Mons. Luis Án­gel de las He­ras, Bis­po de Mon­do­ñe­do-Ferrol

Mons. Luis Án­gel de las He­ras Berzal, CMF, Obis­po de Mon­do­ñe­do-Ferrol

La Voz de Galicia (Ferrol) - Especial2 - - Portada -

Bre­ves, Ana M. Ba­rro

El úl­ti­mo mes nos ofre­ce pers­pec­ti­va de to­do el año. Re­cor­da­mos, agra­de­ce­mos, pe­di­mos per­dón, nos en­tris­te­ce­mos y nos ale­gra­mos. Re­ci­bir pron­to un año nue­vo tam­bién nos ilu­sio­na, al tiem­po que nos trae al­gún ló­gi­co te­mor. La Igle­sia nos ofre­ce el tiem­po de Ad­vien­to y, con él, un nue­vo año li­túr­gi­co, que se an­ti­ci­pa al ci­vil, con sus ce­le­bra­cio­nes y un ci­clo nue­vo de lec­tu­ra de la Pa­la­bra de Dios. An­tes de la Na­vi­dad, te­ne­mos unas se­ma­nas co­lo­rea­das por la es­pe­ra del na­ci­mien­to del Sal­va­dor, el Hi­jo de Dios he­cho hom­bre, na­ci­do de Ma­ría Vir­gen y en­vuel­to en po­bre­za y fra­gi­li­dad. El Ad­vien­to nos va mos­tran­do la esperanza que ne­ce­si­ta y an­sía la hu­ma­ni­dad des­de siem­pre.

La esperanza cris­tia­na fi­ja la mi­ra­da en la lle­ga­da del reino de Dios, en el cum­pli­mien­to pleno de su pro­me­sa. Mien­tras va lle­gan­do, va­mos dis­fru- tan­do an­ti­ci­pos de ese reino. No nos de­te­ne­mos, no de­ses­pe­ra­mos. Pa­ra un cris­tiano siem­pre hay esperanza, aun cuan­do se vean po­cos sig­nos e in­clu­so cuan­do to­do pa­rez­ca en con­tra. Por­que nues­tra esperanza se fun­da­men­ta so­la­men­te en Dios to­do­po­de­ro­so. En con­se­cuen­cia, con­fia­mos en su po­der pa­cien­te, sua­ve, si­gi­lo­so, que al mis­mo tiem­po es eterno, fir­me, lleno de sa­cu­di­das y trans­for­ma­dor. Un po­der muy di­fe­ren­te a los po­de­res hu­ma­nos que co­no­ce­mos.

Nues­tra esperanza sur­ge de creer con to­do nues­tro ser, con­fe­sar con los la­bios y prac­ti­car con las obras que Je­sús es el Hi­jo de Dios, de mo­do que Él per­ma­ne­ce en no­so­tros y no­so­tros en Él (cf 1Jn 4,15). Na­die nos pue­de arre­ba­tar es­ta cer­te­za de fe. Pe­ro en me­dio de to­do lo que nos ro­dea, asu­mien­do la bús­que­da y la ne­ce­si­dad que tie­nen tan­tas per­so­nas de en­con­trar ver­da­de- ra esperanza, ur­ge vi­vir des­pa­bi­la­dos pa­ra ha­llar­la, pa­ra aco­ger­la, pa­ra re­par­tir­la.

Es Je­sús, Hi­jo de Dios, na­ci­do de una mu­jer sen­ci­lla, quien nos mues­tra có­mo abrir los ojos pa­ra vi­vir co­mo bus­ca­do- res de esperanza y en­con­trar­la. Lo ha­ce cuan­do Él con­fía su plan a unos sim­ples pes­ca­do­res de Galilea; cuan­do to­ca a le­pro­sos, cie­gos y co­jos o se de­ja to­car pa­ra sa­nar; cuan­do se con­mue­ve y has­ta llo­ra an­te la muer­te de se­res que­ri­dos. Lo ex­pli­ca de­ta­lla­da­men­te cuan­do di­ce pa­la­bras bie­na­ven­tu­ra­das que con­sue­lan, sa­cian, en­ri­que­cen, pa­ci­fi­can, lle­nan de mi­se­ri­cor­dia y vi­si­bi­li­zan el ros­tro de Dios. Lo ma­ni­fies­ta, fi­nal y to­tal­men­te, con la es­pe­ran­za­do­ra vic­to­ria so­bre la muer­te, la re­su­rrec­ción. Las pa­la­bras y los he­chos de Je­sús nos es­pa­bi­lan pa­ra “vi­vir des­pier­tos”, en ple­na luz. Es de­cir, pa­ra ser hu­mil­des, pa­ra lu­char por la paz y la jus­ti­cia, pa­ra “mi­se­ri­cor­diar”, pa­ra en­con­trar con­sue­lo en el su­fri­mien­to, pa­ra to­car lo des­pre­cia­ble de es­te mun­do y po­ner­lo en ban­de­ja de dig­ni­dad. Las pa­la­bras y los he­chos de Je­sús nos im­pul­san a vi­vir aten­tos pa­ra dis­tin­guir al que su­fre; pa­ra des­pe­re­zar a quie­nes vi­ven dor­mi­dos so­bre sí mis­mos; pa­ra “ac­ci­den­tar­nos” en la de­fen­sa del dé­bil. “Vi­vir des­pier­tos”, en ple­na luz, es pro­cla­mar que ya lle­ga y ya he­mos re­ci­bi­do la esperanza que ne­ce­si­ta la hu­ma­ni­dad: Je­sús, el Hi­jo de Dios. Anun­ciar y con­fir­mar es­ta ver­dad nos sos­tie­ne en el que la ha re­ga­la­do y nos da la for­ta­le­za de las gen­tes con esperanza, las que tie­nen los ojos del co­ra­zón bien abier­tos, día y no­che, y no des­can­san has­ta que la luz de Dios ilu­mi­ne to­das las ti­nie­blas de la tie­rra, que no son po­cas.

Si bus­cas lle­nar tu vi­da, ca­mi­na ha­cia Je­sús, el Hi­jo de Dios, esperanza vi­va del ser hu­mano. Él vie­ne a tu en­cuen­tro en ca­da per­so­na y en ca­da acon­te­ci­mien­to. ¡Ten ojos pa­ra Dios, ten ojos pa­ra los de­más!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.