Desa­yuno de do­min­go con…

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

el can­tan­te y com­po­si­tor Ál­va­ro So­ler.

Na­cí en Bar­ce­lo­na ha­ce 27 años. Soy in­ge­nie­ro de Di­se­ño In­dus­trial, pe­ro me de­di­co a la mú­si­ca. Aca­bo de pu­bli­car mi se­gun­do dis­co, 'Mar de co­lo­res', con el que gi­ra­ré por Eu­ro­pa, Amé­ri­ca y Asia el pró­xi­mo año. Xlse­ma­nal. Ter­mi­nó la uni­ver­si­dad y, an­tes de acep­tar prác­ti­cas por 600 eu­ros, de­ci­dió pro­bar con la can­ción… y triun­fó. Ál­va­ro So­ler. Sí, tu­ve que ir­me a Ber­lín pa­ra gra­bar un dis­co en es­pa­ñol [son­ríe] –allí de­bía de ser el úni­co que can­ta­ba en es­pa­ñol–, pe­ro aquí era muy com­pli­ca­do sa­car­lo ade­lan­te. XL. Un día, Jen­ni­fer Lo­pez es­cu­cha El mis­mo sol y le pi­de gra­bar­la jun­tos en span­glish. A.S. ¡Ima­gí­na­me!: re­cién lle­ga­do a Ber­lín, sin co­no­cer a na­die, con El mis­mo sol nú­me­ro uno en Ita­lia y Sui­za, y re­ci­bo esa lla­ma­da de Jen­ni­fer... Fue una pa­sa­da gra­bar con ella en Brooklyn. XL. Pe­ro ella fue con no­vio. A.S. Bueno, pe­ro ya no lo tie­ne, je­je. En ese mo­men­to se dis­pa­ró mi ca­rre­ra. XL. Y lue­go gra­bó lo subió a la Red y vol­vió a ser nú­me­ro uno en va­rios paí­ses. A.S. Lo nor­mal es que los can­tan­tes es­pa­ño­les ha­gan pri­me­ro La­ti­noa­mé­ri­ca an­tes que Eu­ro­pa. Yo soy el ra­ro, em­pe­cé en Ale­ma­nia y en es­pa­ñol. XL. ¿Cuá­les son sus ci­fras en Youtu­be? A.S. Mil mi­llo­nes de vi­si­tas en to­tal en Youtu­be y una me­dia de cien mi­llo­nes de vi­si­tas por can­ción en Spo­tify.

XL. Y, en Es­pa­ña, ¿a ver­las ve­nir? A.S. No [ríe]. Es­te ve­rano, La cin­tu­ra ha so­na­do en to­das par­tes y fue muy bo­ni­to ver que aquí tam­bién te si­guen. En ma­yo can­ta­ré en el Pa­la­cio de los De­por­tes de Ma­drid y en el Sant Jor­di, de Bar­ce­lo­na. XL. Ha­bla in­glés, italiano, ca­ta­lán, ale­mán y cha­pu­rrea fran­cés y ja­po­nés. A.S. Mi pa­dre es ale­mán, aun­que na­ció en In­do­ne­sia; vi­vió en To­kio y, a los 14, se mu­dó a Bar­ce­lo­na. Allí co­no­ció a mi ma­dre y na­cí. Pe­ro me crie en Ale­ma­nia, pa­sé 7 años en Ja­pón, en Ita­lia... XL. Oi­ga, us­te­des so­los se ha­cen el pro­gra­ma Es­pa­ño­les por el mun­do. A.S. [Ríe]. Pues me gra­ba­ron uno en Ber­lín. Pe­ro mi vi­da via­je­ra es in­clu­so aún más com­pli­ca­da [ríe]. XL. No se 'tra­ba­ja' el gim­na­sio, no lle­va va­que­ros ro­tos, no tie­ne ta­tua­jes ni pin­ta de 'co­lo­car­se'; usa ca­mi­sas blan­cas. ¡Ra­ri­to! A.S. Lo mis­mo pen­sé al ini­cio: no ten­go un ro­lla­zo de fli­par, po­dría ser tu ve­cino. Y no sé bai­lar: me mue­vo co­mo me sa­le. Lo bo­ni­to es que no im­por­te mi es­té­ti­ca. XL. En Ale­ma­nia lo con­fun­den con En­ri­que Igle­sias, ¿cree que a él le pa­sa lo mis­mo? A.S. Con­fun­dir­nos no: nos com­pa­ran. En­ri­que cuen­ta que le pre­gun­ta­ron si yo po­dría ser el nue­vo En­ri­que Igle­sias y él di­jo que él ya era el nue­vo Ál­va­ro So­ler. XL. A un ciu­da­dano glo­bal de Bar­ce­lo­na, ¿a qué le sue­na el in­de­pen­den­tis­mo? A.S. A po­ca co­sa. XL. Por cier­to, mu­cho idio­ma, mu­cha In­ge­nie­ría… pe­ro ¿ha es­tu­dia­do mú­si­ca? A.S. No [ríe]. ¡Otra ra­re­za! Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.