«La cla­ve es un es­tu­dio pre­vio pa­ra apli­car la me­jor so­lu­ción a ca­da ojo»

Ubi­ca­da en la ca­lle de la Tie­rra y con con­sul­tas en Pon­te­deu­me y As Pon­tes, su clí­ni­ca es pio­ne­ra a la ho­ra de in­cor­po­rar nue­vas te­ra­pias y am­plía su cam­po a los re­to­ques es­té­ti­cos

La Voz de Galicia (Ferrol) - Especial1 - - Entrevista - BEA ABE­LAI­RAS

La of­tal­mó­lo­ga Ana González se preo­cu­pa mu­cho por es­tar al tan­to de las no­ve­da­des e in­cor­po­rar­las cuan­to an­tes al Ins­ti­tu­to Ga­lle­go de Ci­ru­gía Ocu­lar. Han si­do pio­ne­ros en ci­ru­gías re­frac­ti­vas pa­ra la co­rrec­ción de mio­pía, hi­per­me­tro­pía y as­tig­ma­tis­mo; en te­ra­pias vi­sua­les pa­ra es­tra­bis­mos, en­tre otras mu­chas do­len­cias de di­fí­cil so­lu­ción, y aca­ban de in­cor­po­rar un lá­ser pa­ra tra­tar el glau­co­ma de una ma­ne­ra muy sen­ci­lla, a pe­sar de la gra­ve­dad de es­ta en­fer­me­dad. Las len­ti­llas pi­ja­ma o las len­tes ICL for­man par­te de un am­plio aba­ni­co de so­lu­cio­nes te­ra­péu­ti­cas en las que, sin em­bar­go, se apli­ca una cla­ve pa­ra que ten­gan éxi­to: un es­tu­dio pre­vio en el que in­ter­vie­nen los di­fe­ren­tes equi­pos del cen­tro pa­ra dar una so­lu­ción in­te­gral y con la me­jor re­cu­pe­ra­ción po­si­ble a ca­da pa­cien­te. Aho­ra, ade­más de sa­car­le las ga­fas, le de­vuel­ven la ju­ven­tud a la mi­ra­da gra­cias a la uni­dad de es­té­ti­ca que aca­ban de crear.

—Ca­da vez cuen­tan con más so­lu­cio­nes pa­ra li­be­rar a los pa­cien­tes de len­tes...

—Cla­ro, pe­ro el éxi­to ra­di­ca en el es­tu­dio pre­vio, en el que de­ci­de la me­jor téc­ni­ca pa­ra ca­da pa­cien­te. De he­cho, nor­mal­men­te cuan­do los re­sul­ta­dos no son sa­tis­fac­to­rios es por­que la téc­ni­ca ele­gi­da no es la co­rrec­ta. A ve­ces los pa­cien­tes se in­cli­nan por una u por otra en fun­ción del mie­do que ten­gan al qui­ró­fano y eso no es bueno. Ca­da ca­so de­ter­mi­na qué se de­be apli­car: el lá­ser Ex­ci­mer; las len­ti­llas pi­ja­ma, las que se po­nen ca­da no­che y emu­lan el efec­to del lá­ser o las len­tes ICL, pa­ra mio­pías muy al­tas, pres­bi­cia y as­tig­ma­tis­mos. En el ca­so de las ca­ta­ra­tas, se pue­den eli­mi­nar al tiem­po que se co­lo­ca es­ta len­te y el pa­cien­te vuel­ve a ver co­mo ha­cía años que no po­día. Es una op­ción muy ven­ta­jo­sa que no tie­ne to­da­vía el Ser­gas, don­de so­lo se eli­mi­nan las ca­ta­ra­tas.

—¿Có­mo eli­gen ca­da tra­ta­mien­to?

—Ana­li­zan­do el ojo, te­nien­do en cuen­ta la edad y las cir­cuns­tra­ba­jo tan­cias de ca­da pa­cien­te. Cuan­do tie­nen me­nos de 40 años, la orien­ta­ción sue­le ser ha­cia la ci­ru­gía con Ex­ci­mer o la ci­ru­gía con la len­te ICL, que per­mi­te co­rre­gir cual­quier gra­dua­ción, sean las diop­trías que sean. En na­da co­rre­gi­rá la pres­bi­cia man­te­nien­do el cris­ta­lino, que aho­ra se co­rri­ge con una len­te tri­fo­cal.

—¿Có­mo es la re­cu­pe­ra­ción?

—To­das son ci­ru­gías con una re­cu­pe­ra­ción muy rá­pi­da, por­que cual­quie­ra de es­tos pro­ce­sos se rea­li­za con anes­te­sia tó­pi­ca, con go­tas: el pa­cien­te sa­le con el ojo sin ta­par y vien­do ya desde el pri­mer mo­men­to. Mu­chos se pue­den in­cor­po­rar a su al día si­guien­te. Aho­ra, ade­más de eli­mi­nar­le la gafa al pa­cien­te, le ha­ce­mos un re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la es­té­ti­ca de su mi­ra­da, por­que he­mos in­cor­po­ra­do un equipo de es­pe­cia­lis­tas y el pri­mer In­di­ba de la ciu­dad.

—¿Otras no­ve­da­des?

—El lá­ser de glau­co­ma, que se lla­ma Iri­dex, per­mi­te con­tro­lar la en­fer­me­dad sin te­ner que in­ter­ve­nir real­men­te a tra­vés del ojo. Es al­go muy im­por­tan­te, por­que las ci­ru­gías del glau­co­ma son muy com­pli­ca­das y siem­pre tie­nen sus ries­gos, por­que el post­ope­ra­to­rio es muy com­pli­ca­do pa­ra el pa­cien­te, ya que tie­ne que acu­dir mu­chas ve- ces a la clí­ni­ca y ser cons­tan­tes con el tra­ta­mien­to. Has­ta aho­ra los pa­cien­tes se con­tro­la­ban con go­tas y cuan­do son ma­yo­res tie­nen pro­ble­mas pa­ra po­nér­se­las por­que no dis­po­nen de ayu­da o se ol­vi­dan. In­clu­so en los ca­sos de glau­co­ma ini­cial se po­dría apli­car es­te lá­ser y evi­tar el co­li­rio, así les sim­pli­fi­ca­mos mu­cho la vi­da. Es un gran avan­ce en el tra­ta­mien­to. Aun­que creo que el gran avan­ce es que la gen­te que tie­ne ca­ta­ra­ta pue­de op­tar a eli­mi­nar la gafa o las len­ti­llas cuan­do se ope­ra. Es al­go que a la gen­te le fas­ci­na, so­bre to­do a las de gra­dua­cio­nes al­tas, por­que cuan­do ope-

«A la vez que se ope­ra de ca­ta­ra­ta, ya se pue­de eli­mi­nar la hi­per­me­tro­pía, la mio­pía y el as­tig­ma­tis­mo, in­clu­so los al­tos»

ras la ca­ta­ra­ta la len­te que po­nes den­tro del ojo la cal­cu­las pa­ra que eli­mi­ne cual­quier de­fec­to de gra­dua­ción. Se des­pi­den de la gafa pa­ra siem­pre, es una li­be­ra­ción.

FO­TO J. PAR­DO

Ana González, en la clí­ni­ca de la ca­lle de la Tie­rra, con qui­ró­fa­nos of­tal­mo­ló­gi­cos y de es­té­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.