Fe­mi­nis­mo 2.0

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

ca­da vez me re­sul­ta más di­fí­cil ha­blar de te­mas re­la­cio­na­dos con la mu­jer. Y no por­que no me ata­ñan, afec­ten o preo­cu­pen, al con­tra­rio. Re­sul­ta di­fí­cil por­que, en un mun­do don­de pa­re­ce ha­ber­se ins­tau­ra­do la con­fron­ta­ción en tan­tos ám­bi­tos, di­ría­se que la co­sa fe­me­ni­na se re­du­ce a un sim­plis­ta «el que no es­tá con­mi­go, es­tá con­tra mí». Ape­nas se pue­de de­cir na­da sin que al­guien se ofen­da mor­tal­men­te, se ras­gue las ves­ti­du­ras o –y es­to es lo más de­ses­pe­ran­te de to­do– co­ja el rá­bano in­de­fec­ti­ble­men­te por las ho­jas. Di­cho de otro mo­do, de cual­quier opi­nión, por sen­sa­ta­men­te ar­gu­men­ta­da que es­té, se que­da so­lo con una pa­la­bra, con una lí­nea, la que más le con­ven­ga pa­ra de­nos­tar –de acuer­do con sus pre­via­men­te pe­tri­fi­ca­das con­vic­cio­nes– omi­tien­do el res­to del ar­gu­men­to. Por­que otro signo de nues­tro tiem­po es que se aca­ba­ron los ma­ti­ces, las du­das, los 'sí pe­ro'. La gen­te lee so­lo a los que son de su cuer­da pa­ra que re­fuer­cen su pos­tu­ra y le pa­sen la mano por el lo­mo. Y si lee a los que no pien­san igual, no es en nin­gún ca­so pa­ra in­ten­tar ad­qui­rir un nue­vo pun­to de vis­ta. Al con­tra­rio, es pa­ra arran­car­le la piel a ti­ras y achi­cha­rrar­lo en las ar­dien­tes cal­de­ras de Twit­ter y Fa­ce­book, en las que ra­ra vez al­guien se sa­le del pen­sa­mien­to úni­co, no sea que lo des­pe­lle­jen vi­vo tam­bién. Vis­to lo vis­to, opi­nar sobre fe­mi­nis­mo se ha con­ver­ti­do en ejer­ci­cio de ries­go en el que to­do el mun­do se au­to­cen­su­ra. Los hom­bres por ra­zo­nes ob­vias, pe­ro tam­bién no­so­tras, por mie­do a que nos lla­men trai­do­ras a nues­tra cau­sa. Ha­ce unas se­ma­nas, cuan­do en Fran­cia se hi­zo pú­bli­co un ma­ni­fies­to fir­ma­do por ac­tri­ces y es­cri­to­ras que in­ten­ta­ban po­ner cier­tos pe­ros al mo­vi­mien­to #Metoo, me lla­ma­ron de un pe­rió­di­co de di­fu­sión na­cio­nal pa­ra pre­gun­tar­me qué opi­na­ba al res­pec­to. Les di­je lo que ya he pu­bli­ca­do en es­tas Pe­que­ñas in­fa­mias: que no sus­cri­bía to­dos sus pun­tos, pe­ro que sí es­ta­ba de acuer­do en al­gu­nos, co­mo por ejem­plo cuan­do se­ña­la­ban que era pe­li­gro­so pres­cin­dir de un plu­ma­zo de la pre­sun­ción de inocen­cia. Al ca­bo de unos días, me lla­mó la pe­rio­dis­ta que me ha­bía en­tre­vis­ta­do pa­ra avi­sar de que no se pu­bli­ca­ría el ar­tícu­lo pre­vis­to por­que, apar­te de ser­vi­do­ra de us­te­des, nin­gu­na otra mu­jer se ha­bía que­ri­do pro­nun­ciar al res­pec­to. ¿Quie­re es­to de­cir que so­lo yo pien­so que nin­gún fin por muy loable que sea jus­ti­fi­que los me­dios o que en la lu­cha con­tra el ma­chis­mo –que es sin du­da una la­cra te­rri­ble pa­ra no­so­tras– to­do va­le? Sin­ce­ra­men­te no lo creo. Lo que ocu­rre, una vez más, es que co­mo no hay ma­ti­ces y se to­ma la par­te por el to­do es más fá­cil que­dar­se ca­lla­do. Tie­nen que lle­gar ini­cia­ti­vas gro­tes­cas, co­mo la que he­mos vi­vi­do ha­ce unos días con la nú­me­ro dos de Po­de­mos in­ten­tan­do con­ven­cer­nos de que el ma­chis­mo se com­ba­te dan­do pa­ta­das al dic­cio­na­rio, pa­ra que la gen­te di­ga lo que real­men­te pien­sa: que las reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas son de­ma­sia­do se­rias y ne­ce­sa­rias co­mo pa­ra de­jar­las en ma­nos de por­ta­vo­zas, jó­ve­nas y miem­bras. Por eso me gus­ta­ría dar un vo­to de con­fian­za a una ini­cia­ti­va que, si no se des­di­bu­ja, qui­zá pue­da ser in­tere­san­te. Es­cri­bo es­tas lí­neas con dos se­ma­nas de an­te­la­ción, de mo­do que no ten­go mo­do de sa­ber qué pa­sa­rá el pró­xi­mo 8 de mar­zo, Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer Tra­ba­ja­do­ra. Pa­ra esa jor­na­da es­tá con­vo­ca­do un pa­ro de un par de ho­ras que tie­ne co­mo pre­ce­den­te his­tó­ri­co el día en que mu­je­res is­lan­de­sas de to­das las ideo­lo­gías de­ci­die­ron pa­rar sim­bó­li­ca­men­te pa­ra de­mos­trar que sin ellas, ya fue­ran di­rec­ti­vas, obre­ras, de de­re­chas o de iz­quier­das, Is­lan­dia no po­día fun­cio­nar y, en efec­to, así fue, el país se pa­ra­li­zó. Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble re­pli­car es­ta idea aquí, pe­ro la sim­ple con­vo­ca­to­ria tal vez sir­va al me­nos pa­ra que, du­ran­te unos días, se ha­ble de cier­tos da­tos in­con­tes­ta­bles. Co­mo que en Es­pa­ña hay sec­to­res pro­duc­ti­vos cla­ves en los que la pre­sen­cia fe­me­ni­na es abru­ma­do­ra. Sobre to­do –y el da­to no es ba­la­dí– en los re­la­cio­na­dos con el ser­vi­cio a los de­más y, en es­pe­cial, los más des­fa­vo­re­ci­dos. El 84 por cien­to de los cui­da­do­res de per­so­nas ma­yo­res son mu­je­res; el 97 por cien­to lo son en sec­to­res co­mo la en­se­ñan­za pri­ma­ria; el 85 por cien­to, en en­fer­me­ría; y ca­si el 50 por cien­to de los mé­di­cos son tam­bién mu­je­res. ¿Se ima­gi­nan si ellas pa­ra­sen aun­que fue­re unas ho­ras?

El 84 por cien­to de los cui­da­do­res de per­so­nas ma­yo­res son mu­je­res. ¿Se ima­gi­nan si ellas pa­ra­sen aun­que fue­re unas ho­ras?

No sé qué ocu­rri­rá aquí el 8 de mar­zo, pe­ro oja­lá sir­va al me­nos pa­ra re­cor­dar lo ob­vio. Que el pa­pel de la mu­jer en la sociedad es irrem­pla­za­ble. Al fi­nal, pien­so yo, da­tos co­mo es­tos y otros mu­chos que se­ría muy lar­go enu­me­rar ha­blan con más elo­cuen­cia de no­so­tras que to­das las ac­tri­ces del par­na­so holly­woo­dien­se ves­ti­das de lu­to pa­ra apo­yar el #Metoo o a sa­ber qué nue­va ocu­rren­cia lin­güís­ti­ca de la se­ño­ra Ire­ne Montero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.