Are­nas mo­ve­di­zas

La mo­re­ra de Juan Quin­ta­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

juan An­to­nio na­ció en Villanueva de la Con­cep­ción, El Pue­ble­ci­llo, lu­gar de pa­so en­tre An­te­que­ra y los Montes de Má­la­ga, a cu­ya pro­vin­cia per­te­ne­ce. De­bían de ser los pri­me­ros cin­cuen­ta cuan­do to­da An­da­lu­cía era una vál­vu­la de es­ca­pe, don­de, al lle­gar la edad la­bo­ral, a to­do an­da­luz se le es­ti­ra­ba el cue­llo y mi­ra­ba ha­cia Ca­ta­lu­ña, prin­ci­pal­men­te, y a otros ni­chos in­dus­tria­les más al nor­te, co­sa que hi­zo Juan. An­to­nia, su no­via, a la que co­no­cía des­de los tre­ce años, que­dó en el pue­blo y él lio su pe­ta­te ca­mino de Ma­ta­ró. Y en Ma­ta­ró, la ciu­dad que ha­bría de ser su ca­sa pa­ra siem­pre, se co­lo­có, des­pués de al­gu­nos tra­ba­jos, en el Frank­furt que abrie­ron en La Ram­bla –que aún si­gue fe­liz­men­te ope­ra­ti­vo– y en el que he­mos co­mi­do al­gu­na vez –o mi­les de ellas– los que he­mos po­bla­do esas tie­rras. Era, y es, la em­pre­sa Va­llés, que ha­bía co­men­za­do con un chi­rin­gui­to en Cal­de­tas y que se es­ta­ba ex­pan­dien­do gra­cias a la in­du­da­ble ca­li­dad de sus sal­chi­chas, que si­gue in­tac­ta. Juan ha­brá fri­to en man­te­ca du­ran­te los die­ci­ocho años que es­tu­vo al pie de la pa­rri­lla mi­llo­nes de Frank­furts, Cer­ve­las, lo­mi­tos, ter­ne­ras y Brat­wursts. En un prin­ci­pio quie­ro re­cor­dar que un es­plén­di­do bo­ca­di­llo del me­jor Frank­furt que si­gue ha­bien­do en Es­pa­ña va­lía do­ce pe­se­tas. La em­pre­sa cre­ció, re­com­pen­só bien a sus tra­ba­ja­do­res y Juan, con lo aho­rra­do y lo co­bra­do, ya con An­to­nia a su la­do, que le aca­ba­ba de dar dos hi­jos, se lio la man­ta a la ca­be­za y qui­so cre­cer, em­pren­der y ha­cer­se pro­pie­ta­rio. Abrió un bar lla­ma­do Las Pal­me­ras y es­tu­dió có­mo jun­tar en su ca­sa a los que que­rían un me­nú y a los que pe­dían al­go más, al­gu­na ex­ce­len­cia. La ex­ce­len­cia es­ta­ba en las ma­nos de An­to­nia, co­ci­ne­ra pro­di­gio­sa per­te­ne­cien­te a esa es­tir­pe de co­ci­ne­ras ma­dres que no quie­ren pa­ra sus clien­tes na­da que no quie­ran pa­ra sus hi­jos. Juan y Ser­gio, por cier­to, se in­cor­po­ra­ron al ne­go­cio. Y así fue­ron pro­gre­san­do has­ta que Juan su­po que que­da­ba li­bre un lo­cal en la ave­ni­da del Ma­res­me, an­cho pa­seo jun­to a la vie­ja ca­rre­te­ra na­cio­nal, con am­plia te­rra­za de­ba­jo de unas mo­re­ras. No se lo pen­só dos ve­ces y abrió, su­pon­go que con es­fuer­zo y cré­di­tos, uno de los tem­plos ca­se­ros más sa­bro­sos de cuan­tos se en­cuen­tran por esos la­res, con una ca­li­dad de pro­duc­to que des­bor­da cual­quier ex­pec­ta­ti­va y una ma­nu­fac­tu­ra que ha­ce tem­blar to­dos los mis­te­rios. La man­za­ni­lla la bus­can en ra­ma en las me­jo­res bo­de­gas de San­lú­car; los jamones los se­lec­cio­nan sus hi­jos uno a uno; los pes­ca­dos, gran­des y pe­que­ños, son ra­bio­sa­men­te fres­cos; y el res­to de los pro­duc­tos –des­de una po­rra an­te­que­ra­na a un arroz cual­quie­ra– son de una ho­nes­ti­dad irre­pro­cha­ble, sea un bo­ga­van­te o un sen­ci­llo hue­vo fri­to (pre­ci­sa­men­te pro­bé un bo­ga­van­te fri­to con pa­pas y hue­vo que quien quie­ra pue­de ver en mi cuen­ta de Twit­ter: @car­los­he­rre­racr). Ma­ta­ró, una po­bla­ción con más ha­bi­tan­tes que la pro­vin­cia de So­ria, ha si­do muy ines­ta­ble gas­tro­nó­mi­ca­men­te: al­gu­nos me­nús acep­ta­bles, pe­ro po­ca con­ti­nui­dad en he­chu­ras más com­ple­tas. La Mo­re­ra ha ve­ni­do a rom­per esa ecua­ción. No po­cos ma­ta­ro­ne­ses gus­tan de tras­la­dar­se a lo­ca­li­da­des ve­ci­nas: al His­pa­nia ma­ra­vi­llo­so de las her­ma­nas Rei­xach o a Lí­be­ric del gran Gerardo y su fa­mi­lia. Des­de ha­ce tiem­po, no obs­tan­te, sa­ben que pue­den com­bi­nar­lo con una ca­sa ex­tra­or­di­na­ria en la que, co­mo di­ce el le­ma en su tol­do: «Lo po­si­ble lo ha­ce­mos al mo­men­to; pa­ra los mi­la­gros nos es­ta­mos pre­pa­ran­do» (el que es­cri­bió el tol­do no sa­bía es­cri­bir bien la pa­la­bra ‘ins­tan­te’ y la cam­bió por ‘mo­men­to’). Ma­ta­ró –qué voy a de­cir­les yo que vi­ví die­ci­ocho años ahí– tie­ne un pa­seo y un dis­fru­te: les

Juan su­po que que­da­ba li­bre un lo­cal en la ave­ni­da del Ma­res­me, con te­rra­za de­ba­jo de unas mo­re­ras. No se lo pen­só dos ve­ces

Qa­con­se­jo que se de­jen caer por el Bar Eu­ro­pa, un clá­si­co al que ya me lle­va­ba mi pa­dre, que si­gue do­mi­nan­do el ar­te del ape­ri­ti­vo y la co­mi­da co­mo po­cos lu­ga­res en el mun­do. Pro­bé ha­ce po­co unos son­sos fri­tos (no son in­ma­du­ros), el pes­caí­to ca­ta­lán, que me atur­die­ron y que tam­bién pue­den ver en Twit­ter. Des­de el Eu­ro­pa, o el Bar Mun­dial, otro gran clá­si­co, un pa­seo por La Ram­bla, la ca­lle Bar­ce­lo­na, la ba­sí­li­ca de San­ta Ma­ría, ba­jan­do tran­qui­la­men­te has­ta La Mo­re­ra, pue­de sa­tis­fa­cer a cual­quier es­pí­ri­tu exi­gen­te. Y cuan­do lle­guen a la me­sa, dé­jen­se acon­se­jar por esa fa­mi­lia. A la que pron­to sen­ti­rán co­mo su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.