Desa­yuno de do­min­go con…

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Da­vid True­ba

Da­vid True­ba.

Ma­dri­le­ño, 49 años. Soy pe­rio­dis­ta, es­cri­tor, ac­tor, guio­nis­ta y di­rec­tor de ci­ne. En 'Ca­si 40' –mi nue­va pe­lí­cu­la–, sus pro­ta­go­nis­tas se plan­tean, a mi­tad de su vi­da, qué fue de sus idea­les de ju­ven­tud.

Xlsemanal. Ha es­cri­to un guion ge­ne­ra­cio­nal qui­tán­do­se 10 años... Da­vid True­ba. ¡No, no! No me qui­to años [ríe]. El pe­rio­dis­mo ha­bla de lo in­me­dia­to, con la prisa y, a ve­ces, con la in­tui­ción. Pe­ro la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne ha­blan con cier­ta pers­pec­ti­va, hay que dis­tan­ciar­se un po­co en el tiem­po. XL. Ya en el ini­cio, la pro­ta­go­nis­ta ad­vier­te a su ex­pa­re­ja que no ad­mi­te nos­tal­gias. D.T. Cla­ro. Hay gen­te que pien­sa que soy nos­tál­gi­co por­que me gus­ta re­fle­xio­nar so­bre lo vi­vi­do, pe­ro pa­ra mí la nostalgia es creer que el tiem­po pa­sa­do fue me­jor, y eso no tie­ne na­da que ver con­mi­go: pre­fie­ro idea­li­zar el fu­tu­ro y pen­sar que lo me­jor siem­pre es­tá por ve­nir. XL. Ca­si 40 lle­va su se­llo in­de­le­ble: to­do se desa­rro­lla en el trans­cur­so de un via­je, los per­so­na­jes son de su ge­ne­ra­ción y son los mis­mos pro­ta­go­nis­tas de La bue­na vi­da… D.T. Me gus­ta que me re­pre­sen­te lo que ha­go, y tra­to con ho­nes­ti­dad los te­mas que me im­por­tan. Me gus­ta que mis pe­lí­cu­las pa­rez­can esos vie­jos ál­bu­mes de fotos en los que nos pa­re­cen ho­rri­bles las pa­ti­llas que lle­vá­ba­mos, o có­mo ves­tía­mos, por­que hoy so­mos otra co­sa.

XL. ¿Da­vid True­ba era ho­rri­ble a los 20? D.T. ¡Ja­ja­ja! To­do el mun­do me di­ce que los virgo so­mos muy au­to­crí­ti­cos y muy in­sa­tis­fe­chos. Y es ver­dad: ten­go un pun­to cla­ro de in­sa­tis­fac­ción. Pe­ro creo a la vez que la sa­tis­fac­ción es el pri­mer pa­so ha­cia la es­tu­pi­dez. Uno de­be sa­ber lo le­jos que se que­da siem­pre del ideal. XL. ¿El pri­mer amor es­tá so­bre­va­lo­ra­do? D.T. No lo creo, por­que trans­for­ma pa­ra siem­pre tu idea so­bre el amor. ¿A ti te fue mal en tu pri­me­ra ex­pe­rien­cia? XL. ¡A mí no me me­ta en líos! [Ri­sas]. Otra co­sa: Ca­si 40 es un dra­ma con to­ques de co­me­dia, o vi­ce­ver­sa; pe­ro en el fon­do es un co­me­co­cos: re­vuel­ve con­cien­cias... D.T. Hay de­ma­sia­da tes­tos­te­ro­na en el ci­ne y ha­ce fal­ta al­go de re­fle­xión. Ni si­quie­ra pi­do pro­fun­di­dad, so­lo ha­blar de las co­sas que nos pa­san. El ci­ne es­tá muy ale­ja­do de las per­so­nas. ¿Cuán­tas ve­ces un es­pa­ñol dis­pa­ra una pis­to­la en su vi­da? Pues en ca­da pe­lí­cu­la, va­rias ve­ces. En el ci­ne nos es­ta­mos de­jan­do una par­te del ser hu­mano sin con­tar. XL. Fernando y Da­vid True­ba, her­ma­nos que di­ri­gen pe­lí­cu­las: uno de al­to pre­su­pues­to y otro de me­nos re­cur­sos. D.T. Es que Fernando es más va­lien­te [ríe]. Él es un idea­lis­ta atre­vi­do y yo, mu­cho más pru­den­te, tra­ba­jo a las es­ca­las que pue­do con­tro­lar. Las gran­des es­tre­llas traen de­trás un pre­cio muy al­to que pa­gar, aun­que so­lo sea en asis­ten­tes. Pre­fie­ro ac­to­res con los que pue­da desa­yu­nar y char­lar y que no echen to­do el ra­to de me­nos la li­mu­si­na. Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.