"Los vi­den­tes aña­den su­fri­mien­to y fal­sas ex­pec­ta­ti­vas a las fa­mi­lias de los des­apa­re­ci­dos"

Pa­co Lo­ba­tón Je­rez, 1951. A los 17 años em­pe­cé a tra­ba­jar en la ra­dio. En los ochen­ta pre­sen­té el te­le­dia­rio y en los no­ven­ta di­ri­gí el pro­gra­ma 'Quién sa­be dón­de' du­ran­te 6 años. Aho­ra di­ri­jo 'Des­apa­re­ci­dos' en La 1.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & Él -

Xl­se­ma­nal. En Quién sa­be dón­de re­sol­vie­ron el 70 por cien­to de los 2750 ca­sos que tra­ta­ron. Vein­te años des­pués, ¿el re­sul­ta­do se­rá si­mi­lar con Des­apa­re­ci­dos?

Pa­co Lo­ba­tón. Quién sa­be dón­de te­nía cuo­tas de au­dien­cia su­pe­rio­res al 30 por cien­to e in­clu­so lle­gó al 50, con una al­tí­si­ma par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Hoy es­to es im­po­si­ble, pe­ro con­ta­mos con mu­chos más re­cur­sos gra­cias a las re­des so­cia­les. Tra­ba­ja­mos con la ilu­sión de igua­lar o me­jo­rar ese por­cen­ta­je. XL. ¿Ha au­men­ta­do el nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos? P.L. No se pue­de sa­ber por­que has­ta el año pa­sa­do no exis­tía nin­gún in­for­me del nú­me­ro de de­nun­cias. En 2017 se de­nun­cia­ron 21.000 ca­sos, de los cua­les hay 4164 bús­que­das sin re­sol­ver. XL. A ve­ces bus­can a per­so­nas que no quie­ren ser en­con­tra­das. P.L. Hay que con­ci­liar el de­re­cho a des­apa­re­cer con el de­re­cho de las fa­mi­lias a sa­ber. Te­ne­mos una lis­ta con­fi­den­cial en la que co­mu­ni­car que no quie­res ser bus­ca­do. Pe­ro la can­ti­dad de

au­sen­cias vo­lun­ta­rias es in­sig­ni­fi­can­te. XL. ¿Hay es­pe­ran­za de en­con­trar a quien lle­va va­rios años des­apa­re­ci­do? P.L. Mien­tras no hay evi­den­cia de muer­te, hay es­pe­ran­za de vi­da y ha ha­bi­do re­tor­nos en ca­sos muy an­ti­guos. XL. ¿Su bús­que­da pue­de in­ter­fe­rir en la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial de un ca­so? P.L. La re­la­ción con la Po­li­cía es de ab­so­lu­ta co­la­bo­ra­ción. Los in­for­ma­mos de los ca­sos que va­mos a tra­tar y, una vez emi­ti­do el pro­gra­ma, les pa­sa­mos la in­for­ma­ción. Si in­ter­fe­ri­mos, em­bar­ga­mos el ca­so un tiem­po. XL. La Po­li­cía se que­ja de la fal­ta de ór­de­nes ju­di­cia­les pa­ra in­ves­ti­gar. P.L. Tie­ne ra­zón, hay un dé­fi­cit le­gal y ju­di­cial en el tra­ta­mien­to de las des­apa­ri­cio­nes. Es fun­da­men­tal adop­tar un es­ta­tu­to de la per­so­na des­apa­re­ci­da pa­ra evi­tar ar­chi­vos y so­bre­sei­mien­tos de for­ma sis­te­má­ti­ca. XL. ¿Ha uti­li­za­do vi­den­tes en al­gún ca­so? P.L. El día que un vi­den­te de­mues­tre ha­ber re­suel­to un ca­so me­re­ce­rá mi aten­ción. Aun con bue­na vo­lun­tad, in­tro­du­cen su­fri­mien­to y fal­sas ex­pec­ta­ti­vas a las fa­mi­lias. Hay que ig­no­rar­los y, si hay in­sis­ten­cia, de­nun­ciar­los. Hay una to­le­ran­cia in­com­pren­si­ble en los me­dios a la ho­ra de dar car­ta de na­tu­ra­le­za a un es­tu­pe­fa­cien­te men­tal que se ad­mi­nis­tra de for­ma luc­tuo­sa. XL. Si qui­sie­ra des­apa­re­cer y que no lo en­con­tra­rán, ¿có­mo lo ha­ría? P.L. ¡No ten­go ni idea!, pe­ro me pa­re­ce he­roi­co que la gen­te ten­ga la ca­pa­ci­dad de des­apa­re­cer de for­ma vo­lun­ta­ria y cons­truir­se una vi­da nue­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.