­or­di­na­ria. Es­tu­dió mi­les de ca­sos. Ana­li­za­ba has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle de las es­ce­nas del cri­men, pe­ro tam­bién del pa­sa­do de las víc­ti­mas. «Si quie­res en­ten­der a Pi­cas­so, an­tes tie­nes que es­tu­diar su obra. Si quie­res com­pren­der la per­so­na­li­dad de un cri­mi­nal, de­bes es­tu­diar su cri­men», re­fle­xio­na. De es­ta for­ma era ca­paz de aden­trar­se en las men­tes de los cri­mi­na­les y de an­ti­ci­par sus si­guien­tes mo­vi­mien­tos. A par­tir de esa información, él y sus co­le­gas tra­za­ban un per­fil del cul­pa­ble: edad, ra­za, ocupación, es­ta­do ci­vil. Pe­ro sus mé­to­dos no eran con­ven­cio­na­les y no es­ta­ban bien vis­tos den­tro del FBI. «Por aquel en­ton­ces, na­die pen­sa­ba que lo que lue­go se co­no­ce­ría co­mo 'ela­bo­ra­ción de per­fi­les' fue­ra una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.