Un gru­po de mu­je­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

se reúne en una man­sión de Al­bany (Nue­va York) pa­ra un ri­tual de ini­cia­ción. For­man par­te de una so­cie­dad lla­ma­da DOS, uno de los mu­chos ten­tácu­los de una ex­tra­ña cor­po­ra­ción de­di­ca­da a la au­toa­yu­da co­no­ci­da co­mo NXIVM (pro­nún­cie­se 'ne­xium'). El am­bien­te es de fies­ta de pi­ja­mas has­ta que em­pie­za la li­tur­gia. Las mu­je­res se di­vi­den en­ton­ces en dos gru­pos: amas y es­cla­vas; es­tas úl­ti­mas se des­nu­dan. Una de las amas 'em­pu­ña' un bis­tu­rí eléc­tri­co de los que se uti­li­zan pa­ra cau­te­ri­zar ve­rru­gas y va que­man­do la piel de las es­cla­vas, una por una, a la al­tu­ra de la pel­vis, di­bu­jan­do filigranas cha­pu­ce­ra­men­te. Hay gri­tos y lá­gri­mas –el elec­tro­do es­tá al ro­jo vi­vo– y hue­le a car­ne cha­mus­ca­da. Al­gu­nas de las amas lle­van más­ca­ras hos­pi­ta­la­rias pa­ra so­por­tar el he­dor. Cuan­do ba­je la in­fla­ma­ción de las ci­ca­tri­ces, las es­cla­vas des­cu­bri­rán que han si­do mar­ca­das co­mo re­ses y que, ade­más de los ga­ra­ba­tos que re­pre­sen­tan cha­kras y le­tras grie­gas, les han si­do im­pre­sas las ini­cia­les de Keith Ra­nie­re, el fun­da­dor de NXIVM; y de Alli­son Mack, ac­triz que ha­cía de ami­ga de Su­per­man en la se­rie Small­vi­lle y que, se­gún el FBI, era la es­cla­va per­so­nal de Ra­nie­re y su lu­gar­te­nien­te. Keith Ra­nie­re fue de­te­ni­do en Puer­to Va­llar­ta (Mé­xi­co) en mar­zo y ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos en el cur­so de una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral a raíz de un ar­tícu­lo de The New York Ti­mes en el

que va­rias exin­te­gran­tes de DOS des­cri­bían las prác­ti­cas se­cre­tas a las que eran so­me­ti­das. La ac­triz Sa­rah Ed­mon­son fue una de las mar­ca­das con la divisa de Ra­nie­re, mien­tras que otra ac­triz, Jen­ni­fer Ko­belt, fue co­ne­ji­llo de In­dias de un ex­pe­ri­men­to pseu­do­cien­tí­fi­co pa­ra su­pe­rar sus mie­dos. Un doc­tor vin­cu­la­do a NXIVM le hi­zo vi­sio­nar imá­ge­nes de ase­si­na­tos y ve­ja­cio­nes a mu­je­res mien­tras ob­ser­va­ba su reac­ción con un es­cá­ner ce­re­bral. Ko­belt se de­rrum­bó en­tre so­llo­zos.

UN CON­TRA­TO DE ES­CLA­VO. Ra­nie­re, de 57 años, es­tá en­ce­rra­do en una pri­sión de má­xi­ma se­gu­ri­dad de Brooklyn (Nue­va York) a la es­pe­ra del jui­cio, mien­tras que Alli­son Mack, de 35, sa­lió a la ca­lle des­pués de pa­gar una fian­za de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res. Has­ta el mo­men­to, el FBI ha pre­sen­ta­do car­gos con­tra Ra­nie­re y Mack por seis de­li­tos de trá­fi­co se­xual. Ca­da uno pue­de aca­rrear una sen­ten­cia mí­ni­ma de 15 años. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién han reuni­do prue­bas pa­ra acu­sar­los de tra­ta de per­so­nas y tra­ba­jos for­za­dos, y pre­ten­den aña­dir ma­las prác­ti­cas fi­nan­cie­ras. En la de­nun­cia se se­ña­la que «am­bos co­me­tie­ron un abo­mi­na­ble abu­so de po­der pa­ra de­ni­grar y ma­ni­pu­lar a mu­je­res que veían co­mo sus es­cla­vas se­xua­les». Ra­nie­re y Mack exi­gían una ga­ran­tía a sus se­gui­do­ras pa­ra evi­tar ser trai­cio­na­dos: fo­tos de la mu­jer en cues­tión des­nu­da, una con­fe­sión vi­deo­gra­ba­da, ce­der el tí­tu­lo de pro­pie­dad de su ca­sa... En una oca­sión, y des­pués de re­ci­bir en su mó­vil fo­to­gra­fías de des­nu­dos, Ra­nie­re le en­vió un men­sa­je a Mack: «¿To­das pa­ra mí?», jun­to con emo­jis de un dia­blo son­rien­te. La ga­ran­tía es­tá ins­pi­ra­da en un con­tra­to del de­re­cho ro­mano lla­ma­do 'ne­xum' (el pa­re­ci­do con el nom­bre de la or­ga­ni­za­ción es evi­den­te). Por es­te, el deu­dor ce­día su li­ber­tad al acree­dor, que po­día ven­der­lo co­mo es­cla­vo si

A sus adep­tas les ha­cía vi­sio­nar imá­ge­nes de ase­si­na­tos y ve­ja­cio­nes a otras mu­je­res mien­tras ob­ser­va­ba su reac­ción con un es­cá­ner ce­re­bral

no cum­plía lo es­ti­pu­la­do. Hi­po­te­ca­ba su pro­pia vi­da. El abo­ga­do de Ra­nie­re es Marc Ag­ni­fi­lo, cu­yo bu­fe­te de­fen­dió a Do­mi­ni­que Strauss –ex­pre­si­den­te del FMI– de la acu­sa­ción de vio­la­ción y aho­ra re­pre­sen­ta al pro­duc­tor Har­vey Weins­tein, acu­sa­do de abu­sos se­xua­les por más de 20 ac­tri­ces y mo­de­los. La lí­nea de la de­fen­sa es que se tra­ta­ba de ac­tos con­sen­sua­dos en­tre adul­tos. Y que las mu­je­res in­gre­sa­ron en DOS –el gru­púscu­lo de NXIVM or­ga­ni­za­do co­mo una fra­ter­ni­dad fe­me­ni­na– por vo­lun­tad pro­pia.

UNA FA­MI­LIA DE TE­RROR. NXIVM lle­va 20 años cap­tan­do a su clien­te­la. Des­de su fun­da­ción, en 1998, unas 17.000 per­so­nas se han ins­cri­to en al­guno de sus ca­rí­si­mos cur­sos –en torno a 5000 eu­ros por una se­ma­na de cla­ses–, aun­que el nú­me­ro de fie­les que for­man par­te de la 'fa­mi­lia', co­mo la de­fi­ne Ra­nie­re, es me­nor: qui­zá so­lo unos cien­tos. Los in­te­gran­tes creen que Ra­nie­re pue­de li­be­rar­los de trau­mas de la in­fan­cia, fo­bias y pen­sa­mien­tos des­truc­ti­vos. Y el se­xo for­ma par­te de la sa­na­ción. Si lle­va tan­to tiem­po en mar­cha y ya en 2003, en un ar­tícu­lo de For­bes, re­ne­ga­dos de es­ta or­ga­ni­za­ción la de­fi­nían co­mo una sec­ta, ¿por qué se ha tar­da­do tan­to en per­se­guir­la? Pri­me­ro, por­que NXIVM se ha gas­ta­do en 15 años 50 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­cio­nes le­ga­les pa­ra ca­llar a an­ti­guos miem­bros des­con­ten­tos, se­gún el abo­ga­do Pe­ter Skol­nik. Se­gun­do, por­que la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad ha pro­pi­cia­do que sus prác­ti­cas sean ca­da vez más abu­si­vas. Y ter­ce­ro, por­que la sen­si­bi­li­dad so­cial ha­cia la coer­ción se­xual ha lle­ga­do al lí­mi­te, aun­que en es­te ca­so víc­ti­mas y vic­ti­ma­rias sean mu­je­res.

EX­PER­TO EN PER­SUA­SIÓN. Pa­re­ce que la ma­ni­pu­la­ción de Ra­nie­re ha­cia sus pa­re­jas y el con­trol que sus pa­re­jas ejer­cen so­bre otras mu­je­res es un ras­go de su vi­da pri­va­da des­de los años no­ven­ta, cuan­do les exi­gía a sus no­vias que bus­ca­sen ami­gas dis­pues­tas a me­ter­se en la ca­ma con él. En­ton­ces se pa­sa­ba el día durmiendo, ju­gan­do al vóleibol y dic­tan­do mo­nó­lo­gos a una gra­ba­do­ra. Se con­si­de­ra un ser es­pe­cial: fi­ló­so­fo, ma­te­má­ti­co y cien­tí­fi­co. Un pro­di­gio que apren­dió a leer a los 2 años y a to­car el piano sin maes­tros. Las ma­te­má­ti­cas del ins­ti­tu­to, di­ce, se las ven­ti­ló en 19 ho­ras. Sus pa­dres –un pu­bli­cis­ta y una pro­fe­so­ra de bai­le– se di­vor­cia­ron cuan­do él te­nía 8 años, y el pe­que­ño Ra­nie­re se que­dó al cui­da­do de la ma­dre, que ha­bía en­fer­ma­do del co­ra­zón. Ase­gu­ra que tie­ne tres li­cen­cia­tu­ras: Ma­te­má­ti­cas, Fí­si­ca y Bio­lo­gía. Y que iba pa­ra ca­te­drá­ti­co has­ta que la mer­ca­do­tec­nia cap­tó su in­te­rés; en con­cre­to, las téc­ni­cas pa­ra per­sua­dir. Sus se­gui­do­res lo com­pa­ran con Nel­son Man­de­la. Ca­ris­má­ti­co y bon­da­do­so, un após­tol de la paz cu­yas ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas eran pen­sar y ca­mi­nar; pa­seos de 20 ki­ló­me­tros du­ran­te los cua­les ca­vi­la­ba so­bre có­mo re­sol­ver los pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad. Al­gu­nos in­clu­so pen­sa­ban que se ha­bía au­to­im­pues­to el ce­li­ba­to, aun­que pre­di­ca­se el po­li­amor. Su pri­me­ra em­pre­sa se lla­mó Con­su­mers' Buy­li­ne. Ven­día alimentos con des­cuen­tos pa­ra so­cios. Iba viento en po­pa has­ta que las au­to­ri­da­des des­ta­pa­ron un es­que­ma pi­ra­midal: miem­bros que re­clu­tan a otros y van avan­zan­do de ni­vel has­ta lle­gar a la ci­ma. Ra­nie­re la ce­rró

La je­rar­quía era rí­gi­da. Las de me­nor ni­vel ren­dían plei­te­sía a sus su­pe­rio­ras. A Ra­nie­re, al que lla­man Van­guar­dia, lo sa­lu­da­ban con una re­ve­ren­cia

en 1997. Re­pi­tió fór­mu­la con otra com­pa­ñía que ven­día vi­ta­mi­nas y su­ple­men­tos die­té­ti­cos. Y, por fin, fun­dó NXIVM, que ofre­cía se­mi­na­rios pa­ra eje­cu­ti­vos. La je­rar­quía es rí­gi­da. Los de me­nor ni­vel de­ben ren­dir plei­te­sía a los su­pe­rio­res. A Ra­nie­re, al que lla­man Van­guar­dia, lo sa­lu­dan con una re­ve­ren­cia. «Una se­ñal de res­pe­to –ex­pli­ca—, igual que se ve­ne­ra a un maes­tro de ar­te mar­cia­les». Los 'ne­xia­nos' creen que el ser hu­mano se pue­de re­pro­gra­mar. Pa­ra ello hay que re­se­tear la iden­ti­dad. Su teo­ría es que, una vez iden­ti­fi­ca­dos los da­tos que cau­san do­lor, cul­pa, mie­do o in­sa­tis­fac­ción, se pue­den des­ac­ti­var. ¿Có­mo? Sus­ti­tu­yén­do­los por da­tos nue­vos me­dian­te se­sio­nes de te­ra­pia que, en esen­cia, son char­las de 12 ho­ras en am­bien­tes opre­si­vos. Ra­nie­re lo lla­ma 'in­te­gra­cio­nes'. Uti­li­za una jer­ga tec­no­ló­gi­ca e in­clu­so in­ten­ta re­gis­trar su mé­to­do, al que bau­ti­za 'in­ves­ti­ga­ción ra­cio­nal', en la ofi­ci­na de pa­ten­tes, sin éxi­to. No se pue­den pa­ten­tar va­gue­da­des.

A DIE­TA. La pe­ni­ten­cia for­ma par­te de su te­ra­pia. El cas­ti­go y la au­to­ne­ga­ción sir­ven, se­gún Ra­nie­re, pa­ra evo­lu­cio­nar. Por ejem­plo, sus es­cla­vas te­nían la ali­men­ta­ción muy res­trin­gi­da. In­ge­rir más de 800 ca­lo­rías se in­ter­pre­ta­ba co­mo un desafío. Y la in­frac­to­ra era so­me­ti­da a du­ras se­sio­nes de cas­ti­go psi­co­ló­gi­co. Pe­ro el FBI tie­ne otra ex­pli­ca­ción: a Ra­nie­re siem­pre le gus­ta­ron las mu­je­res muy del­ga­das. De he­cho, sus pa­re­jas de­bían com­pro­me­ter­se a co­rrer 50 ki­ló­me­tros se­ma­na­les. Co­mo cual­quier gu­rú, Ra­nie­re es pró­di­go en fra­ses la­pi­da­rias: «El mun­do de­ben di­ri­gir­lo per­so­nas de éxi­to. Ha­rán de él un lu­gar li­bre de ham­bre, ro­bo, co­rrup­ción, en­vi­dia... Es esen­cial pa­ra la hu­ma­ni­dad que per­so­nas de éxi­to con­tro­len el di­ne­ro, las ri­que­zas y los re­cur­sos del mun­do». Su au­to­ra de ca­be­ce­ra es Ayn Rand, la ins­pi­ra­ción de los li­ber­ta­rios. Na­da de­be ha­cer­se por al­truis­mo, que nos es­cla­vi­za. El amor ver­da­de­ro es­tá ba­sa­do en el pro­pio in­te­rés egoís­ta. Aun­que tam­bién hay hom­bres, el per­fil del se­gui­dor de Ra­nie­re es, so­bre to­do, el de una mu­jer acau­da­la­da y atrac­ti­va, en­tre los 40 y los 50 años, en al­gu­nos ca­sos vin­cu­la­da a la po­lí­ti­ca y la cul­tu­ra. En­tre sus dis­cí­pu­los es­tá la me­xi­ca­na Ro­sa Lau­ra Jun­co, hi­ja del di­rec­tor del em­po­rio me­diá­ti­co Gru­po Re­for­ma, que di­ri­gía una pla­ta­for­ma pa­ra exa­mi­nar «el ho­nor de los me­dios». Y Emi­li­ano Sa­li­nas, hi­jo del ex­pre­si­den­te de Mé­xi­co Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri. In­clu­so in­vi­tó al Da­lái Lama a dar una con­fe­ren­cia en 2009. La Ofi­ci­na del Da­lái, no obs­tan­te, nie­ga ha­ber re­ci­bi­do un millón de dó­la­res en pa­go. Tam­bién he­re­de­ras de gran­des for­tu­nas, co­mo Clai­re y Sara Bronf­man, dos hi­jas del ex­pre­si­den­te de la des­ti­le­ría Sea­gram. Cap­tar­las fue fun­da­men­tal por­que em­pe­zó a en­trar di­ne­ro a cho­rros. Y NXIVM se ex­pan­dió. Abrió su­cur­sa­les en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Mé­xi­co. Y se ra­mi­fi­có con em­pren­di­mien­tos di­ver­sos, des­de mo­vi­mien­tos por la paz a una red de guarderías po­lí­glo­tas don­de los ni­ños re­ci­ben lec­cio­nes en sie­te idio­mas. Ra­nie­re reali­zó in­ver­sio­nes desas­tro­sas en Bol­sa que hi­cie­ron per­der a las her­ma­nas Bronf­man 66 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro si­guie­ron con­fian­do en él. El gu­rú res­ta im­por­tan­cia a los asun­tos mo­ne­ta­rios. No tie­ne cuen­ta co­rrien­te ni tar­je­tas de cré­di­to ni co­che ni sa­la­rio. In­clu­so pre­su­me de vi­vir por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za.

"¿To­das pa­ra mí?", es­cri­bió en un men­sa­je al re­ci­bir fo­tos de más víc­ti­mas des­nu­das. Y aña­dió el 'emo­ji' de un dia­blo son­rien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.